Trasplante de Trepadoras

Como ya lo hemos visto anteriormente con otro tipo de plantas, trasplantar significa extraer la planta del lugar donde se encuentra y plantarlo en otro sitio. Es importante realizar este procedimiento sobretodo si por ejemplo la enredadera se encuentra estorbando, si queremos colocar otra planta en su lugar, si debemos realizar algún tipo de obra en ese lugar, etc. En lugar de cortar la planta y tirarla a la basura lo que haremos será trasplantarla, para aprovecharla y conservarla.

Pero antes de realizar el trasplante, es necesario que consideremos 3 cosas. Primero que todo, si nuestra trepadora es de tamaño mediano o grande, debemos saber que su trasplante será mas complicado, por lo que muchas veces se evita el trasplante en estas plantas adultas, ya que extraerla del suelo será bastante dificultoso, y habrá que podar prácticamente la mayoría de sus ramas dejando solo el tronco o sus ramas principales. En la mayoría de las ocasiones, lo que se hace es comprar otro ejemplar y empezar desde cero.

De otra forma, otra de las cosas que debemos considerar antes de realizar un trasplante, es que existen unas especies mas difíciles de trasplantar que otras, ya que tienen mayores dificultades para superar el trauma de cortar la mayoría de sus raíces,  mientras que otras, pueden aguantar el trasplante sin ningún problema. Recuerda que una trepadora de mayor tamaño es mucho mas complicada de trasplantar que una pequeña y que además el trasplante debe realizarse cuando la planta se encuentre durante su etapa de descanso, como por ejemplo durante el invierno. Por ningún motivo, debe realizarse durante la primavera o en el verano ya que esta es la época en que necesitan mayor cantidad de agua y nutrientes para poder florecer y mejorar sus hojas, por lo que no queremos dejarlas con pocas raíces.


Escribe un comentario