¿Cuáles son los mejores abonos para cerezos?

El cerezo es un árbol frutal de hoja caduca que es realmente precioso. Durante la primavera, brotan sus alegres florecillas, en verano y en otoño surgen sus frutos los cuales además de ser comestibles aumentan el valor ornamental de la planta, y hacia mediados de otoño sus hojas se tiñen de un color anaranjado muy llamativo antes de caer.

Por todos estos motivos, son muchos los que no han dudado en plantar un ejemplar en su huerto o jardín. Sin embargo, si quieres obtener las mejores cerezas, tendrás que conseguir que sus raíces tengan a su disposición todos los nutrientes que necesitan. ¿Cómo se hace eso? Aportándole los más idóneos abonos para cerezos, por supuesto 😉 . Descubre cuáles son.

El abono orgánico, el mayor aliado de tus cerezos

Y, en realidad, de todas las plantas, pero no nos desviemos 🙂 . Cuando se cultivan cerezos, al tener frutos comestibles siempre va a ser mucho mejor abonarlo con abonos orgánicos. ¿Por qué? Básicamente, porque aunque sean de liberación más lenta, no dejan residuos tóxicos para las personas y, de hecho, nunca verás en ningún envase de este tipo de abono la etiqueta que dice ”Plazo de seguridad” pues no existe tal plazo cuando se habla de productos naturales, que están en la tierra.

Partiendo de esto, cualquier tipo de abono orgánico le será de mucha ayuda a tu árbol. Pero como en algunos momentos del año es necesario que el efecto sea más rápido, podríamos decir que hay abonos para cada temporada.

Elige el mejor abono para cada temporada

Crecimiento primaveral

Imagen – Compostandociencia.com

El cerezo es un árbol que necesita mucho nitrógeno y potasio, aunque tampoco podemos olvidarnos del fósforo ni de los micronutrientes. Si cualquiera de ellos le faltara, enseguida veríamos que la planta se debilita. Por ello, especialmente durante la primavera te recomiendo que lo abones con estiércol de aves de corral. Por ejemplo, el de gallina tiene un 4% de nitrógeno, un 4% de fósforo y un 1% de potasio.

Además, lo bueno que tiene es que sus efectos se notan muy, muy pronto, en cuestión de pocos días. Pero tiene un inconveniente: si lo consigues fresco, debes dejarlo secar una semana, pues si lo aplicáses directamente las raíces se quemarían. La dosis es de 0,05kg/m2. Échale una vez al mes y ya verás qué bien crece.

Temporada de fructificación

Durante esta temporada (verano y comienzos de otoño) seguirá necesitando mucho nitrógeno al estar en pleno crecimiento, pero ahora entrará en juego otro nutriente igual de importante: el fósforo. El fósforo es el encargado de aumentar la capacidad de fructificación y de que los frutos se desarrollen correctamente. Asimismo, sin él tanto las raíces como las flores no llegarían tampoco a buen término.

Por lo tanto, para obtener una excelente cosecha hay que decantarse por abonos orgánicos ricos en fósforo, como el estiércol de aves marinas, mucho más conocido como guano. Para el caso que nos ocupa, es especialmente recomendable el guano de murciélago, que contiene un 9.60% de fósforo, un 2.50% de nitrógeno, 2.32% de potasio, además de una gran variedad de micronutrientes (hierro, zinc, molbdeno, boro, cobalto, y otros). La dosis es de dos o tres cucharadas por cada siete litros de agua una vez cada 15 o 30 días dependiendo de si es un árbol joven o que vaya a dar muchos frutos o no.

¿Y en invierno? Abónalo también

Lo sé. Seguramente hayas oído y leído infinidad de veces que durante el invierno no hay que abonar porque las plantas no crecen, pero no podemos olvidarnos de que son seres vivos que necesitan ”beber” y ”comer” cada día, al igual que cualquiera de nosotros.

Durante esta estación el crecimiento es prácticamente inexistente, pero la planta sigue realizando las funciones más básicas para poder continuar con vida, aunque a un ritmo muchísimo más lento. Sin las hojas, tu cerezo absorbe el agua y los nutrientes disueltos en ella para alimentar el tronco y las ramas. Así pues, ¿con qué abonarlo? Con un abono orgánico de liberación lenta, como el humus de lombriz, el cual tiene un 2.26% de nitrógeno, 33.0ppm de potasio, además de zinc, manganeso, boro y otros micronutrientes. Echa una capa de unos 5cm de grosor alrededor del tronco una vez al mes.

Con estos consejos, seguro que tu cerezo crecerá y se mantendrá fuerte y sano todo el año 😉 .

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Árboles frutales

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.