Acacia espinosa (Acacia horrida)

Acacia espinosa

A veces, cuando se tiene una finca o un jardín grande, se precisa una planta que, además de tener un cierto valor ornamental, se pueda usar como seto defensivo. Si tú eres una de esas personas que no saben cuál poner, en esta ocasión voy a hablarte de la acacia espinosa.

Como puedes ver en la imagen, sus espinas son muy largas y están bien afiladas, por lo que ninguna como ella para protegeros. Conócela.

Origen y características

Acacia espinosa origen y caracteristicas

Nuestro protagonista es un árbol caducifolio cuyo nombre científico es Acacia horrida. Popularmente se le conoce como carambuco africano, acacia búfalo de África, mimosa naranja, aromo de África, espina dulce y acacia espinosa. Es originaria de Sudáfrica, encontrándose en las sabanas y desiertos. Alcanza una altura de 3 a 6 metros, con una copa más o menos redondeada compuesta por ramas armadas con largas espinas.

Las flores se agrupan en inflorescencias pequeñas con forma de pompón de bailarina de 1-2cm de diámetro. El fruto es largo, seco y en su interior encontramos semillas redondeadas y duras de color negruzco. Tiene una esperanza de vida de unos 30 años.

Debes saber que la acacia africana es ideal para los jardines mediterráneos porque tolera muy bien la salinidad. Además, es perfecta para mantener la privacidad ya que al crecer va tapando las vistas y, con las espinas que tiene, hace casi imposible que una persona quiera acercarse a ella (salvo que quiera salir herido).

Eso sí, no te recomendamos que no pongas esta planta cerca de las edificaciones o de alcantarillas. El motivo es que tiene un sistema radicular muy fuerte y extenso; es decir, sus raíces se desarrollan fácilmente y son muy duras, pudiendo «destruir» todo a a su paso.

¿Cuáles son sus cuidados?

cuidados acacia espinosa

Si te animas a tener una acacia espinosa, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

Exterior, a pleno sol. Eso sí, cuando el lugar donde vas a cultivarla tiene un clima cálido o con veranos demasiado calurosos, es posible que te sea más recomendable ponerla en semisombra, para que no sufra.

Esto hay que tenerlo en cuenta cuando la planta es joven ya que puede no tolerar igual de bien que un ejemplar adulto la cantidad de sol y podrías encontrarte con que se le queman las hojas y aparece más mustia.

Tierra

En maceta necesita un sustrato de cultivo universal mezclado con perlita a partes iguales. En jardín tolera los suelos secos y pobres siempre y cuando tengan buen drenaje.

¿Por qué en maceta no tolera cualquier suelo y en jardín la puedes poner en arcillosos, calcáreos, pobres o arenosos? Pues es debido a la «libertad» que tiene en este segundo caso.

Ten en cuenta que, en una maceta, la planta no puede extender sus raíces todo lo que quiere; está limitada. Sin embargo, en el suelo, sí que puede hacerlo de tal forma que puede nutrirse y expandirse para encontrar lo que necesita.

Riego

Por norma general, 2 veces por semana en verano y algo menos el resto del año.

Debes tener en cuenta que la acacia espinosa no tiene el problema de otras plantas con el riego. Es decir, si te pasas puede tolerarlo (otra cosa es que te pases siempre).

Sobre este tipo de cuidado para este arbusto con espinas la clave es dejarle la tierra húmeda, pero esperar a que se seque completamente para poder volver a regarlo.

Ahora bien, si vives en una zona donde llueve mucho, y la planta está en el exterior, entonces no te recomendamos regar salvo que lleve mucho tiempo sin llover porque con la lluvia es suficiente para la planta. En caso contrario, deberás adaptar el riego según el clima y el lugar donde esté la planta.

Y es que, algo que no muchos saben, es que esta planta según dónde se encuentre, el tiempo que haga, etc. cambia su disposición.

Abonado

Desde comienzos de primavera hasta finales del verano se ha de abonar con abonos ecológicos una vez al mes siguiendo las indicaciones especificadas en el envase del producto.

Multiplicación

Se realiza por semillas en primavera. Siembra directa en semillero.

Muchos, antes de plantar las semillas directamente, las ponen en remojo durante al menos 12 horas ya que así se puede saber si van a ser buenas o no (según se dice, si la semilla se queda flotando en el agua quiere decir que es mala, pero si acaba hundiéndose es que es buena).

