Una maceta para cada tipo de planta

Maceta de barro

La maceta es algo en lo que pocas veces nos paramos a pensar, ya que o escogemos las más bonitas o las más económicas. Pero lo cierto es que, dependiendo del material con el que estén hechas, les irá mejor a unas plantas o a otras.

En esta ocasión hablaremos sobre el tiesto en el que vivirán tus flores, y qué hacer para que éstos se mantengan útiles por mucho más tiempo.

Schlumbergera

En el mercado encontramos dos tipos de macetas: de barro y de plástico. Pero tampoco debemos olvidarnos de las recicladas. Sepamos cómo mantenerlas:

Maceta de barro

Como decíamos, según el tipo de planta que necesitemos trasplantar, escogeremos una maceta u otra. Como norma general, se recomienda utilizar macetas de barro con agujeros de drenaje, a menos que sean plantas acuáticas en cuyo caso el drenaje no es necesario. ¿Por qué de barro y no de plástico? Bien, la principal diferencia es que las raíces se sujetan mejor gracias a que el interior de estas macetas no es completamente liso, algo que sí podemos ver y notar en las macetas que son de plástico.

Aunque son más caras, debido al peso soportarán mejor los fuertes vendavales. ¡No tendrás que preocuparte de que salgan volando!…, a menos, que el viento sople con mucha, mucha fuerza (si la velocidad del viento es de 60 o más km por hora, es muy recomendable arrinconarlas contra una pared).

El mantenimiento de las macetas de barro consiste en, limpiarlas con un trapo húmedo para quitarles el polvo y luzcan bonitas. Pero además, podremos alargarle la vida útil haciendo lo siguiente:

  • entre trasplante y trasplante, sumérgela en un cubo con agua durante 24h
  • si ves que empieza a adquirir un tono blanquecino, pásale un paño húmedo de aceite de limaza (lo puedes adquirir en ferreterías)

Macetas de plástico y/o recicladas

Otra opción son las macetas de plástico. Pero debido al efecto del sol, se llegan a romper fácilmente. Es por ello que, en la medida de lo posible, adquieras macetas de colores claros, especialmente blancas, ya que serán las que repelerán mejor dichos rayos. También puedes encontrar macetas de plástico especialmente fabricadas para su uso en exteriores. Son muy bonitas y, sobretodo, económicas.

Son las más aconsejables cuando tenemos intención de crear una colección, o no disponemos de mucho presupuesto para adquirir de barro. Un truco para que te duren más es el siguiente: píntalas. Sí, sí, saca tu lado creativo y haz dibujos en ellas. Así, tendrás tus propias macetas personalizadas, y de paso, les estarás dando unos años más de utilidad.

Y si eres amante del reciclaje, no dudes en convertir vasitos de yogur, rollos de papel higiénico, periódicos,… en semilleros. Te ahorrarás dinero, y contribuirás a la conservación del medio ambiente.

Maceta reciclada

¿Qué te han parecido estos consejos y trucos?

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Jardinería

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Escribe un comentario