Ácido fosfórico agrícola

El ácido fosfórico se utiliza mucho en la agricultura

Todos hemos oído hablar alguna vez del ácido fosfórico, ¿pero sabías que tiene una aplicación muy importante en la agricultura? Así es, el ácido fosfórico agrícola es fundamental para el correcto desarrollo de los cultivos.

En este artículo explicaremos qué es el ácido fosfórico agrícola, para qué sirve, cómo y cuándo se aplica y cuales son sus ventajas e inconvenientes.

¿Qué es y para qué sirve al ácido fosfórico?

El ácido fosfórico agrícola es muy importante para el enraizamiento y la floración de las plantas

Como muchos ya sabréis, únicamente agua no es suficiente para que las plantas crezcan. Necesitan un abonado correcto, ya que es su fuente de alimentación principal. A pesar de que nosotros aportemos en algunas ocasiones únicamente el riego, la tierra del suelo está repleta de nutrientes necesarios para los vegetales. Pero este suministro también tiene un límite, y es en ese momento cuando debemos utilizar el ácido fosfórico agrícola, pues es una fuente muy rica de nitrógeno. Además, se trata del abono más utilizado para añadir fósforo al cultivo.

Cabe destacar que la aplicación del ácido fosfórico agrícola es muy importante en los primeros estados de desarrollo de las plantas para fomentar su enraizamiento y la floración. No obstante, no se requieren cantidades tan elevadas como dicen la creencias populares. Cuando el vegetal nota que le falta fósforo, este comienza a producir ácidos orgánicos, como por ejemplo el citrato o el malato, para movilizar el fósforo retenido.

Además, es importante saber que el ácido fosfórico tiene propiedades corrosivas, por lo que puede resultar muy útil a la hora de eliminar sales y restos orgánicas que pueden llegar a obstruir los goteros.

¿Cuándo y cómo se aplica el ácido fosfórico agrícola?

Como ya hemos mencionado anteriormente, es esencial para las plantas obtener fósforo para su correcto desarrollo. No obstante, necesitan este elemento en menos concentraciones que el potasio, el calcio o el nitrógeno. Generalmente, un cultivo requiere entre 50 y 150 kilos de fósforo puro. Por lo tanto, para calcular la cantidad según el ácido fosfórico simplemente hay que dividir la cantidad que se debe aportar entre 0,52 en el caso de que su concentración real de este ácido sea del 52%. De forma general, las dosis para los cultivos, como las hortalizas, los cítricos, los subtropicales y loa frutales tanto de hueso como de pepita, son las siguientes: 120-180 litros por hectárea (100-150 UFP).

El ácido fosfórico agrícola es completamente soluble en agua de riego. Su aplicación se suele hacer durante la fase de crecimiento de las plantas, para prevenir fitopatologías, enriquecer el suelo y así nutrir a los vegetales. Por lo tanto, es un producto ideal para usar a la hora de preparar fertilizantes y para el riego por goteo. También hay que destacar que del ácido fosfórico se puede obtener el fosfato monoamónico, muy utilizado en la fertilización foliar y en el fertirriego.

Además, el ácido fosfórico agrícola es un excelente regulador del pH. No obstante, debemos evitar mezclarlo con productos ricos en hierro, calcio, zinc y magnesio. Tampoco es aconsejable aplicarlo en forma foliar, a no ser que reduzcamos la dosis para evitar que se produzcan efectos fitotóxicos. Este producto se utiliza sobre todo con el riego, ya sea por surcos o por goteo.

Ventajas e inconvenientes

El ácido fosfórico agrícola tiene ventajas e inconvenientes

El ácido fosfórico agrícola, como casi todo en este mundo, tiene sus ventajas e inconvenientes. Vamos a comentar los beneficios que puede aportar este producto:

  • Concentración alta de fósforo soluble en agua.
  • Cómodo de usar debido a su estado líquido, y fácilmente inyectable en el equipo de fertirriego.
  • Se pueden limpiar las tuberías usándolo en un plan de abonado y así evitar el uso de ácido nítrico.
  • Sólo aporta fósforo, ningún otro elemento que podría ser perjudicial según las plantas y la etapa en la que se encuentre el cultivo.

En cuanto a los inconvenientes que presenta el ácido fosfórico agrícola, tenemos los siguientes:

  • Debido a su acidez requiere medidas especiales a la hora de usarlo o transportarlo, pues es corrosivo.
  • Hay que vigilar con la calidad del producto, ya que a veces no es del todo buena. En algunas ocasiones, el ácido fosfórico deja restos en los fondos de los envases.
  • Sólo tiene fósforo, un elemento que no se suele usar solo, si no mezclado con otros nutrientes como por ejemplo el nitrógeno o el potasio.
  • Requiere cierto control en cuanto a su uso en hidroponía, puesto que puede llegar a acidificar demasiado la solución inyectada, lo que acabaría afectando a la raíces de las plantas.
  • No se debe aplicar en suelos ácidos, ya que acidificaría demasiado la tierra.
  • Es incompatible con soluciones alcalinas, sulfatos y calcio.

En conclusión podemos decir que el ácido fosfórico agrícola es una opción buena y eficaz a la hora de preparar soluciones líquidas ácidas. No se requiere la disolución de un elemento sólido ni existe riesgo de que se formen obturaciones en el los interiores de los sistemas de riego. A pesar de que debe manejarse con cuidado, es la solución perfecta para los agricultores.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)