Alocasia odora

La Alocasia odora es una planta que tiene hojas grandes

Imagen – Wikimedia/Σ64

La Alocasia odora es una planta con hojas grandes y algo coriáceas que quedará genial en tu jardín tropical. Es también muy interesante para decorar interiores, ya que se adapta razonablemente bien a vivir en las condiciones.

Eso sí, debes de tener en cuenta que para que pueda verse bonita es necesario que disponga de espacio, puesto que aunque sus raíces no son en absoluto invasivas, ella sí que coge cierta altura.

Origen y características de la Alocasia odora

Se trata de una planta rizomatosa conocida como oreja de elefante gigante o taro asiático (o taro de Asia) nativo del este y sudeste de Asia; en concreto crece en las selvas tropicales húmedas de Japón, China, Indochina, Borneo, Bangladesh y Taiwán. Alcanza una altura aproximada de dos metros, pudiendo llegar a los 2,5 metros.

Las hojas son grandes, ovadas, de color verde y algo coriáceas. Estas se mantienen unidas a la planta por un pecíolo de entre 0,3 y 1 metro de largo. Sus flores brotan entre el follaje, y se agrupan en una inflorescencia en espádice -una especie de espiga- protegido por una espata -hoja modificada-.

Al igual que todas las especies de Alocasia es tóxica. Tanto sus hojas como el rizoma contienen cristales de oxalatos de calcio, los cuales pueden causar problemas gastrointestinales serios si se consumen, y sobre todo si se comen frescos o poco cocinados.

¿Cómo se cuida?

Disfrutar de una Alocasia odora no es difícil. Ahora que ya sabes que no se debe de consumir, es momento de descubrir cuáles son los cuidados que se recomienda darle para que crezca bien. Porque sí, se puede disfrutar mucho de ella.

Es muy bonita, y se ve bien en cualquier rincón. A pesar de que puede resultar tóxica, ello no significa que se tenga que prohibir o tirar. Si tienes niños y/o animales domésticos, sí que es aconsejable mantenerla fuera de su alcance, pero nada más.

Dicho esto, veamos cómo cuidarla:

Ubicación

  • Interior: dentro de casa hay que ponerla en una habitación en la que entre mucha luz solar, con un humidificador o bien con recipiente llenos de agua alrededor de ella. Asimismo, es importante que se tenga alejada de las corrientes de aire, como las que proceden del aire acondicionado y ventilador, y de las zonas de paso.
  • Exterior: en semisombra. No le tiene que dar el sol directamente en ningún momento. En caso de tenerla en el jardín, es buena idea ponerla bajo las ramas de algún árbol grande y frondoso.

Riego

La Alocasia odora es una planta que resiste heladas

Imagen – Flickr/Jungle Rebel

Requiere riegos frecuentes, puesto que no soporta la sequía. La frecuencia va a estar determinada por el clima y la ubicación sobre todo, por ello, lo ideal es que compruebes la humedad del sustrato o tierra en caso de dudas.

De todos modos, para que te hagas una idea, cultivando una Alocasia odora en el exterior en un clima mediterráneo, con temperaturas máximas de 38ºC y mínimas de hasta los -2ºC, y con muy pocas precipitaciones concentradas solo en unos días de primavera y otros pocos a finales de verano y otoño, se riega unas 4 a 5 veces a la semana durante los meses de más calor, y el resto unas 2 semanales.

Si en tu zona llueve con más frecuencia, no tendrás que regar tanto ya que el agua de lluvia se encargará de mantenerla hidratada. Y si la tienes en interior, tampoco habrá necesidad de rehumedecer el sustrato tan seguido, puesto que dentro del hogar este tarda más en secarse.

Tierra

  • Maceta: mezclar mantillo con un 30% de perlita o pómice.
  • Jardín: el suelo del jardín ha de ser rico en materia orgánico, con buen drenaje del agua.

Abonado

Es muy recomendable abonarla una vez cada 15 días desde primavera hasta verano con un fertilizante líquido para plantas verdes (en venta aquí).

Plagas y enfermedades

Es difícil que tenga. Si se riega en exceso, sí que podría acabar con una infección por hongos.

Multiplicación

La Alocasia odora se multiplica por semillas, hijuelos y por división del rizoma en primavera.

Época de plantación o trasplante

Crece a buen ritmo; de hecho, en climas cálidos sin heladas o muy débiles lo normal es que crezca unos 20-30 centímetros por año. Como consecuencia de ello, se aconseja plantarla en el jardín en cuanto la temperatura mínima supere los 15ºC. De este modo, en cuanto salga de su reposo invernal reanudará su crecimiento rápido.

En caso de cultivarla en maceta, deberás de plantarla a otra mayor cada 3-4 años aproximadamente. Es importante que elijas una que tenga agujeros en su base; de lo contrario el agua de riego permanecerá estancada en el interior y sus raíces se pudrirán.

Poda

La Alocasia odora es una planta de hojas grandes

Imagen – Wikimedia/KENPEI

No es necesario podarla. Lo único que tienes que hacer es cortarle las hojas secas cada vez que sea necesario. Pero eso sí, utiliza guantes de goma, especialmente si tienes alguna herida o corte (aunque sea minúsculo) en las manos, puesto que el látex que contiene en su interior puede causar irritación si entra en contacto con la piel.

Rusticidad

El rizoma soporta heladas de hasta los -10ºC, pero la parte aérea, es decir, el tallo y las hojas, se empiezan a poner feos en cuanto la temperatura baja de los 10ºC.

¿Qué te ha parecido la Alocasia odora?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.