Selección de arbustos japoneses para tu jardín

Azalea en Corea

¿Quieres tener un jardín oriental de ensueño? Si es así estás de suerte. En esta ocasión te voy a mostrar una serie de arbustos japoneses que de buen seguro te encantarán. Y para completarlo, te daré una serie de consejos para que siempre se vean sanos con un óptimo estado de salud.

¿Te animas a conocerlos? Adelante.

Rododendron

Rhododendron

El rododendron tiene unas flores preciosas, las cuales van desde el rosa al rojo, pasando por el blanco. Es un arbusto de hoja perenne que crece hasta una altura máxima de unos tres metros. Soporta bien la poda, y también las heladas. Tanto es así que sobrevive sin problemas a temperaturas de hasta cinco grados bajo cero.

Aucuba

Aucuba japonica

La Aucuba es una planta de hoja perenne que cada vez más se encuentra presente en los mercados y viveros de nuestro país, debido sobretodo a que, a pesar de prefiere terrenos ácidos y agua de riego también con un pH bajo, es una de las plantas consideras como acidófilas que mejor toleran el agua alcalina. También crece hasta una altura de tres metros, y resiste heladas suaves siempre que sean de corta duración.

Hortensia

Hydrangea macrophylla

La hortensia es un arbusto cuyas flores son de color rosa, roja, blanca o azul. Sus hojas son perennes, pero puede perder algunas si el invierno es muy crudo. Crece hasta una altura de dos metros, pero es frecuente tenerla más compacta, con una altura inferior al metro. Puede estar en el exterior si la temperatura no baja de los 4 grados bajo cero.

Azalea

Azalea

Terminamos esta lista con las azalea, un género de arbustos de hoja perenne con unas flores cuyo valor ornamental es muy alto. Crecen hasta una altura de unos dos metros, y sus hojas son perennes, pero si no está aclimatada es posible que se le caigan algunas durante el primer año. Soporta heladas suaves.

Cuidados

Rhododendron catawbiense

Los cuidados que necesitan estos preciosos arbustos son los siguientes:

  • Ubicación: exterior protegidos del sol directo
  • Sustrato y tipo de agua de riego: ambos con un pH bajo (es decir, que sea ácido, entre 4 y 6)
  • Abono: desde primavera hasta otoño, con abono orgánico o bien con un abono específico para plantas acidófilas
  • Poda: hacia finales de otoño o finales de invierno

¿Con cuál de ellos te quedarías? ¿Tienes alguno en tu jardín?


Escribe un comentario