Una sencilla Rocalla

Como lo veíamos en entradas anteriores, aunque los jardines de rocas o rocallas, se utilizan como centro de atención en muchos jardines, también sirven para plantar alpinas u otro tipo de especies concebidas para este tipo de ambiente. Por ejemplo tener una rocalla, resulta perfecto para ajardinar un terreno en pendiente, o una ladera soleada, orientada al sur o al sur oeste.

Entre los componentes básicos para una rocalla, se encuentran las piedras y las pantas. Es importante que al elegir las plantas decantemos por las locales, ya que serán mucho más económicas, mientras que con las plantas, además de elegir las alpinas, también podremos utilizar otras especies que tengan un bajo desarrollo. El cuidado más importante de este lugar, consiste en la eliminación de las malas hierbas, del abono y del riego.

Te recomiendo, si quieres tener un jardín de rocas, o rocalla hermoso, que elijas una zona inclinada, ya que le proporcionará un muy buen drenaje, y tus plantas no sufrirán por problemas de humedad excesiva. Nunca deberás instalar este tipo de jardín en terrenos muy húmedos, ya que las rocas más pesadas podrían compactarlo. También te recomiendo que el lugar donde los instales, sea soleado y abierto, pero al mismo tiempo protegido de las heladas y de los vientos muy fríos.

Para eliminar la maleza, es importante que utilices un herbicida para hierbas perennes, un tiempo considerable antes de empezar a construirlo, tratando de arrancar chupones de arbustos o árboles que estén creciendo en ese lugar. Ten en cuenta también, que el drenaje es básico para el éxito de tu jardín de rocas. Si no lo tienes en un terreno inclinado, sino por el contrario en uno plano, pesado y arcilloso, será necesario construir un desagüe o cualquier otro sistema de drenaje que te ayude a eliminar la humedad del terreno.


Escribe un comentario