Culantrillo de pozo (Adiantum capillus veneris)

Una de las plantas que más solemos encontrar a la venta tanto en viveros como en mercados locales es la que conocemos como culantrillo de pozo. Su nombre científico es Adiantum capillus-veneris, y es una de esos seres vegetales que apetece tener dentro del hogar, pues sus hojas tienen un color tan bonito que decorar la estancia con él no resulta nada complicado. Sin embargo, sus cuidados a veces sí lo son.

Por eso, si quieres saber cómo tener un ejemplar y no tener que echarlo al compost en cuestión de pocas semanas, no dejes de leer este artículo 🙂 .

Origen y características

Nuestro protagonista es un helecho vivaz conocido como culantrillo de pozo nativo del oeste y sur de Europa, África, Norteamérica y Centroamérica. Se le puede encontrar en muros, grutas y orillas de arroyos, y por supuesto también como planta ornamental.

Alcanza una altura de entre los 10 y los 40cm, y tiene el tallo recto. Las frondes (hojas) son pinnadas, con el peciolo negro, y de color verde claro.

¿Cuáles son sus cuidados?

Si quieres tener un ejemplar de Adiantum capillus-veneris y que te dure muchos años, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

  • Ubicación: debe de estar en semisombra, a ser posible en el exterior. Dentro de casa puede estar siempre y cuando se coloque en una habitación en la que entre mucha luz natural.
  • Riego: frecuente, especialmente en verano. Hay que evitar que la tierra se seque. Usa agua sin cal o de lluvia.
  • Sustrato: sustrato de cultivo universal mezclado con perlita a partes iguales.
  • Abonado: desde primavera hasta finales del verano con un abono líquido, como el guano, siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.
  • Trasplante: cada dos años, en primavera.
  • Rusticidad: soporta heladas débiles de hasta los -2ºC, pero crecerá mejor en zonas libres de heladas.

¿Qué usos tiene?

Las frondes se usan para la faringitis, bronquitis, catarros, asma, cistitis u uretritis. En uso tópico se usa en dermatitis, estomatitis, gingivitis, parondotopatías y vulvovaginitis.

Se recolectan entre junio y julio. El modo de empleo es el siguiente:

  • Infusión: una cucharada de postre por taza. Tomar tres tazas al día.
  • Decocción al 2%: con anís, menta o regaliz para mejorar el sabor.

¿Te ha parecido interesante?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Plantas

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.