¿En qué consiste el amensalismo?

El eucalipto no deja crecer plantas cerca de él

¿Alguna vez has puesto alguna planta en maceta debajo de, por ejemplo, un eucalipto y sin más ni menos se empezó a secar? Y es que, aunque es cierto que estos árboles tienen raíces que compiten ferozmente con los de las demás por conseguir agua y nutrientes, las principales responsables de la muerte de la planta que se ponga cerca de ella serán las sustancias que segreguen las hojas de dicho eucalipto.

¿Por qué? ¿Cómo se llama esto? Pues tiene un nombre que puede sonarte un tanto curioso: amensalismo, y es sin duda algo que tenemos que conocer para poder tener -todas- nuestras plantas sanas.

¿Cuál es la definición de amensalismo?

Todos los seres vivos, seamos animales, plantas o microorganismos, grandes o pequeños, tenemos un fuerte instinto de supervivencia. Nacemos con él, y basándonos en eso a veces actuamos de formas que puede no afectar a los demás, o bien puede que sí les afecte ya sea de manera positiva o negativa. En el caso del amensalismo estamos hablando de una interacción biológica que se da cuando un organismo se ve perjudicado mientras que el otro no sufre ningún cambio, es decir, que esa relación le resulta neutra.

Este tipo de relación se puede dar, como decíamos, en todos los seres vivos, pero al ser este un blog de jardinería nos vamos a centrar en, como no podía ser de otra manera, las plantas. Los seres vegetales empezaron su evolución hace más de 400 millones de años. Al principio apenas tenían competidores, puesto que la vida no había hecho más que comenzar, pero a medida que fue pasando el tiempo y fueron apareciendo cada vez más plantas y posteriormente los animales, la competencia ha sido cada vez mayor.

Para poder sobrevivir se las han ingeniado muy bien. De hecho, son muchas las que producen antibióticos, es decir, sustancias que impiden que, por ejemplo, una semilla pueda germinar, o una planta pueda crecer. Así, cuando un tipo de planta impide que otras crezcan cerca de ella, esto es, cuando ha conseguido establecerse sin tener competidores o muy pocos, se forma una población. Esta no solo es capaz de producir concentraciones altas de antibióticos, sino también de tolerarlas.

¿En qué se diferencian el amensalismo y la competencia?

En un bosque la competencia puede ser brutal

En los bosques y selvas la competencia puede ser muy grande, por lo que a menudo solo sobreviven los más fuertes.

Ambos términos tienen significados muy parecidos, pero es importante saber diferenciarlos puesto que no necesariamente son lo mismo. La competencia, a diferencia del amensalismo, es la lucha entre dos organismos que quieren conseguir los mismos recursos que el otro. Por lo tanto, ambos obtendrán beneficios, pero también pueden sufrir daños.

El amensalismo en cambio es una relación que resultará perjudicial para una de las partes, pero no para la otra.

¿La alelopatía es un tipo de amensalismo?

No exactamente. La alelopatía es un fenómeno biológico que se da cuando un organismo produce sustancias bioquímicas que influyen de manera positiva (es algo que se conoce como alelopatía positiva) o negativa (alelopatía negativa) a otros. En el amensalismo siempre habrá una parte que sufrirá daños.

Algunas de las sustancias aleloquímicas son el alcanfor, el pineno o el dipenteno, entre otras, las cuales son producidas por plantas diversas, como el pino, artemisia o el eucalipto.

Ejemplos de amensalismo en plantas

Hay muchas plantas que impiden el crecimiento de otras. Estas son algunas de las más conocidas:

Eucalipto

Los eucaliptos son árboles que impiden que otras plantas crezcan

Los Eucalyptus son árboles que se desarrollan rápido, hasta el punto de que pueden crecer hasta un metro por año si se dan las condiciones adecuadas (temperaturas suaves, humedad, tierra rica en nutrientes). Pero sus hojas contienen unas toxinas que impiden el crecimiento de otras plantas. Hay quien dice que solo son capaces de soportar dichas sustancias las zarzas.

Leucaena

Las Leucaena son árboles de crecimiento rápido

Imagen – Flickr/John Tann

Las Leucaena son arbolitos y árboles que se parecen bastante a las Albizia, pero a diferencia de estas, ellas pueden ser ‘enemigas’ de algunas plantas. En concreto, no se deben de plantar cerca de cultivos de trigo y cúrcuma, puesto que el rendimiento de estos disminuirá.

Nogal negro

El nogal negro es un árbol grande

Imagen – Wikimedia/Jean-Pol GRANDMONT

Los nogales negros, cuyo nombre científico es Juglans nigra, son árboles que se cultivan por su belleza, así como por sus frutos. Su ritmo de crecimiento es rápido, y además resisten muy bien las heladas. Ahora bien, produce una sustancia llamada juglona que impide el desarrollo normal de las plantas que germinen y crezcan a una distancia inferior a los 5 metros del tronco.

Pino

Los pinos son unos grandes competidores

Los pinos crecen muy rápido, y tienen raíces muy poderosas capaces de extenderse varios metros desde el lugar donde se sitúa el tronco. Si se planta cualquier cultivo a una distancia inferior a los 10 metros, lo acabarás perdiendo, y es entonces cuando pienses que ha sido por las raíces… pero ese no será el único motivo. Y es que sus hojas al caer no solo liberarán sustancias tóxicas para las plantas, sino que además contribuirán a acidificar el terreno, algo que no les sentará nada bien a aquellas que solo crecen en suelos arcillosos (como los algarrobos por ejemplo).

Espero que te haya sido de interés.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.