Albaricoque

Cultivo de albaricoque

Una de las frutas más consumidas tanto natural como en mermeladas es el albaricoque. Seguramente estés acostumbrado a ella y la comas a menudo, disfrutando de su sabor y nutriéndote de todos los beneficios que posee para la salud. Su nombre científico es Prunus armeniaca y vamos a hablar sobre su cultivo en el jardín o un pequeño huerto. Si en tu casa tienes un pequeño hueco donde sueles tener plantas, te aconsejo probar a cultivar el albaricoque.

Te contamos en este artículo las necesidades y cuidados que necesita el albaricoque en su cultivo.

Características principales

Características del albaricoque

Es una planta que proviene de Asia y que ha necesitado de varios procesos de modificación genética para poder adaptarlas a diferentes entornos. Gracias a estas adaptaciones genéticas se puede casi cultivar en todo el mundo. Ello nos permite poder distribuirlas de una forma más eficiente, aprovechándonos de todos los nutrientes que posee. Su árbol otorga una sombra muy agradable en el lugar donde la sembremos.

Sus cuidados son un poco más difíciles de llevar a cabo, por ello vamos a dedicarle el artículo completo. Una vez consigas tenerlos a punto, estarás satisfecho por todo lo que has conseguido. Aquí vamos a facilitarte el trabajo todo lo posible.

Dado que es oriundo del Mediterráneo, debemos crear las condiciones necesarias del ambiente para recrearlo lo máximo posible. En la mayoría de plantas ocurre lo mismo. Si queremos cultivarlas en otro lugar que no es su hábitat natural, necesitaremos de una recreación lo más cercana posible a las condiciones ambientales de origen.

Requisitos

Cuidados del albaricoque

Vamos a analizar los requisitos más detalladamente que necesita el albaricoque para su cultivo.

  • Suelo. El suelo debe ser rico en materia orgánica. La mayoría del suelo debe ser abono, fertilizante, diversos compuestos orgánicos y serrín. Son plantas que necesitan una gran cantidad de nutrientes, por lo que el suelo debe estar bien provisto de ellos. No puede sembrarse en un suelo pobre de ninguna manera. Si lo plantas directamente en un terreno normal no crecerá ni florecerá. Hay que arar el suelo para combinar todos los nutrientes del suelo y tener el suelo que necesita.
  • Clima. Dado que el clima no podemos modificarlo, nos queda intentar colocarlo en una zona donde estén protegidos de las lluvias más fuertes pero que puedan darle los rayos de sol durante el día. No toleran la sombra, ya que necesitan numerosas horas de sol para crecer. La mejor zona es cerca de una pared o una valla que sirva para retener la luz del sol durante más tiempo.
  • Espacio. El albaricoque necesita de un espacio suficiente para que las raíces puedan extenderse y no haya competencia por los nutrientes del suelo con otras plantas. Debe estar ubicado tal y como hemos mencionado antes y con espacio vital suficiente.
  • Drenaje. El suelo debe tener un buen drenaje. Aunque el albaricoque aguanta bien bajas temperaturas y algunas heladas, no soporta el exceso de agua acumulada. Debemos tener en cuenta que a la hora de regar no se encharque el suelo y pueda drenar bien para no acumular demasiado agua que perjudique a las raíces.

Cuidados del albaricoque

Requisitos del albaricoque

Teniendo en cuenta los requisitos que necesita, ahora es más fácil poder describir todos los cuidados. Tal y como hemos dicho antes, es una planta bastante difícil de cuidar, pero si se tiene en cuenta todos los aspectos que vamos a mencionar y se llevan a cabo, se puede facilitar bastante el trabajo.

Hay que tener en cuenta que si no cumplimos los requisitos, el árbol te dará frutos malogros y no tendrá un aspecto para nada saludable. Para que el albaricoque esté en buen estado tenemos que tener en cuenta todos sus cuidados.

Comenzamos por el riego. Con una vez por semana es más que suficiente. Cuando reguemos, lo haremos hasta que el suelo esté bien empapado. Si el suelo tiene un buen drenaje se encargará por sí solo de no acumular el agua de riego y drenarla bien. Si ha habido bastante días que no ha dado el sol y las temperaturas son más bajas, no es necesario regarlo. Es mejor prevenir y no regar a que sus raíces acaben pudriéndose.

Por otro lado, es importante que el suelo esté siempre rico en materia orgánica. Es común que con el paso del tiempo el suelo pierda calidad y nutrientes. O bien porque la planta los coge o por la erosión, etc. Por ello, debemos garantizarle una renovación del sustrato cada 6 meses. El otoño es la mejor época del año para realizar el cambio de sustrato. Para que el árbol no sufra de ningún estrés, lo ideal es combinar el sustrato con los mismos nutrientes que utilizaste al cultivarlo.

Plagas y enfermedades

Plagas del albaricoque

Si no tenemos un especial cuidado de los aspectos externos, es posible que nuestros albaricoques se vean atacados por algunas plagas y/o enfermedades. Una de las plagas más comunes es la mosca blanca. Se trata de algunos insectos de pequeño tamaño y de color gris que van a los árboles frutales para desovar en las frutas. Una vez han desovado, los huevos eclosionan y los hijuelos se comen el fruto para alimentarse. Si esta plaga no se trata con rapidez, es posible que el albaricoque acabe dañado por siempre.

Por estas razones no hay que descuidar nuestro árbol frutal en ningún momento. Hay que tratarlos con insecticida en cuanto veas alguna señal de su aparición.

Otra de las plagas que suelen atacar a este árbol es el escarabajo de flores. Son parásitos que se encuentran revoloteando en los capullos y los devoran en un par de minutos. Puedes retirarlos manualmente o atacarles con el insecticida.

Para finalizar, vamos a dar algunos consejos extras para que garantice el éxito en el cultivo. Si quieres plantarlos en tu jardín o huerto urbano, es mejor plantarlos cuando finalice el invierno o a mediados de primavera. Estas condiciones ambientales será más favorables para su crecimiento. No lo siembres en verano, dado que la sequía y las altas temperaturas le dificultan su crecimiento.

Si la primera floración que tiene es excesiva, mejor córtale algunas ramas porque no tendrá energía suficiente como para convertir todas las flores en frutos.

Espero que estos consejos te ayuden a cultivar y disfrutar del albaricoque.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.