Trastornos en las Plantas Bulbosas II


Ya hemos visto algunos trastornos que pueden sufrir nuestras plantas bulbosas. Hoy veremos otros factores que debemos tener en cuenta y mantenernos alertas para cuidar a nuestras plantas para que florezcan y se desarrollen adecuadamente.

Otros de los trastornos que pueden sufrir nuestras plantas bulbosas son los siguientes:

  • Altas temperaturas y sequedad: Al igual que cualquier otra planta, las altas temperaturas pueden no resultar beneficiosas para el desarrollo y crecimiento de las bulbosas. Es importante que en el momento en que llegan las masas de aire muy caliente y los bajos niveles de humedad, mantengamos hidratadas y bien regadas (sin caer en el exceso) a nuestras plantas para que no se marchiten y mueren.
  • Cambios en la temperatura: los cambios bruscos en la temperatura pueden causar la caída y muerte de los capullos, las hojas y las flores. Es por esta razón que debemos tratar de mantener un equilibrio en la temperatura a la cual está expuesta nuestra planta.

  • Frio extremo: Las bajas temperaturas, al igual que el calor extremo pueden producir daños irreparables en nuestras plantas bulbosas más delicadas. Debemos asegurarnos de cubrir nuestra planta y protegerla de las bajas temperaturas, utilizando armazones de alambres cubiertos de plásticos con agujeros que ventilen la plantación pero que la protejan.
  • El viento: Es importante que mantengamos a nuestra planta protegida de los diferentes tipos de vientos que pueden afectar nuestras plantas. Un viento fuerte por ejemplo puede producir la caída de las flores y de las hojas, mientras que un viento seco va a generar que se marchiten las puntas de las hojas y las flores. De igual manera el viento frio puede quemar la planta complete y un viento de la costa, para aquellos que viven cerca al mar, puede, al depositar las sale marinas producir quemaduras en la planta.

Escribe un comentario