Tipos de poda de árboles frutales

Limonero

Los árboles frutales tienen sus secretos y así es como que hay que conocer sus necesidades para que entonces crezcan y nos regalen sus sabrosos frutos. Podar árboles frutales requiere de dedicación y conocimiento pues de acuerdo a la variedad será necesario realizar un tipo de poda u otra.

Hay cuatro tipos de poda de árboles frutales y la primera de ellas es la Poda de Formación, cuyo nombre se relaciona con la fase en la que se realiza esta poda.

La misma tiene lugar durante la primera etapa del árbol, es decir los 3 ó 4 primeros años desde la plantación hasta el comienzo de la producción. Esta poda tiene como finalidad lograr la forma adecuada del árbol y finaliza cuando el árbol ya está completamente desarrollado.

Luego hay otros tres tipos de poda que, más allá de sus diferencias, se realizan dos veces al año. Una de ellas es la Poda de Limpieza, que sirve para “limpiar” al árbol y así quitar todo aquello que pueda impedir su buen desarrollo como ramas secas, tocones secos, ramas que complican la copa o chupones.

El tercer tipo es la Poda de Fructificación, que guarda relación con los frutos pues se trata de una poda que debe realizarse con el fin de renovar las partes del árbol que han llevado los frutos de cara a la siguiente cosecha.

Por último, está la Poda de Rejuvenecimiento y Regeneración, que se realiza cuando se trata de un árbol ya cansado, que ha culminado su punto más alto de desarrollo y cuya producción comienza a decrecer. En lugar de quitar el árbol se realiza esta poda drástica para así lograr que rebrote. Realizar o no esta poda depende del tipo de árbol frutal pues hay algunas variedades en las que no puede realizarse, como es el caso del cerezo o el ciruelo.

Más información – Cómo podar árboles frutales


Un comentario

  1.   sergio dijo

    Q conviene mas dejar muchas yemas o bien recortar un poco mas y q queden menos yemas? siempre pensando en la fructificacion.

Escribe un comentario