El abonado de los olivos

abonado de olivos

Los olivos son los árboles más abundantes que hay en Andalucía si hablamos de agricultura de secano. Proporcionan el aceite de oliva tan saludable y famoso en muchos lugares. Algunos lo llaman el “líquido dorado” por su color y su bien sabor.

Los olivos requieren necesidades nutricionales de elementos que consume a lo largo de su ciclo vegetativo. Hoy vamos a hablar sobre qué abono es el más adecuado para los olivos y cómo usarlos. ¿Quiere saber más sobre ello?

Necesidades nutricionales del olivo

nutrientes de olivos para su crecimiento

Un olivo que esté bien alimentado producirá mejores cosechas, desarrollará nuevos órganos más rápidamente y con mayor resistencia  (hablamos de raíces más fuertes, tallos, brotes y hojas) y endurecerá las ramas y troncos.

El suelo, normalmente, no puede suministrar a una planta perenne los nutrientes necesarios para su crecimiento y producción en el tiempo adecuado. Por ello, debemos abonar para aportarle los nutrientes necesarios para que su rendimiento sea el máximo.

Dependiendo de las condiciones climatológicas del lugar, del estado del suelo, del tipo de suelo, etc. El agricultor debe de generar un plan de abonado que se adecúe a la situación.

Las cantidades de nitrógeno, fósforo y potasio que el olivo extrae anualmente, por cada 1.000 kg de aceituna recogida, han sido estudiadas por varios investigadores, y pueden oscilar entre los siguientes valores: 20kg/1000 kg de aceitunas de Nitrógeno, 5kg/1000 kg de aceitunas de fósforo y 20-25 kg/1000 kg de aceitunas de potasio.

Es importante conocer las necesidades del olivo y conocer su ritmo de absorción de nutrientes en las distintas vegetativas. Dado que el olivar se asienta en su mayor parte en suelos generalmente pobres en materia orgánica, el posible suministro de nitrógeno por su mineralización será escaso. La incorporación al suelo de las hojas viejas y otros residuos vegetales del árbol le aporta a medio y largo plazo materia orgánica.

Papel de los nutrientes en los olivos

olivo pequeño

El nutriente más importante para la fertilización del olivo es, sin duda alguna, el nitrógeno. Este acelera la actividad vegetativa y el desarrollo de la planta, aumentando la capacidad que tiene para asimilar otros elementos y para producir más cantidad de aceitunas.

Nitrógeno

El nitrógeno es poco estable en el suelo, por lo que hay que tenerlos presentes en los programas de fertilización. Si se fertiliza de forma excesiva, no hará aumentar la calidad del aceite ni la producción, sino lo contrario, aumenta la sensibilidad a las heladas y a las enfermedades y retrasa la maduración de los frutos. En el olivar tradicional se recomienda aplicar entre 0,5 y 1 kg Nitrógeno/árbol, sin superar, en todo caso, 150 kg Nitrógeno/ha.

Fósforo

El fósforo interviene en muchos procesos bioquímicos de la planta. Gracias al fósforo, el olivo puede acelerar la maduración y la mejora de la floración. En zonas españolas donde se cultiva el olivo no es frecuente encontrar suelos pobres en fósforo, por lo que no será un problema. En caso de deficiencia se puede aplicar 0,5 kg fósforo/árbol.

Potasio

Este elemento actúa en el transporte de azúcares en la planta, en la transpiración y otros procesos bioquímicos. Gracias al potasio, el olivo tiene mayor resistencia a las heladas y las enfermedades. Además, mejora el tamaño y la calidad de las aceitunas. El olivar responde bien a las aplicaciones de potasio que se sitúan entre 1 y 2 kg potasio/árbol.

Boro

El boro suele ser deficiente en suelos más calizos y terrenos secos. Los olivos que no tienen suficiente boro presentan problemas en la floración y cuajado. Muchas de las aceitunas saldrán deformes.

Hierro

El hierro también es otro microelemento que, al igual que el boro, es importante para el olivo. Los árboles afectados por clorosis férrica presentan síntomas característicos de clorosis en las hojas.

Elementos secundarios

el abonado de los olivos es importante

Por último, nos encontramos con elementos secundarios como el calcio al que no se le suele prestar mucha atención, pero que también tiene su importancia, puesto que el olivo necesita concentraciones de calcio adecuadas y que estén en forma soluble.

Por ello, debemos tener en cuenta que, para que nuestros olivos estén saludables y tengan mejor rendimiento, tenemos que darles estos nutrientes en su justa medida.

 

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *