Trastornos de las Plantas Bulbosas


Las plantas bulbosas no sólo pueden sufrir por las plagas que hemos mencionado anteriormente, también pueden verse afectadas por enfermedades y trastornos.

Hoy hablaremos de los trastornos que pueden sufrir nuestras plantas bulbosas:

  • Exceso de Riego: Cuando de riego se trata es importante que recordemos siempre el viejo y conocido refrán: Menos es mejor. Regar demasiado las plantas bulbosas y en general cualquier tipo de plantas lo único que provoca es la asfixia y pudrimiento de los bulbos. Debemos mantenernos alertas a los siguientes síntomas que son los llamados de alerta: Las hojas amarillentas o con manchas marrones o cafés, hojas en exceso caídas al suelo y podredumbre en el cuello de la planta.
  • Falta De riego: Aunque no debemos sobre regar nuestra planta, tampoco debemos hacerla pasar sed. Algunos de los síntomas de la sed en las plantas bulbosas son las hojas secas, la planta en general marchita, hojas en el suelo, falta de floración durante las épocas en las que deberían florecer, y resequedad en las hojas y flores.

  •  Sombra: La mayoría de las plantas bulbosas necesitan grandes cantidades de luz y de sol para florecer y desarrollarse correctamente. Si estas plantas son sembradas en lugares donde abunda la sombra podría ocurrir lo siguiente: Escases de flores o capullos sin abrir, tallos endebles y más propensos a contagiarse con enfermedades y plagas, y hojas amarillentas y pálidas.
  • Exceso de sol: Aunque como lo acabamos de mencionar las plantas bulbosas necesitan mucha luz, no debemos exagerar en la cantidad de sol  a las que las exponemos. Si son expuestas a mucha luz solar las plantas podrían quemarse, palidecer y terminar muriendo.

Escribe un comentario