Amanita rubescens

Amanita rubescens

Hoy hablamos de un tipo de seta que es considerada como un buen comestible y bastante demandada en la cocina. Se trata de la Amanita rubescens. Es una seta muy demandada por aquellas personas que se dedican a la recolección de setas para lobo poder degustarlas en diversos platos. Sin embargo, hay que tener cuidado con este tipo de setas ya que tienen algunos componentes tóxicos y debemos saber diferenciar bien todo esto.

Para ello, vamos a dedicar este artículo para explicarte todas las características, propiedades y como encontrar la Amanita rubescens.

Características principales

Amanita vinosa

Sombrero y láminas

Se trata de un tipo de seta cuyo sombrero tiene una forma que va evolucionando conforme vaya desarrollándose. Cuando es una seta joven tiene un aspecto globoso y se va tornando cada vez más convexo conforme se desarrolla hasta alcanzar una forma casi plana en su etapa adulta. El diámetro de este sombrero varía entre los 5 y 15 centímetros, incluso a veces puede ser mayor. Posee una cutícula con un color típicamente rojizo vino pero puede ser muy variable. Hay algunos ejemplares que tienen tonalidades más claras casi blanquecinas y que puede dar lugar a diversas confusiones con otras especies de setas parecidas.

El sombrero también suele tener numerosos restos del velo universal en forma de verrugas algodonosas. Para reconocer fácilmente esto sombreros debes ver que los de los universales son de color blanco rosáceo o grisáceo y nunca de color blanco. Si es blanco totalmente será otra especie de seta. Este es uno de los indicadores más comunes que se emplean para diferenciar la Amanita rubescens de otras especies semejantes. A veces podemos encontrar estos restos que desaparece en casi por completo en grandes zonas del sombrero.

Posee el sombrero bastante carnoso, consistente pero algo frágil. La cutícula se puede separar fácilmente del resto de la piel y tiene una superficie lisa y brillante que se diferencia de otras especies. El margen del sombrero es delicado, incurvado plano y no es estriado. Este es otro indicativo que nos puede ayudar a diferenciar esta especie de otra. Sí que hay que comentar la gran variabilidad que existe en cuanto apariencia, color y otras características de este sombrero entre ejemplares de la misma especie.

Sus láminas son apretadas, libres y encontramos un gran número de ellas. También cuentan con lamélulas de tamaño más pequeño. Su color es blanco y se mancha con la edad conforme se desarrolla y va adquiriendo tonos rojizos. Las aristas que tienen las láminas son del mismo color y algo flocosas.

Pie y carne

En cuanto al pie, tiene forma cilíndrica, robusto y lleno. Se va tornando de una textura más gruesa conforme vamos hacia la base. Con la edad es un pie que va evolucionando hacia una forma claviforme con suave bulbo continuo. Suelen medir aproximadamente entre 8 y 15 centímetros de alto y entre 1 a 4 centímetros de diámetro. Es un pie de color blanco por completo, aunque también se le puede ver de otros colores derivados como el blanco crema o el blanco rosado. Posee leves estrías con algunas fibrillas más oscuras y en posición de zig-zag que va desde el anillo al sombrero. Por debajo hasta la volva tiene un aspecto más oscuro con un suave punteado vinoso y algo más fibrilloso. Cuando nos dirigimos hacia la base del pie vemos que tiene la volva conforma un molde y tiene el mismo color rosa pero algo más acentuado. El pie se deshace de paulatinamente en trocitos más pequeños.

La parte inferior del pie suele ser atacada por larvas por lo que hay que fijarse bien a la hora de recolectar estos ejemplares. Muchas de las larvas se suelen quedar del bulbo e incluso en la parte del pie que está en contacto con la tierra. Cuando se rozaba el pie se suele tornar en colores rosas vinosos algo más oscuros. El anillo es bastante amplio y membranoso con un color blanquecino pero con estrías en su parte superior cuando es joven y con un color suavemente vinoso en su parte inferior.

Por último, analizamos su carne. Este color blanca y cambia a tonos rosa vinoso más o menos intenso cuando se corta o se roza. Esta tendencia a cambiar a tonos rosa vinoso se puede ver con mayor intensidad en la parte interior del pie. La carne es bastante consistente pero se va ablandando con la edad. Bajo la cutícula está carne también adquiere un color vinoso. Se puede reconocer a simple vista ya que esta seta tiene un olor fúngico muy suave y posee un sabor dulce que se va volviendo ácido cuando  transcurre un breve periodo de tiempo.

Ecología y hábitat de la Amanita rubescens

Características de la Amanita rubescens

Esta especie es bastante común en casi todos los tipos de bosques y suelos. Tan sólo necesita una zona con bastante frondosidad y con alto nivel de humedad. Se trata de una especie micorriza de numerosos y variados árboles. Podemos encontrar la Amanita rubescens tanto de forma solitaria como en grupos de pocos ejemplares durante la época de finales de primavera hasta el otoño.

Puede crecer en bosques tanto de caducifolios como en bosques de coníferas. Tiene una comestibilidad muy buena que le hace ser una seta muy apreciada en la cocina. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con ella. No sólo porque se parece físicamente a otros tipos de setas y podemos equivocarnos a la hora de la recolección, sino porque la Amanita rubescens tiene diversos componentes tóxicos volátiles.

Se trata de un tipo de seta que no se debe comer nunca en crudo. Se debe cocinar muy bien y se recomienda la recolección solamente a aquellas personas que ya tienen una buena experiencia en la recolección de setas.

Posibles confusiones de la Amanita rubescens

Sombrero de la Amanita rubescens

Como hemos mencionado a lo largo del artículo esta especie suele confundirse con otras setas muy parecidas. Vamos a ir enumerando cada una de ellas:

  • Amanita pantherina: esta especie es muy tóxica y su sombrero puede llegar a tener un color muy parecido al de la Amanita rubescens. La principal diferencia de ambas reside en su carne. Y es que la carne de la Amanita rubescens vida de color al rosa vinoso mientras que la otra es inmutable. Además, se puede observar que esta especie tiene el margen estriado mientras que la que estamos analizando no.
  • Amanita spissa: esta especie se le parece bastante. La principal diferencia consiste en que ésta tiene el bulbo napiforme y puntiagudo y huele a rábano. Esta especie no es tóxica pero es un comestible mediocre.

Espero que con esta información puedan conocer más acerca de la Amanita rubescens.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.