Adiantum: cuidados

Adiantum: cuidados

El género Adiantum es uno de los que engloba a los helechos. Estos son muy apreciados como plantas de interior pero, muchas veces, el Adiantum requiere cuidados que, a menudo, descuidamos.

Por eso, si quieres tener un helecho de este género y conocer sus cuidados para que siempre esté en buen estado, a continuación te detallamos todo.

Cómo es el Adiantum

Cómo es el Adiantum

Dentro del Adiantum te puedes encontrar un gran grupo de plantas de helechos. Se caracterizan por no tener flores, como tampoco frutas o semillas. En total, hay más de 7500 especies diferentes.

Al principio, los investigadores no sabían cómo era posible que una planta que no tuviera flores, frutos ni semillas pudiera multiplicarse. No fue hasta 1850 cuando un librero alemán se fijó en el envés de las hojas y encontró esporas. Y es que es a través de ellas como se multiplican estos helechos.

Especies de Adiantum

Como te hemos dicho antes, existen muchas especies dentro de este género, pero hay algunas que, por su popularidad, sobresalen frente a otras. Estas son:

  • Adiantum capillus veneris. Por este nombre no se le suele conocer, pero sí como Culantrillo. Es el más común y al mismo tiempo atractivo. Y es que los tallos son negros y las hojas no son demasiado grandes y con una forma original.
  • Adiantum raddianum. Es muy parecido al anterior, solo que su porte es mucho más robusto.
  • Tenerum. En este caso las hojas son más grandes y tiene un porte algo inclinado u ondulado.
  • Adiantum poliphyllum. De todas las especies, esta es la que llega a tener hojas de más de un metro de largo.

Adiantum: cuidados importantes

Adiantum: cuidados importantes

Si quieres tener un Adiantum, o te acabas de dar cuenta que tienes uno en casa y quieres saber qué cuidados necesita, aquí tienes lo más importante que debes saber.

Iluminación

El Adiantum es una planta que no necesita mucha luz. De hecho, el color verdoso oscuro de sus hojas se consigue con la falta de luz, de tal forma que si ves que se apaga su tonalidad significa que debes colocarla en otro lugar.

En su hábitat natural, están en lugares de sombra y es ahí donde deberías ponerla. Por eso se considera una de las plantas ideales para casas donde no haya mucha luz, porque para ellas es su entorno ideal.

Temperatura

Para tenerla bien es necesario que la temperatura se mantengan en una media de 18 grados centígrados.

No le gusta que le den corrientes de aire y tampoco bajadas drásticas de temperatura, razón por la que dentro de casa se siente tan bien.

Ubicación

Realmente el Adiantum no necesita una ubicación específica. Pero sí es verdad que cuando se vea que está bien asentada en un lugar, no conviene cambiarla porque ese ese lugar el que tiene el microclima ideal y, si la pasas a otro sitio, puedes estresarla y hacer que pierda sus hojas.

Tierra

Este género tiene plantas que son de muy rápido crecimiento, por lo que la tierra que necesita debe tener muchos nutrientes. Además, ha de tener drenaje. ¿La mezcla más adecuada? Apuesta por tres partes de turba, una de abono (siempre en la base) y dos partes de arena gruesa.

De esta forma conseguirás que no haya cúmulos de agua en el interior y que esta penetre de manera adecuada.

Riego

El riego es uno de los cuidados más importantes

El riego es uno de los cuidados de Adiantum más importantes. Y es que no es una planta que requiere de mucha agua, pero sí de humedad.

No le gusta nada un ambiente seco, como tampoco caluroso, razón por la que tendrás que poner una platito con guijarros debajo, y agua, para que hagan la humedad que necesita a la planta.

En cuanto a la tierra, es importante que esté siempre algo húmeda, pero no encharcada. A la hora de regarla, es mejor hacerlo por capilaridad, es decir, metiendo todo el tiesto en un cubo de agua tibia y no sacarla hasta que deje de hacer burbujas. Esto hará que en invierno solo tengas que regarla una vez al mes (o más, dependerá de la humedad) y en verano una vez (o varias) a la semana si hace demasiado calor; o una o dos semanas si no.

En este caso es más importante la humedad y el hecho de que se sienta en un ambiente húmedo que el riego en sí.

Abono

Es muy agradecida con el abonado. Este se debe hacer en primavera y verano, dos veces al mes.

El mejor es el líquido y a ser posible que tenga macroelementos y microelementos para un equilibrio adecuado en la planta.

Poda

En el género del Adiantum la poda no existe. Pero sí es verdad que tendrás que eliminar hojas secas o que supongan un problema para la planta (o para la ubicación en la que está.

Es importante que las tijeras que uses estén desinfectadas ya que puede infectarse fácilmente.

Plagas y enfermedades

Las más habituales tienen que ver con cochinillas y con hongos (estos por un exceso de agua).

Pero también pueden aparecer problemas en la planta. Por ejemplo:

  • Que se sequen los bordes de las hojas: debido a una falta de humedad.
  • Caída de las hojas: por una deshidratación, es decir, necesita más agua.
  • Las hojas se arrugan y tiene los bordes resecos: necesita agua y humedad.
  • Que las hojas están pálidas: puede ser por dos motivos, bien porque está recibiendo demasiada luz, o bien porque necesita abono.
  • Hojas con manchas pardas: habitualmente se producen debido a que les da mucha luz y le hace quemaduras.

Multiplicación

La reproducción del Adiantum no es de los cuidados más fáciles, pero afortunadamente tienes un método sencillo y otro difícil.

El sencillo es por la división de la planta. Es decir, cuando vayas a trasplantarla se divide la planta en dos o más partes, siempre procurando que cada una tenga al menos dos yemas.

El método complicado se realiza a través de las esporas, pero no funciona demasiado bien. Aun así, si quieres probar, tienes que esperar a la primavera, y escoger una o dos hojas llenas de esporas. Estas deberás rasparlas sobre un folio para reservarlas.

Por otro lado, en un semillero o cajita, pones un poco de tierra de páramo y turba para echar sobre él las esporas del folio. El siguiente paso sería tapar el semillero con papel film (haciéndole algunos agujeros para que respire). Lleva el semillero a un lugar oscuro y con una temperatura constante de 21-23 grados.

Debes vigilar que la tierra esté siempre húmeda y abrir todos los días el film para que se elimine el agua de condensación. En unos 2-3 meses deberían salir las primeras plantas, momento en que puedes llevarlos a un lugar algo más soleado y quitarle el film.

¿Te quedan claros los cuidados del Adiantum?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)