Ahuehuete (Taxodium mucronatum)

El ahuehuete es una conífera perennifolia

Imagen – Flickr/cskk

El ahuehuete es una conífera sorprendente. Alcanza alturas inmensas, y posee una copa capaz de dar una muy agradable sombra. Si bien no es una planta que se pueda tener en todo tipo de jardines, y menos en los pequeños, sí que se puede podar para mantenerlo en maceta.

Con unos mínimos cuidados, podrás disfrutar de él sin problemas. Por este motivo, pensamos que es interesante conocerlo, ya que así podrás saber si realmente merece la pena cultivarlo.

Origen y características del árbol de ahuehuete

El ahuehuete es un árbol grande

Imagen – Flickr/Juan Carlos López Almansa

Nuestro protagonista es un árbol perennifolio o semi-perennifolio nativo de México que se encuentra también en zonas muy localizadas del sur de Texas y del noroeste de Guatemala. Su nombre científico es Taxodium huegelli (antes Taxodium mucronatum), pero es más conocido como ahuehuete. Alcanza una altura de hasta 40 metros, con un tronco de 2 hasta 14 metros de diámetro.

Las hojas se ordenan en espiral, yacen en dos filas superpuestas y miden 1-2cm de largo por 1-2mm de ancho. Las piñas son ovaladas, con escamas poligonales piramidales y con un tamaño de 1,5 a 2,5cm de largo por 1 a 2cm de ancho.

Como curiosidad, decir que su origen se remonta a la Era Mesozoica, hace entre 100 y 200 millones de años.

¿Cuáles son los cuidados del ahuehuete?

Si quieres y puedes tener un ejemplar de ahuehuete, te aconsejamos que tengas en cuenta el tamaño que llega a tener una vez adulto, así como sus necesidades, las cuales son las siguientes:

Ubicación

¿Dónde hay que ponerlo? Desde el primer momento ha de estar en el exterior, a pleno sol o en semisombra. Aunque lo normal es adquirir ejemplares jóvenes, de 1, quizás 2 metros de altura, es una planta que necesita estar fuera, al aire libre, para poder crecer.

De hecho, si bien no crece excesivamente rápido, si tenemos en cuenta que llega a hacerse muy grande es muy recomendable plantarlo en el suelo lo antes posible. Pero eso sí, hay que buscarle un sitio en el que las tuberías estén a una distancia mínima de diez metros de donde queramos plantarlo.

Tierra

  • Maceta: se puede llenar con sustrato de cultivo universal (en venta aquí) mezclado con un 30% de perlita. No es muy exigente con esto, pero sí es importante evitar esos sustratos de mala calidad que se encharcan rápido.
  • Jardín: el suelo ha de ser fértil y tener buen drenaje.

Riego

El ahuehuete es una conífera que crece de maravilla en suelos húmedos. De hecho, en su hábitat natural es posible encontrar ejemplares creciendo junto a un río o un pantano. Por eso, en cultivo hay que evitar que la tierra se seque.

Y si lo tenemos en maceta, le pondremos un plato debajo y se lo mantendremos siempre con agua. Esto le será de gran ayuda para saciar su sed, especialmente en verano que es cuando más lo necesita.

Abonado

Los conos de Taxodium mucronatum son medianos

Imagen – Flickr/Cyril Nelson

Desde primavera hasta verano se ha de abonar con abonos orgánicos, como el guano, el compost u otros. En caso de tenerlo en maceta, se deben usar abonos en forma líquida.

Sigue las indicaciones de uso para que no haya problemas, ya que a menudo queremos echar más cantidad de la que sería adecuada y no pensamos en que eso causaría daños muy graves a las raíces, puesto que se quemarían. Si esto pasase, sería difícil recuperar al ahuehuete.

Multiplicación

El ahuehuete se multiplica por semillas en otoño (necesitan pasar frío antes de germinar). Si en tu zona el invierno es suave, te aconsejamos estratificarlas en la nevera en un tupperware con vermiculita o fibra de coco durante dos o tres meses. Pasado ese tiempo, siémbralas en una maceta que colocarás a pleno sol.

Si todo va bien, brotarán en primavera. Pero no tengas prisa por plantarlas en macetas más grandes o al suelo: hasta que no se les salgan las raíces por los agujeros de drenaje del semillero que hayas escogido es mejor que no se manipulen demasiado. Además, has de tratarlas con fungicidas que lleven cobre (como este) para que ni los hongos ni los oomicetos acaben con ellas.

Poda

Si se va a tener en maceta, es importante quitarle las ramas secas, enfermas o débiles, así como recortar aquellas que estén creciendo demasiado manteniéndolo siempre con una altura de 2 metros o inferior.

Rusticidad

Soporta el frío y las heladas de hasta los -12ºC.

¿Para qué sirve el ahuehuete?

El ahuehuete es un árbol que se usa como planta ornamental. Se utiliza como ejemplar aislado, ya que con el tiempo llega a alcanzar dimensiones muy grandes. Además, proporciona una sombra muy fresca y agradable.

Por otro lado, en México se usa como medicinal; en concreto su corteza y hojas, pues son astringentes y ayudan a cicatrizar mejor las heridas.

Y por último pero no por ello menos importante, el ahuehuete es un árbol que se puede trabajar como bonsai.

¿Cómo cuidar un bonsai de ahuehuete?

El ahuehuete crece rápido

Imagen – Wikimedia/Cliff from Arlington, Virginia, USA

Si se trabaja como bonsai, hay que proporcionarle unos cuidados que son un poco distintos a los que le daríamos si lo dejáramos crecer a su aire. Por ejemplo, como sustrato es muy recomendable ponerle una mezcla de akadama con un 30% de kiryuzuna, puesto que así conseguiremos que el árbol enraíce algo más rápido.

Como ese sustrato se seca rápido, el riego tendrá que ser frecuente. Muy frecuente. Es más, durante la temporada más cálida del año puede ser necesario regar por la mañana y por la tarde, evitando las horas centrales del día. Pero ojo: no se debe pulverizar la planta si le da el sol; si se va a hacer, es mejor que se haga a última hora de la tarde y solo si la humedad ambiental es baja.

También en esa estación, en verano, será recomendable abonarlo con un abono específico para bonsái, siguiendo las indicaciones que encontrarás en el envase.

Con respecto a la poda, se hará a finales del invierno. Es muy recomendable hacerlo desde que es joven, ya que así se evitarán las podas drásticas las cuales disminuirían el valor ornamental del ahuehuete. El estilo que más se utiliza es el chokkan, es decir, tronco recto y una copa más o menos piramidal.

El trasplante se hará cada 3 años aproximadamente, pero dependerá de lo rápido que esté creciendo nuestro bonsái. Se hace a finales del invierno. El mismo día que se trasplante podrás aprovechar para podarlo, si lo consideras necesario.

Así tendrás un bonito bonsai que podrán cuidar incluso tus descendientes lejanos, ya que la esperanza de vida de esta especie supera los 500 años.

¿Qué te ha parecido el ahuehuete?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Alejandro dijo

    DONDE PUEDO CONSEGUIR UN AHUEHUETE?

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Alejandro.

      Te recomendamos buscar en ebay o en viveros de tu zona.

      Saludos!