Cabello de venus (Adiantum raddianum)

helecho con pequenas hojas de color verde

El Adiantum raddianum es una de las plantas más populares y utilizadas alrededor del mundo, aunque su origen se encuentre en la América tropical. Conoce más en detalle esta especie de helecho que también es denominado Cabello de Venus o Cabello de Doncella.

En esta especie todas son hierbas perennes que presentan un tallo subterráneo rastrero y alargado. En el envés de sus pinnas, estos presentan soros, que serán los encargados de participar en el proceso de reproducción de la planta.

Características del Adiantum raddianum

helecho cuyo nombre es Adiantum raddianum plantado en maceta

El Adiantum Raddianum no es la única en su especie, existen muchas más dentro de este mundo de plantas, a las que también se denomina culantrillo y todas forman parte de la familia de los helechos, que se caracterizan por ser plantas bajas que generan hojas desde sus bases, es decir, muy cerca del suelo.

El cabello de venus suele llegar a medir entre 15 y 50 centímetros de altura y en su composición presenta un follaje que muestra cierta delicadeza, con ramificaciones que van siendo cada vez más finas a medida que se van extendiendo, hasta llegar a tener el ancho de un pelo.

Los bordes de este follaje presentan una suavidad particular y una forma de abanico de triángulo que le da el aspecto tan bonito y ornamental a sus hojas, que muestran un color verde desde claro, cuando son jóvenes, hasta más intenso, cuando llegan a su etapa adulta.

En su naturaleza, el cabello de doncella es una planta que va desde persistente hasta semipersistente, y esto es acorde a las condiciones climáticas que se den en el entorno donde se encuentra.

Cultivo

En el caso de que esta no se cultive para ser ornamental para interiores, el cabello de venus es una planta que suele proliferar en ambientes donde la humedad y la temperatura cálida a tropical predominan.

En lugares que presentan estas características ambientales, la podremos encontrar como predominantes, por ejemplo, cercanas a rocas donde la sombra se encuentra más presente que el sol, seguramente cercanas a algún espejo de agua, cascadas o ríos, ya que dentro de la familia de los helechos, esta es una de las plantas que más humedad alta requiere para su proliferación.

Las paredes húmedas, que suelen conformar las grutas y los pozos, también son el lugar propicio para su crecimiento sin cultivo. Es decir, que cualquier tipo de ambiente donde la humedad sea predominante y las temperaturas no lleguen a ser demasiado bajas, el Adiantum raddianum tendrá la oportunidad de crecer, desarrollarse y mostrar su colorido verde de las hojas y sus delicados tallos, moviéndose con el viento para dar como resultado una belleza ornamental especial en ambientes abiertos.

¿Cómo se reproducen?

Al igual que todos los helechos, el Adiantum raddianum es de naturaleza esporófita, es decir, que produce un tipo de esporas que serán las que llevarán a la planta a su reproducción. Estas esporas maduran dentro de un revestimiento al que se lo denomina esporangios, que son las que culminan agrupándose para llegar a los anteriormente mencionados soros.

Por acción del viento, estas esporas son diseminadas por diferentes lugares y se producirá el proceso de germinación en una planta independiente a la que en ese momento se la denomina prótalo, la cual hace que intervengan órganos sexuales tanto masculinos como femeninos. El agua será la encargada de transportarlos para su fecundación.

Temperatura

ramas y hojas de un helecho llamado Adiantum raddianum

Como mencionamos más arriba, los climas húmedos son la preferencia de este tipo particular de helechos y entre esa humedad, las temperaturas altas también son su mayor ambiente de desarrollo.

El Adiantum raddianum es procedente de las zonas tropicales de América Central, por lo que las temperaturas que mejor le sientan se encuentran por encima de los 16°C, con un alto índice de humedad.

Es por eso que para su correcto desarrollo no es conveniente mantenerla en lugares secos. En el caso de poseerla en un interior, es conveniente que esta no se encuentre cerca de la calefacción o de ambientes climatizados de todo tipo, que secan la zona y alteran la estructura del Cabello de Venus.

Si no tienes más remedio que colocarla en un lugar donde haya calefacción, puedes colocarla en un recipiente que contenga agua constantemente, para que esta nunca pierda la humedad natural que necesita para desarrollarse.

Para cultivar el cabello de venus, hace falta un sustrato que tenga los nutrientes necesarios y como ya te venimos diciendo, una humedad propicia para su tierra. Si bien deben tener un suelo húmedo donde desarrollarse, tampoco crecerán en buena manera sobre un charco, por lo que mantener la tierra húmeda sin que se generen grandes concentraciones de agua será el desafío.

Una temperatura de entre 20 y 28 grados será especial para su correcto desarrollo, siendo las grandes variaciones de temperatura muy nocivas para su frágil estructura. Que el Adiantum raddianum no se pueda cultivar con la luz directa del sol, no quiere decir que necesite oscuridad completa.

Los mejores lugares para cultivarla son aquellos en los que hay luz, pero no directamente proveniente de los rayos del sol, que deteriorarían sus hojas y estructura. El mejor momento para plantar es el otoño o la primavera, pero será en este último período el tiempo propicio para llevar a cabo un trasplante y una reproducción, llegando a una multiplicación de las mismas mediante la división de las matas.

Riego

helecho o Adiantum raddianum plantado en maceta

Como supimos decir en cada uno de los puntos, la humedad constante es uno de los ejes principales para que esta planta se desarrolle de la mejor manera, por lo que un riego constante, para tener buena cantidad de agua en su tierra, sumado a la pulverización de agua en sus hojas, que son muy receptoras y pueden abarcar una gran cantidad de agua, es la clave para mantenerlas en forma.

Una forma muy efectiva de llevar a cabo el riego de esta planta para que nunca pierda hidratación, es colocar la maceta sobre una superficie que presente guijarros en gran cantidad, para llenar estos de agua. Eso mantendrá el agua entre los guijarros y proporcionará el ambiente que necesitan para estar siempre en contacto con la humedad.

Cuidados

Uno de los cuidados máximos, al ser una planta tan amiga de la humedad, es mantenerla alejada de los ambientes calefaccionados o demasiado secos. Esto le traerá daños irreversibles. El abono será bienvenido por la planta durante los meses que van desde comienzo de marzo hasta el comienzo de septiembre del hemisferio norte, momento en los que posiblemente pierdan determinada forma.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Quieres tener un invierno lleno de color y vida?
Descubre nuestra selección de plantas de invierno y ya verás como vas a disfrutar como nunca de la estación.
15 plantas de invierno para exterior