Cuidados del Aloe vera en interior

El aloe vera es una suculenta que puede tenerse en interior

¿Se puede tener en casa el áloe vera? Esta es una planta que no suele faltar en ninguna colección de suculentas, ya que además de no requerir de muchos cuidados, tiene múltiples propiedades. Por si fuera poco, produce una flor (inflorescencia, en realidad) amarilla muy decorativa a partir de los 4 años de edad.

Pero, por lo general, se trata de una planta de exterior, ya que necesita mucha luz. Ahora bien, si te estás preguntando cómo cuidar el Aloe vera en interior, a continuación te lo vamos a contar.

¿Qué maceta y tierra necesita?

El áloe vera es una planta que no soporta el exceso de agua en sus raíces. Por este motivo, se ha de plantar en una maceta que tenga agujeros en la base, y que sea del tamaño adecuado para que pueda crecer bien un tiempo. En este sentido, si por ejemplo está en una que mide 10 centímetros de diámetro, la siguiente ha de medir entre 15 y 18 centímetros, e incluso 20 si procuramos no regarlo mucho.

Sobre la tierra, debe ser ligera, es decir, debe pesar poco y además debe de drenar rápido el agua. Para no complicarnos, podremos usar tierra para cactus y crasas de la marcas Flower, Boix o Fertiberia. Si los quieres, solo has de pinchar en los enlaces.

¿Cuándo se ha de trasplantar?

El cambio de maceta se hará cuando se le salgan las raíces por los orificios de drenaje de la misma, o cuando veamos que ha producido tantos hijuelos que se ha quedado sin espacio para seguir creciendo. Pero eso sí, hay que hacerlo durante la primavera, no en invierno, puesto que la planta necesita calor para superar el trasplante y poder, así, continuar su crecimiento.

¿Dónde se ha de poner?

El riego del aloe debe ser escaso

Se trata de una planta que necesita mucha luz, pero no se debe poner justo delante de una ventana puesto que, de hacerlo, las hojas se quemarían. Por consiguiente, es preferible ponerlo en una habitación en la que, sí, haya ventanas, pero lejos de estas. Además, es importante que a diario vayamos rotando un poco la maceta para que todas las partes del áloe reciban la misma cantidad de luz, evitando así que se etiolen (es decir, que crezcan demasiado en una sola dirección: la de una fuente de luz más potente, como el reflejo sobre un mueble por ejemplo).

Asimismo, no se ha poner en un lugar en el que haya corrientes de aire, como las que generan los ventiladores o el aparato del aire acondicionado. Si se hiciera, las puntas de las hojas se secarían.

¿Cuándo y cómo regar al áloe vera en interior?

El riego se hará solo ocasionalmente. Es una planta que resiste muy bien la sequía, pero no así el exceso de agua. Por ello, es importante que se riegue cuando la tierra está seca. Para saberlo, es muy recomendable pesar la maceta en cuanto la reguemos, y de nuevo al cabo de unos pocos días.

Y es que la tierra húmeda pesa más que la seca, así que esta diferencia de peso puede ser una guía muy útil y fiable para saber cuándo regar. De todos modos, ten en cuenta que en interior tarda mucho más en secarse, así que puede que solo hayas de rehidratarlo una vez por semana durante el verano, y cada 10 o 15 días el resto del año.

Además, cuando llegue el momento, has de echar el agua a la tierra, hasta que salga por los agujeros de drenaje de la maceta. Así te asegurarás de que se hidrata bien. En caso de que tenga un plato debajo de la maceta o esté dentro de un recipiente sin agujeros, tenemos que acordarnos de escurrirlo con el fin de evitar que las raíces se ahoguen.

¿Se ha de abonar?

Sí, claro. Desde el comienzo de la primavera hasta que empieza a refrescar en otoño es muy recomendable abonar al Aloe vera. Para ello, usaremos abonos líquidos como el guano, o fertilizantes también en formato líquido como el de cactus y crasas de Flower.

En cualquier caso, hay que seguir las instrucciones de uso que encontraremos en el envase; de lo contrario correríamos el riesgo de causarle importantes daños a la planta.

¿Qué problemas puede tener el Aloe vera en interior?

El Aloe vera se planta en primavera

A veces podemos cometer algún error, por eso es importante saber qué problemas puede tener nuestra planta cultivada en casa:

  • Hojas caídas, sin fuerza: si tu planta se ve »abierta», es porque le falta luz. Llévala a una habitación en la que haya mucha claridad.
  • Hojas blandas, como podridas: seguramente sea por exceso de agua. Cámbiale la tierra sin tocarle mucho las raíces y plántala en una maceta con agujeros en su base. A partir de entonces, riégala con menos frecuencia.
  • Hojas cerradas: le falta agua. Has de regar más seguido.
  • No florece: lo cierto es que en interior le cuesta mucho florecer. Puedes ayudarle abonándolo con un fertilizante universal o para plantas con flor en primavera, pero si puedes lo mejor es sacarlo al exterior y ponerlo en sombra parcial o semisombra.

Esperamos que puedas disfrutar de tu Aloe vera cultivado en interior.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)