Alficoz (Cucumis melo flexuosus)

Hoy venimos a hablar de otra especie bastante curiosa que, aunque parezca una fruta, es completamente otra. Se trata del alficoz. Su nombre científico es Cucumis melo y la subespecie es Cucumis melo flexuosus. En el género Cucumis pertenecen el pepino y el melón. Y es que es esta especie, a pesar de que tiene el aspecto de un pepino (o incluso un calabacín o semejante) es un melón.

¿Quieres conocer todos los secretos del alficoz para añadirlos a tus menús? Sigue leyendo y lo descubrirás todo 🙂

Características principales

Se trata de un fruto que se cultiva en regiones con clima mediterráneo. Las temperaturas del ambiente tienen que ser templadas, puesto que no soporta las heladas. Es cultivado en zonas donde el sol da de pleno para que su crecimiento sea óptimo.

De aspecto es muy parecido a los pepinos ya que comparten su género. Sin embargo, el alficoz se diferencia completamente del pepino en que nunca tiene un sabor amargo ni aunque se consuma con piel. Para que se vea bien, el alficoz es una variedad de la especie del melón. El nombre científico del melón es Cucumis melo y el del alficoz Cucumis melo flexuosus. A diferencia de ello, aunque comparten el mismo género con el pepino, no lo hace en la especie. El nombre científico del pepino es Cucumis sativus.

Al pertenecer al mismo género, comparten algunas características en común. Cuando el melón no está en plenas condiciones y sus azúcares son bajos, su sabor se puede llegar a asemejar al del pepino.

El nombre vulgar del alficoz es melón serpiente. Esto se debe a su forma alargada y asemejada a la de una serpiente, pero en su interior tenemos un melón. También hay personas que lo llaman pepino armenio. Es conocido más en otros países y culturas y no tanto en nuestro país. Sin embargo, es un alimento que tiene gran historia en Valencia.

Alficoz, ¿fruta u hortaliza?

Es normal confundir este fruto cuando tiene un aspecto claro de verdura. Cuando un calabacín se pone malo y empieza a pocharse, toma aspecto de alficoz. La auténtica realidad es que el melón en sí es una hortaliza, ya que es una planta de huerta de la que se recoge los frutos.

Para que os hagáis una idea, un producto que se recoge de cultivos hortícolas es una hortaliza. Aunque sólo se consuma el fruto no quiere decir que se pueda categorizar como fruta. Existen numerosas especies que comemos el fruto creyendo que son frutas, pero no lo son. Entre los cultivos hortícolas de las que comemos sólo el fruto tenemos los pimientos y berenjenas (ambos pertenecientes a la familia de las solanáceas) y los pepinos, calabazas, tomates, melones y sandías (todos ellos pertenecen a la familia de las cucurbitáceas).

Seguramente, vayas a donde vayas, consideran al melón y la sandía como un fruto. La realidad es que son hortalizas. Atendiendo al origen botánico, se trata de cultivos de huerto de los que solamente se come el fruto. Eso no hace que el melón y la sandía se conviertan en fruta.

Beneficios del alficoz para la salud

El melón de serpiente tiene numerosas propiedades beneficiosas para nuestra salud. Se puede señalar el elevado contenido de ácido ascórbico y la vitamina B. También es rico en minerales como el calcio, potasio, hierro y cloro. Para los que están en progreso de aumento de masa muscular o simplemente hacen más ejercicio, esta hortaliza es ideal. Esto es debido a su contenido en magnesio, fósforo y zinc que, aunque más bajos, están presentes.

Tiene un gran aporte de vitamina C al igual que las naranjas. Esta vitamina cobra gran importancia por sus efectos antioxidantes y de mejora en el sistema inmunitario. Esto hace que el melón de serpiente sea un buen sustitutivo de la naranja cuando ésta ha terminado su temporada.

En cuanto a las semillas, son similares a las que tienen los melones y son ricas en aceites vegetales.

Si quieres introducir el alficoz en tu dieta, la mejor opción es comerlo fresco. Tan sólo debes lavarlo y ponerlo en el plato. También sirve para otorgar gran sabor a ensaladas o para la elaboración de un buen gazpacho sin batir. Para la época de más calor en verano, un gazpacho con cebolla, tomate y alficoz es de lo más saludable y refrescante.

Composición y propiedades

Entre las propiedades del melón de serpiente nos encontramos con algunas muy importantes.

  • Tiene una capacidad alcalinizante. Esto quiere decir que es capaz de neutralizar los ácidos para mejorar la digestión.
  • Sirve como alimento depurativo. Gracias a sus propiedades se pueden eliminar sustancias perjudiciales de tu organismo y así combatir algunos problemas de la piel.
  • Aunque su efecto no es propiamente la de un laxante, si que recomendable usar para facilitar el tránsito intestinal. Esta capacidad la adquiere por su gran cantidad de agua y la fibra soluble. Es muy recomendable si padeces de estreñimiento.
  • Es un buen diurético. El consumo de alficoz hace incrementar la orina, por lo que es ideal para personas con retención de líquidos o insuficiencia renal.

Necesidades y cultivo

El alficoz se cultiva en verano en las zonas con clima mediterráneo. Si tienes un huerto urbano en casa puedes experimentar su cultivo. Lo ideal es prepararlo en siembra directa durante los meses de febrero a mayo. Si las temperaturas en ese momento son muy bajas por algunas heladas de invierno, es recomendable esperar.

Recordemos que esta hortaliza no soporta temperaturas extremas. Si por el contrario, queremos sembrarlo en maceta, bastará con colocar unas tres semillas por cada macetero. Una vez crezcan, sólo nos quedaremos con la más grande y fuerte. Para su siembra se colocarán las semillas a unos 3-4 centímetros del sustrato y se regará para mantener la humedad constante hasta el momento de su germinación.

Si lo hacemos en el huerto, deberemos dejar unos 50 centímetros entre cada planta para que no compitan por alimento ni por territorio. Para evitar la aparición de posibles plagas y enfermedades, basta con mantener el cultivo con una buena ventilación, aunque sin que pierdan completamente la humedad y eliminar las malas hierbas de si alrededor.

Espero que con esta información puedan conocer más y cultivar esta hortaliza.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Huerto

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.