Una vez están en semillero, y han crecido, tendrás que sembrarlas para que crezca una planta sana. Para ello, los pasos que debes seguir son los siguientes:

  • Revisar qué plantas han germinado y cuáles se ven bien (a veces, aunque salgan todas las semillas, al final no todas terminan en arbustos con espinas).
  • A continuación, debes haber decidido si vas a plantarla en el jardín o bien en una maceta. Si es en el primer caso, tienes que asegurarte que no haya nada a su alrededor que pudiera romper (tuberías, cables, edificaciones, vallas…); y si es en el segundo caso (en maceta) elige siempre una que sea grande y sobre todo profunda y con drenaje.
  • La tierra que vas a usar es sobre todo sustrato universal pero te recomendamos que lo mezcles con perlita para ayudar a que la tierra esté oxigenada y evite encharcamientos internos de agua. Puedes escoger también sustrato especial para plantas arbustivas.
  • Durante los primeros días deberás mantener húmedo el sustrato para que la planta no sufra. Al principio es más sensible y por eso manteniéndola húmeda conseguirás mejores resultados. Pero cuidado con pasarte.
  • Al cabo de 2-3 días empieza a moverla a un lugar a pleno sol. Ten en cuenta que esta planta está mejor siempre colocada con sol directo.

Otra forma de reproducción, que no se conoce mucho pero también se realiza, es a través de los esquejes. Estos se corta siempre en verano y se hace lo mismo que con las semillas, es decir, los pasos que te hemos comentado antes.

Poda

Se puede podar después de la floración, quitándole las ramas secas, enfermas o débiles.

El objetivo de la poda no es solo para sanear la planta, sino también para evitar que esta pueda invadir el jardín o zonas donde no la quieras.

Para realizarla, asegúrate de ponerte unos guantes para evitar que las espinas de este arbusto con pinchos te puedan hacer daño, y no te acerques demasiado a él. De hecho, se recomienda que, a la hora de podar, uses ropa que te cubra todo el cuerpo para no hacerte ningún corte.

Además, debes procurar que todas las herramientas que uses, antes de empezar a cortar, estén afiladas y desinfectadas. De esta manera no solo lograrás un corte más limpio, sino que no le transmitirás enfermedades de otras plantas.

Plagas y enfermedades

Aunque la acacia espinosa no es una planta a la que le afecten fácilmente las plagas y enfermedades, lo cierto es que sí pueden ser afectadas por ellas.

Una de las habituales y principales tiene que ver con un exceso de humedad, principalmente debido a un riego demasiado abundante. Esto le provocaría enfermedades fúngicas. También puede verse atacada por hongos, como los muérdagos. Los notarás porque suelen colocarse en la corona del arbusto y provocan que no crezca.

En cuanto a las plagas, las cochinillas, los pulgones y algunos que otros insectos como las hormigas pueden darse un festín con la savia de tallos, hojas y frutos. Por eso, si aparecen, hay que eliminarlos cuanto antes o pueden matar a la planta. ¿Y cómo se eliminan? Mezcla agua con jabón de lavavajillas y aplícalo en forma de spray por la planta hasta que veas que la acacia africana se recupera.

Rusticidad

Soporta el frío y las heladas de hasta los -7ºC.

Usos de la acacia africana

Usos de la acacia africana

No hay duda de que la acacia espinosa es de las plantas para cierres de fincas más útil (no solo evita miradas indiscretas sino que si alguien intenta entrar acabará con arañazos). Pero lo que quizá no sepas es que esta planta también tienes otros usos.

Entre ellos, podemos destacar la fabricación de productos químicos, comidas, bebidas, uso doméstico, forrajes, etc.

Es utilizada a menudo como pasto para los animales, tanto los domésticos como los salvajes porque no es tóxica.

Además, sobre en África, la utilizan por las propiedades terapéuticas que tiene la corteza y las hojas. Es calmante y astringente; e incluso puede curar resfriados o problemas oculares como la conjuntivitis.

¿Qué te ha parecido la acacia espinosa?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

4 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Jose Manuel Martínez dijo

    La Acasia hórrida es exelente seto impenetrable para separar potreros e independizarlos, muy rústica y adaptable a variados climas.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      En efecto, Jose Manuel 🙂

  2.   andrea dijo

    la acacia espinoza cada cuantos centimetros se siembra para garantizar la seguridad en un cerco vivo
    gracias
    Andrea

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Andrea.
      Al ser una planta que tolera bastante bien la poda, puedes plantarla a unos 30-40cm entre una y otra si las quieres mantener pequeñas, o a unos 50-60cm si por el contrario quieres que tengan forma de arbolito.
      Saludos.