Anacardos (Anacardium occidentale)

Los anacardos son frutos secos comestibles

Los anacardos son frutos secos que están deliciosos, pero… ¿sabes qué árbol los produce y cuáles son sus cuidados? Si tienes curiosidad, a continuación te voy a explicar todo sobre él: características, necesidades de agua, luz y abono,… y en definitiva, todo lo que tienes que saber para poder disfrutarlo en tu huerto o jardín.

Así que sin más dilación, vamos a conocer más a esta fantástica planta que, además de ser comestible y muy ornamental, tiene propiedades muy interesantes para nuestra salud.

Origen y características

Vista del árbol de anacardos

Imagen – Wikimedia/Eric Gaba

Se trata de un árbol cuyo nombre científico es Anacardium occidentale, conocido como cajú, castaña de cajú, cajuil, casho, caguil, merey o anacardo. Es originario del nordeste de Brasil, y alcanza una altura de 5 a 10 metros, con una copa amplia, aparasolada, compuesta por hojas perennes, alternas, glabras, y con un tamaño de 20 x 15cm.

Las flores se agrupan en inflorescencias paniculares de 10 a 20cm de largo, y pueden ser femeninas o masculinas. El fruto consta de una parte carnosa, la cual es de sabor ácido y astringente, y la nuez que es rica en proteínas.

Su esperanza de vida es de unos 30 años, y empieza a fructificar al tercer año de edad.

¿Cuáles son sus cuidados?

El fruto del anacardo es rojo

Si quieres tener un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Clima

Cuando tenemos intención de adquirir una planta lo primero (primerísimo, si se me permite la palabra 😉 ) que habría que hacer es preguntarse si va a ir bien en nuestro clima, ya que de lo contrario lo más probable es que acabemos gastando un dinero para nada.

En el caso del árbol de anacardo, hay que saber que al ser de Brasil solo puede vivir bien en climas tropicales, con temperaturas de entre los 30ºC de máxima y los 15ºC de mínima. No le gusta el frío, y no soporta heladas (quizás hasta -1ºC siempre que sea de forma puntual y solo si luego sube por encima de los diez grados).

Tierra

  • Maceta: es aconsejable poner una primera capa de gravilla volcánica (pómice, akadama, kiryuzuna, o similares), y luego terminar de rellenarla con 80% mantillo con 10% de abono orgánico como el humus de lombriz (cómpralo aquí) o el guano (puedes comprarlo aquí). De todas maneras, no es una planta que se pueda cultivar en recipiente durante toda su vida debido al tamaño que llega a alcanzar.
  • Jardín o huerto: crece en suelos fértiles, sueltos, y ricos en materia orgánica.

Riego

La frecuencia de riego va a variar mucho a lo largo del año, especialmente si se vive en una zona donde el clima es templado y las estaciones están bien diferenciadas. Así pues, durante la temporada de crecimiento (coincidiría con la primavera y el verano en zonas templadas) se regará más seguido que el resto del año (otoño-invierno).

De todos modos, en caso de duda es muy aconsejable comprobar la humedad de la tierra antes de regar, ya que de esta manera se evitará que las raíces se pudran o que por el contrario se sequen por completo. Hay varias maneras de hacerlo, que son:

  • Introduciendo un palo delgado de madera: si al sacarlo sale con mucha tierra adherida, no regaremos.
  • Utilizando un medidor de humedad digital: al instante nos dirá si está húmeda o no.
  • Pesando la maceta una vez regada y de nuevo al cabo de unos días: la tierra húmeda pesa más que la seca, así que esta diferencia de peso puede servir de guía.

Abonado

Compost, un abono ideal para tu anacardo

Durante toda la temporada de crecimiento, al menos una vez al mes o cada 15 días será recomendable aportarle abonos orgánicos, como compost, estiércol u otros. Lo único que hay que saber es que si se está cultivando en maceta se debe usar abono líquido, siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.

Multiplicación

Los anacardos se multiplican por semillas en primavera, o tras la temporada seca si vives en una zona con clima tropical cálido. La manera de proceder es la siguiente:

  1. Primero, rellenamos una bandeja de semillero con mantillo mezclado con perlita a partes iguales.
  2. Después, regamos a consciencia.
  3. Luego, colocamos un máximo de dos semillas en cada alvéolo.
  4. A continuación, las cubrimos con una fina capa de sustrato y espolvoreamos cobre o azufre, que son fungicidas naturales de gran eficacia.
  5. Por último, cogemos un pulverizador/atomizador y, tras rellenarlo con agua, humedecemos bien la superficie del sustrato.

Ahora solo quedará colocar el semillero en el exterior, en semisombra, y mantener el sustrato húmedo pero no encharcado. Así, germinarán en unas 3 o 4 semanas.

Época de plantación o trasplante

En cuanto la temperatura supere los 15ºC. Si está en maceta, trasplantar cada 2 años a una mayor.

Rusticidad

No resiste heladas. Para poder cultivarlo en el exterior todo el año la temperatura no debería de bajar de los 15ºC.

¿Qué usos tiene?

Los frutos del anacardo son secos

Ornamental

El árbol de anacardos es una planta muy decorativa, que además da una muy agradable sombra.

Comestible

Sus frutos, y en especial las nueces, son un rico y nutritivo tentempié. Su valor nutricional por 100 gramos es el siguiente:

  • Carbohidratos: 30,19g, de los cuales 5,91g corresponden a los azúcares.
  • Grasas: 43,85g
  • Proteínas: 18,22g
    • Vitamina B1: 0,42mg
    • Vitamina B2: 0,06mg
    • Vitamina B3: 1,06mg
    • Vitamina B6: 0,42mg
    • Vitamina C: 0,5mg
    • Calcio: 37mg
    • Hierro: 6,68mg
    • Magnesio: 10mg
    • Fósforo: 50mg
    • Potasio: 660mg

¿Los anacardos engordan?

Hay mucha gente que se lo pregunta, y lo cierto es que hay que controlar su consumo pues 18 unidades contienen 163 calorías.

Propiedades medicinales del anacardo

Los anacardos, además de estas deliciosos, tienen propiedades medicinales. De hecho, son excelentes porque:

  • previenen el cáncer,
  • ayudan a retrasar el envejecimiento,
  • mejoran la salud del corazón y las arterias,
  • fortalecen el esqueleto,
  • son unos de los más buenos aliados para la piel y el cabello,
  • y por si fuera poco, frenan la formación de cálculos biliares.

Contraindicaciones

No se recomienda su consumo si tenemos intolerancia a los frutos secos, ni si tenemos problemas de estómago. Asimismo, los niños menores de 3 años no deben de consumirlos por el riesgo de atragantamiento.

Las flores de anacardo son pequeñas

Imagen -Wikimedia/Renjusplace

¿Qué te han parecido los anacardos? Espero que hayas aprendido mucho sobre el árbol que los produce, pero si te han quedado dudas, escríbelas en los comentarios 😉 .

¿Sabes cómo regar las plantas durante el verano?
Apunta nuestros consejos y trucos para poder disfrutar de una estación llena de vida y color
Riego de las plantas durante el verano

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.