Trastornos de las Palmeras

Al igual que sucede con otro tipo de plantas, como los árboles y los bulbos, las palmeras, pueden, además de contraer plagas y enfermedades, tener trastornos o fisiopatias, que en lugar de beneficiarlas pueden llegar a perjudicarlas. Es importante recalcar, que estos males no son generados ni por plagas ni por enfermedades.

El día de hoy, les hablaremos de los trastornos o fisiopatias mas frecuentes en las palmeras.

Cuando compramos una palmera y la colocamos en un lugar, con unas condiciones diferentes a la que esta se encontraba previamente, debe aclimatarse a este sitio, por lo que puede llegar a decaerse y a sufrir algunos cambios mientras lo consigue. Por este motivo, la aclimatación es uno de los trastornos mas comunes y frecuentes en el momento en que compramos una palmera y la llevamos a nuestra casa.

Lo ideal, es que tratemos de tener mas o menos las mismas condiciones del vivero o de la tienda donde la adquirimos para que la aclimatación no sea tan difícil, de lo contrario la planta podría perder muchas hojas y detener su crecimiento.

Otro de los factores que pueden causar trastornos en nuestra planta, es el exceso de riego. Aunque las plantas necesiten agua para vivir y desarrollarse adecuadamente, un exceso de riego en lugar de ayudar a que la planta viva mejor puede provocar la asfixia radicular y pudrir sus raíces. Generalmente los síntomas que nos alertan sobre un exceso de riego son los siguientes: hojas amarillentas, podredumbre del cuello, blando a ras de suelo, etc.

De igual manera, plantar profundamente su palmera puede provocar esta asfixia radicular y en consecuencia la muerte de la planta.

Por este motivo, le recomendamos que plante sus palmeras en substratos que tengan buen sistema de drenaje y que rieguen únicamente lo necesario, ni mucho ni muy poco.


Escribe un comentario