Quitando el polvo a las plantas de interior

Cyclamen

El polvo es el enemigo de la limpieza, y también puede causar muchos problemas a nuestras plantas de interior, al taponarles los poros de las hojas. Es muy importante limpiar las plantas para que puedan crecer y verse bellas en el interior del hogar.

Así pues, ¡pongámonos manos a la obra!

Bambú de la suerte

Las plantas hacen la fotosíntesis y la respiración principalmente a través de sus hojas. A medida que el polvo se va acumulando en su superficie, los poros se van tapando, dificultando así el poder realizar estas dos funciones vitales. Suele ocurrir que, cuando se han taponado demasiado y por varios días, las hojas empiezan a secarse.

Si están en el exterior esto no ocurre, ya que el viento y la lluvia impiden que el polvo se acumule. Pero en interior deberemos limpiárselas de tanto en cuanto. Lo ideal sería unas dos o tres veces por semana. Para ello deberemos utilizar agua blanda y un trapo, el cual pasaremos tanto por el haz de la hoja como por el envés.

Para aquellas personas que vivan en ambientes muy secos y tengan que pulverizar a sus plantas de tanto en cuando, pueden aprovechar el mismo pulverizador para retirar el polvo de las hojas. Pero si queda rastro, con un trapo se terminará de limpiar a fin de evitar que se pongan feas.

Y si además de limpias quieres que estén brillantes, en vez de usar agua puedes usar un poco de leche. ¡Verás lo bonitas que quedarán tus plantas!

Echinopsis subdenudata

No podemos olvidarnos de los cactus ni de las plantas suculentas. Como limpiarlos con un trapo puede resultar complicado, utilizaremos un pincel que iremos humedeciendo con agua blanda. Así, lucirán perfectos y te regalarán unas flores preciosas.

Y tú, ¿qué otros consejos y/o trucos tienes para tener tus plantas perfectamente limpias y sanas? Cuéntanoslo.


Escribe un comentario