Ravenea rivularis, la palmera majestuosa

Ravenea rivularis

Si hace poco hablamos de la Palmera Roja, muy popular y decorativa por sus tallos de color rojo, en esta ocasión lo haremos de la Palmera Majestuosa. Una especie mucho más resistente al frío, que le dará ese toque tropical que tanto se suele querer en el jardín.

¿Que no tienes terreno donde plantarla? Si es así… ponla en el salón. Quedará de maravilla.

Ravenea rivularis

Esta preciosa palmera se conoce científicamente como Ravenea rivularis, y pertenece a la familia Arecaceae (antes Palmaceae). Es una especie que posee un único tronco liso de unos 30 a 40cm de diámetro, y el cual alcanza alturas desde cinco hasta diez metros. La longitud de las hojas es idónea para dar un poquito de sombra, pero sin llegar a entorpecer el paso: miden alrededor de metro y medio, de un color verde brillante.

A pesar de ser originaria de Madagascar, es una de las palmeras de origen tropical que mejor se adapta a climas con heladas suaves -hasta cuatro grados bajo cero- siempre que éstas sean breves. Pero, como decíamos antes, si por tu zona hay inviernos fríos en una habitación con mucha luz natural estará de maravilla.

Ravenea rivularis

No te preocupes si a tu palmera se le empiezan a poner las hojas más viejas de color marrón. Es algo muy habitual cuando están recién plantadas y durante su primer año en el exterior. En la Ravenea que puedes ver en la imagen se pueden observar algunas hojas nuevas emergiendo del centro, totalmente sanas.

Como sustrato puedes utilizar la siguiente mezcla: turba negra, greda volcánica y fibra de coco a partes iguales. Tendrá que ser regado por lo general unas dos o tres veces por semana, dependiendo de las temperaturas y del clima.

Para tener un ejemplar aún más bonito, abónala durante todo el periodo de crecimiento (desde primavera hasta finales de verano) con un abono específico para palmeras; también puedes utilizar abonos orgánicos para cuidar al medio ambiente.


Categorías

Palmeras

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, en el cual llevo desde el año 2006. El verde tiene un ''no sé qué'' capaz de enseñarnos muchas cosas... Ver perfil ›

Escribe un comentario