Amentos

Los amentos se encuentran en algunas especies de árboles

¿Alguna vez os habéis fijado en unas flores pequeñas que forman racimos y cuelgan de los árboles? Son bastante curiosas y quedan realmente preciosas. Se las conoce como amentos. Si no sabéis qué son, os recomiendo que sigáis leyendo.

En este artículo explicaremos qué son los amentos y cómo se polinizan. Además, nombraremos algunos vegetales en los cuales podemos encontrar estas flores tan bonitas.

¿Qué son los amentos?

Los amentos son flores apretadas entre sí que forman racimos

Comencemos explicando qué son los amentos. A nivel botánico se definen como un conjunto flores que, en su totalidad, forman una espiga o racimo de varias flores que se encuentran apretadas entre sí. Habitualmente, los amentos suelen ser unisexuales, es decir, femeninas o masculinas, y colgantes. Son unas flores muy simples que no cuentan con sépalos ni con pétalos. Las femeninas están reducidas al estigmas, mientras que las masculinas lo están a los estambres.

Generalmente, los amentos son flores pertenecientes a algunas especies de árboles. Estos suelen pertenecer a los siguientes géneros:

Artículo relacionado:
¿Qué son y qué función tienen los amentos de las plantas?

Si bien es cierto que son unas flores bastante llamativas, en algunas especies de árboles no se pueden ver a no ser que se utilicen prismáticos, ya que surgen en la parte más alta del vegetal. Esto sucede, por ejemplo, en el caso del Populus alba, también conocido como álamo blanco.

Como es habitual, las flores ayudan mucho a la hora de identificar las diferentes especies vegetales. Así también los amentos, que en algunas ocasiones incluso tienen unos colores bastante brillantes. Gracias a ellos nos puede resultar más fácil identificar ciertas especies arbóreas.

¿Cómo se polinizan los amentos?

La polinización de los amentos se lleva a cabo mediante el polen transportado por el viento

A la hora de la polinización, las flores masculinas, que suelen estar agrupadas en amentos, son las encargadas de producir el polen que sirve para fecundar el ovario de las flores femeninas. Por este motivo, ambos sexos florecen en épocas distintas: Mientras que las masculinas florecen en octubre, las femeninas no lo hacen hasta enero, al menos en el caso de los avellanos. De esta manera, las flores masculinas van creciendo y cuando alcanzan la madurez, las flores femeninas se abren para que se pueda llevar a cabo la fecundación exitosamente.

En cuanto al acto en sí de la polinización, normalmente se lleva a cabo mediante el viento. El aire transporta millones de diminutos granitos de polen producidos por los amentos hasta llegar a los estigmas. Después de este proceso, el tubo polínico comienza a crecer hasta llegar a la base del estigma. Así entra en un período de reposo que suele durar entre cuatro y cinco meses. Pasado este tiempo, el crecimiento es reanudado hasta que finalmente el polen acaba fertilizando al óvulo. En el caso del avellano, por ejemplo, la pared del ovario es la cáscara de la avellana y la semilla es básicamente el embrión. Este se desarrolla hasta convertirse en el fruto de la avellana.

¿Qué plantas tienen amentos?

Son varios los géneros de árboles que tienen amentos

Ya sea en el jardín o en plena naturaleza, existen muchas posibilidades de ver estas flores tan curiosas. A continuación hablaremos sobre cuatro especies de árboles diferentes cuyos amentos destacan por su belleza, siendo así muy populares tanto en jardines públicos como privados.

Sauce blanco (Salix alba)

Un árbol que tiene unos amentos muy bonitos es el sauce blanco, también conocido como Salix alba. En este caso están formados por unos filamentos largo y su nacimiento tiene lugar en primavera.

Podemos encontrar el sauce blanco en Asia, en Europa y espontáneamente en el norte de África. Sin embargo, es un árbol que ha sido plantado por el ser humano en muchísimos lugares distintos durante miles de años, por lo que resulta prácticamente imposible decir con exactitud cuál es su área natural. Tanto en las Islas Baleares como en la Península es bastante común encontrarlo y está muy disperso.

Encina (Quercus ilex)

También la encina, conocida como Quercus ilex, cuenta con unos amentos preciosos de color amarillento y ocre. Sus flores aparecen en primavera y se agrupan en ramillos colgantes.

La encina es un árbol que se encuentra por toda la región perteneciente al mar mediterráneo. No obstante, la subespecie Quercus ballota existe por toda la península ibérica, teniendo una población bastante densa en el interior. En cambio, la subespecie Quercus ilex se distribuye más bien por aquellas zonas más cercanas a la costa cantábrica y a la mediterránea, desde las Baleares y Cataluña hasta llegar a Almería. Curiosamente, en las zonas donde ambas subespecies se solapan, crecen árboles híbridos, diluyendo los rasgos diferenciadores de ambas subespecies.

Abedul plateado (Betula pendula)

Otro árbol que posee amentos preciosos es el abedul plateado o Betula pendula. En este caso, los amentos son machos y de los meses de marzo hasta mayo se alargan hasta desprender el polen a la vez que comienzan a abrirse los brotes de las hojas. En cambio, los amentos femeninos apuntan hacia arriba y son bastante cortos. Después de la polinización, cuando inician el desarrollo de las semillas, empiezan a colgar hacia abajo.

El abedul plateado se distribuye por el norte de Marruecos, por el oeste de Asia y por casi toda Europa. No obstante, en la Península Ibérica es más frecuente desde Galicia hasta los Pirineos.

Álamo blanco (Populus alba)

Finalmente queda por destacar el álamo blanco, o Populus alba. Sus flores femeninas forman unos ramos colgantes y alargados, que son los amentos. Estos son bastante gruesos y aparecen normalmente en la parte más alta del árbol.

Podemos encontrar al álamo blanco en el norte de África, en el oeste de Asia y en el centro y sur de Europa. Esta especie arbórea se utiliza mucho como ornamento o para repoblar algunas zonas. En la península ibérica, el álamo blanco crece en casi toda las regiones de forma natural, a excepción de las zonas más húmedas pertenecientes al noroccidente y a la Cornisa Cantábrica. Sin embargo, en las Islas Baleares se considera que esta especie fue introducida.

Ahora que ya sabemos lo que son los amentos y dónde encontrarlos, podremos fijarnos la próxima vez que demos un paseo. Seguro que nos resultará más sencillo identificar según qué especie de árbol.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.