¿Por qué mi anturio tiene las hojas marrones?

El anturio es una planta que puede volverse marrón

¿Te gusta el Anthurium? Puede ser una planta que, en un principio, no te llame demasiado la atención, pero cuando te acercas más, y te entra la curiosidad por conocer otras variedades, además de la común con flor roja, es muy fácil que te enamores de este género botánico, tanto que cuando sus hojas se vuelven marrones, no es de extrañar que te salten todas las alarmas.

Quizás te preguntes si la has estado regando mucho, o si es que no se siente a gusto en el lugar donde lo colocaste. Bueno, antes de nada, lo mejor que puedes hacer es… calmarte. Sí, porque a continuación te voy a decir por qué el anturio puede tener las hojas marrones, y qué medidas has de llevar a cabo para recupere su belleza natural.

Sol o luz directos

El anturio puede tener hojas marrones

Si hay algo a lo que temen los anturios más que a nada, es al sol directo. Son plantas que quieren mucha luz, pero sus hojas no están diseñadas para soportar el impacto directo de los rayos del sol, ni tampoco los que atraviesan las ventanas. Esto es así porque son plantas que viven a la sombra de otras que crecen mucho más, como árboles, palmeras y trepadoras con los que comparten hábitat.

Por eso, si vemos que un día amanece con manchas amarillas o marrones que el día anterior no tenía, y que estas manchas solo están en las hojas más expuestas a la luz, podremos dar por sentado que nuestro anturio se está quemando. Para que no empeore, lo cambiaremos de sitio.

Tierra o agua inadecuadas

El anturio no es una planta de difícil cultivo, pero si hay algo que puede hacer que su salud empeore a pasos agigantados es plantarlo en una tierra y/o usar un agua de riego inadecuados. ¿Por qué? Porque se trata de una planta ácida, es decir, que crece en tierras cuyo pH es ácido, de entre 4 y 6. Si lo plantamos en una cuyo pH es neutro o alcalino (o sea, de 7 o superior) y/o si lo regamos con un agua alcalina, las hojas se pondrán marrones con el tiempo.

Y es que este tipo de plantas necesitan hierro para crecer y realizar con normalidad la fotosíntesis, pero en suelos alcalinos este nutriente, aunque puede estar, es inaccesible. Por eso es tan importante plantar el anturio en tierra ácida, que contenga turba rubia y/o fibra de coco. Otra opción es comprar sustrato específico para plantas ácidas, como el de la marca Flower, Battle o Boix. Asimismo, hay que regar con agua de lluvia siempre que eso sea posible, o bien con una cuyo pH sea bajo, entre 4 y 6.

Si vemos que tiene las hojas cloróticas, esto es, que se vuelven amarillas desde la punta y márgenes hacia dentro, dejando los nervios verdes, hay que saber que después pasarán a ser marrones, empezando también desde la parte más externa de la hoja hacia el interior. Para solucionarlo cuanto antes, aplicaremos un abono foliar en spray para plantas verdes.

Falta de espacio

Es una causa que suele pasar inadvertida, pues no se le da la importancia que realmente tiene. A menudo, compramos plantas y las dejamos en esas mismas macetas durante años y años, creyendo que no necesitan un cambio. Pero lo cierto es que si empiezan a tener las hojas marrones y no existe un motivo aparente, tendremos que sospechar que se ha quedado sin espacio para seguir creciendo.

¿Cómo saberlo con seguridad? Lo primero es dejar de pensar que solo necesitan trasplante si se les salen raíces por los agujeros de la maceta. Por supuesto, este es un motivo por el que tendríamos que plantarla en una más grande, pero no es el único. De hecho, también se debe hacer si está recién comprada, y si después de ver que a simple vista parece que la maceta se le está quedando un poco justa.

La plantaremos en una maceta con agujeros en su base, llena con sustrato para plantas ácidas, o bien con fibra de coco, de la cual te dejamos un vídeo para que sepas cómo es:

Exceso o falta de riego

Tanto el exceso como la falta de agua harán que las hojas del anturio se vuelvan marrones. Por consiguiente, toca saber cuáles son los síntomas de cada uno y qué hacer para que la planta se reponga:

  • Exceso de riego: cuando regamos demasiado, las hojas empezarán a ponerse amarillas y luego marrones. Las primeras serán las inferiores, y luego las siguientes. Además, puede aparecer moho y/o verdina, y la tierra se volverá muy pesada. Por ello, lo que haremos será aplicarle un fungicida sistémico en spray como este, y plantar al anturio en una maceta con tierra nuevas. Ojo: no le desharemos el cepellón o pan de raíces, pero si tiene tierra suelta, se la quitaremos. Luego, no regaremos, sino que esperaremos a que pase unos 3 o 4 días.
  • Falta de riego: cuando el anturio está pasando sed, las primeras hojas que sufrirán daños serán las nuevas. Estas se volverán amarillas, y rápidamente marrones. Asimismo, veremos la tierra seca y, si cogemos la maceta, notaremos que pesa poco. Por fortuna, se soluciona con relativa rapidez, ya que simplemente hay que sumergir la maceta en un recipiente con agua unos 30 minutos, y a partir de entonces, regar más seguido.

Pero, ¿cada cuánto regar al anturio? Por lo general, se aconseja hacer hasta 3 veces por semana en verano, y entre 1 y 2 veces a la semana durante el resto de estaciones.

Necesita abono

El anturio es una planta ácida

El anturio necesita nutrientes para crecer y producir sus flores, motivo por el que cuando pasa mucho tiempo en la misma maceta llega un momento en el que las hojas pasan a ser marrones. Por eso, aparte de asegurarnos de que está en un recipiente del tamaño adecuado, debemos de abonar nuestra planta durante la primavera y hasta final del verano.

Para ello usaremos un abono, o si se quiere un fertilizante para plantas ácidas, líquido como este. Se han de seguir las indicaciones de uso, pues ese es el único modo de evitar el riesgo de que se produzca una sobredosis.

¿Te han sido de utilidad estos consejos? Esperamos que tu anturio vuelva estar precioso pronto.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.