Tratamientos Fitosanitarios Mal Realizados

Como hemos visto en las entradas anteriores, además de plagas y enfermedades, nuestras palmeras pueden sufrir de trastornos o fisiopatias que en lugar de beneficiar a la planta, pueden llegar a perjudicar su desarrollo y crecimiento.

Además de los trastornos ya mencionados, como el exceso de riego, falta de agua, humedad ambiental desequilibrada, entre otros, si los tratamientos que le damos a nuestra planta para evitar estas fisiopatias no son los adecuados podemos también terminar dañando la planta, incluso matarla.

Las dosis que apliquemos de fertilizantes, herbicidas y otros, deben ser las dosis indicadas por el fabricante, por lo que es recomendable que leamos siempre muy bien las etiquetas y sigamos las instrucciones al pie de la letra, ya que si dosificamos “a ojo”  podemos correr el riesgo de producir quemaduras en la planta por sobredosificación.

Es importante destacar, que  es preferible que averigüemos antes de aplicar cualquier producto a nuestra palmera, para saber si el producto produce toxicidad o no. Si no lo sabes, o te es imposible averiguar, trata de realizar una prueba pulverizando solo en una hoja.

De igual manera, te recomiendo que no trates tu planta, ni apliques ningún producto como herbicidas, cuando las temperaturas se encuentran muy altas o hace mucho calor. Estos productos deben ser aplicados únicamente, en la mañana, o al final de la tarde, cuando la temperatura se encuentra mas fresca y agradable.

Recuerda que muchos de los herbicidas que se encuentran en el mercado son tóxicos para las palmeras, pueden llegar a producirles distorsión y reducción del tamaño de sus hojas, quemaduras en sus foliolos e incluso ocasionar necrosis en sus raíces.


Escribe un comentario