Abono de las Plantas Trepadoras

Cuando abonamos una planta trepadora, no podemos seguir los mismos criterios que seguimos con arbustos, u otro tipo de plantas. Con las enredaderas debemos tener en cuenta: si se trata de plantas trepadoras sembradas en el suelo, o en macetas u otro tipo de contenedores.

Si nuestra planta se encuentra sembrada en el suelo, podemos abonarla siguiendo estos 3 métodos:

El primer método consiste en emplear únicamente productos organicos como estiércol, humus de lombriz, mantillo, o cualquier otro tipo de fertilizante de origen natural, o que se pueda descomponer fácilmente. Lo mejor de estos componentes naturales y vegetales, es que convierten el suelo en una esponja aireada, por lo que ayudan a suministrar mayor cantidad de nutrientes, como nitrógeno, a medida que se descomponen los microorganismos.

Los únicos inconvenientes a la hora de abonar con este tipo de productos, es, primero que todo, que sale muy costos, y segundo, que en algunos momentos las plantas necesitan determinadas cantidades de nutrientes que quizá estos abonos naturales no pueden suministrarle.

La segunda opción, es utilizar fertilizantes minerales, que es mucho mas común que la primera opción. Al utilizar este tipo de fertilizantes, no debes utilizar nada de materia orgánica. Esta forma de abono, resulta mucho mas económica que la primera, pero no se logra mejorar el suelo, ni se enriquece en humus, ya que estos fertilizantes minerales o químicos, lo único que aportan son nutrientes puros y duros.  Entre los fertilizantes que puedes utilizar, son los minerales convencionales, que basta con esparcir un puñado de gránulos en la base de la planta una vez al mes, o utilizar fertilizantes de lenta liberación, que proporciona a la planta los nutrientes que necesita de manera lenta, es decir, los va soltando a lo largo de 3 meses.

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *