Cultivo de arándanos (Vaccinium myrtillus)

Los frutos rojos son muy cultivados tanto en macetas como en el campo y en huertos urbanos. Para que su plantación sea un éxito se necesitan conocer algunas de las necesidades del suelo y cuidados. Nos centraremos en el cultivo de los arándanos. Su nombre científico es Vaccinium myrtillus y sus necesidades de cultivo varían dependiendo de las especies.

Si quieres aprender todo sobre los arándanos y como plantarlos, sigue leyendo 🙂

Requerimientos de plantación

Los factores limitantes que más afectan a los arándanos son los del suelo. Su pH debe estar entre 4,3 y 5. Toleran únicamente suelos ácidos, por lo que es necesario que la zona donde se cultiva no tenga fuertes vientos. De esta forma evitaremos la caída de frutos que ocasione daños como arañazos. Además, se deben evitar las zonas con heladas invernales que afectan a su época de floración.

La temperatura es un factor importante a tener en cuenta. El arándano requiere un determinado número de horas y frío. A partir de los 7 grados e inferiores, la planta se mantiene en un estado de latencia. Cada especie que cultivamos tiene un rango de temperaturas para salir de la latencia diferente. El rango más óptimo de temperaturas para el correcto crecimiento y desarrollo es entre los 16 y 25 grados. Por encima de los 30 grados la planta se empieza a resentir por el calor extremo.

Por otro lado, cuando las temperaturas descienden por debajo de los -5 comienzan a dañar los frutos y se puede llegar a perder la cosecha. La humedad es algo a tener en cuenta, ya que necesitan valores de humedad relativa bastante altos. Estos valores de humedad se pueden conseguir en los invernaderos. No debemos confundir alta humedad con encharcamiento. Por activa y por pasiva hay que intentar evitar que nuestros arándanos acaben mojados y empapados por exceso de humedad o riego.

Cuando regamos demasiado y la humedad se convierte en un problema, el sistema radicular de la planta comienza a asfixiarse. Lo mismo ocurre cuando hay escasa humedad o hay sequía. La humedad es un indicativo de que el sustrato o el terreno donde se cultiva debe regarse. Además, debe tener una estructura ligera, una buena capacidad de drenaje y gran contenido de materia orgánica.

Cómo se cultivan los arándanos

Características de suelo

Por encima de un pH del suelo de 5, la planta comienza a manifestar un desarrollo deficiente y una brotación clorótica. Debido a ello, el pH se debe mantener entre 4,3 y 5. Por el contrario, si el pH desciende por debajo de 4, la planta puede ser afectada por toxicidades del manganeso.

En los suelos que sean calizos tendremos que desestimar el cultivo o habrá que mejorarlo para que tenga buena acidificación. Este acondicionamiento del suelo previo a los cultivos se debe realizar al menos con 6 meses de antelación. Entre las técnicas más usadas para su cultivo se encuentra la aportación de abonos de reacción ácida. Estos se deben mezclar en una franja de 20 centímetros de profundidad para que cale perfectamente.

Si cultivamos los arándanos en contenedor en un huerto urbano o una terraza, no tendremos el problema del suelo ya que podremos utilizar un sustrato especial para plantas acidófilas.

Laboreo previo

En cuanto a la preparación del terreno, es recomendable antes de la plantación realizar un laboreo. El laboreo tiene que ser subsolado si se hace en huertos urbanos o jardín. Se tiene que laborear hasta medio metro de profundidad para conseguir una buena aireación del suelo y un aumento del drenaje.

Una vez hemos realizado el laboreo, pasaremos con un motocultor para remover bien el terreno. En este momento se aprovecha para realizar el abonado de fondo en el que aportaremos la materia orgánica.

Si no cultivamos en un contenedor o bolsa de cultivo, en campo o jardín, es necesario realizar caballones sobre los que se plantarán. Esto favorece la aireación y el drenaje. Las características van en función de la variedad y la técnica de cultivo que se emplea. Para orientar bien, se necesita un acaballonado de unos 100 centímetros de ancho y una altura de 40 centímetros.

Riego y acolchado

El riego más adecuado para los arándanos es el localizado ya que permite acidificar el agua con más facilidad. Se puede conseguir si colocamos un dosificador en la red de riego que vaya inyectando el producto que acidifica (puede ser ácido nítrico).

En los meses de primavera y verano los riegos deben ser más intensos por varias razones. Una de ellas es por una mayor cantidad de evapotranspiración. La segunda es porque son las fases de engrosamiento y maduración del fruto y necesitan más agua.

Pasemos al acolchado. Se necesita un acolchado, sobre todo si se siembra en un huerto urbano, campo o jardín. Gracias al acolchado podremos mantener la humedad del suelo antes y durante su plantación. El acolchado puede ser tanto orgánico como sintético. Si optamos por un cultivo ecológico y respetuoso con el medio ambiente en nuestro huerto de campo o jardín, recomendamos mantener las calles de cultivo con vegetación para evitar la erosión del viento y la lluvia.

Plantación  y mantenimiento

La época ideal de plantación es entre finales de otoño y principios de invierno. En esta época la planta está en reposo vegetativo y después florecerá cuando aumenten las temperaturas. El plantón del arándano se coloca en un hoyo que haremos en los caballones. Compactamos ligeramente el terreno y realizamos el acolchado. Es importante analizar que las raíces no queden desnudas o se podrían dañar con facilidad.

Debemos dejar entre cada planta unos 3 metros de espacio para que no compitan por el alimento.

Los arándanos necesitan tareas de mantenimiento que se reducen a podas. Pueden ser tanto de formación, cultivo o rejuvenecimiento. En el caso de la poda de formación se realiza tras la plantación. De esta forma aprovechamos su estado vegetativo y eliminaremos las ramas dañadas y la primera mitad de las demás. Las otras podas sirven para mantener una estructura equilibrada, dejando unas ocho o diez ramas para mantener una producción estable y fácil de cuidar.

Propiedades de los arándanos

Los arándanos tienen propiedades medicinales muy favorables para aquellas personas que lo necesitan. Tienen muy bajo contenido en azúcares y altos valores antioxidantes y flavonoides. Destacan las antocianinas. Son utilizadas para tratar enfermedades en las vías urinarias. Su propiedades antibacterianas las hacen ser muy adecuadas para la cistitis y la infección de orina.

Por otro lado, tomar media taza de arándanos puede servir como prevención de infecciones en los riñones y la próstata. Para que mejore la salud de los riñones también se necesita una dieta adecuada y saludable.

Arándanos rojos y azules

Existen dos variedades de arándanos rojas y azules dependiendo de los pigmentos vegetales y su concentración. Ambos tipos pertenecen a la misma familia. Son muy recomendables para mejorar la circulación sanguínea y combatir infecciones como la cistitis.

Tiene multitud de propiedades para la salud:

  • Son muy antioxidantes.
  • Mejoran la circulación sanguínea y previenen varices, cardiopatías, hipertensión, colesterolemia, trombos, etc.
  • Mejoran la formación de glóbulos rojos.
  • Protegen el organismo contra la gripe y otras enfermedades víricas.
  • Tienen acción antiséptica y antibiótica, en especial contra infecciones urinarias.
  • Ayudan a depurar y eliminar la retención de líquidos.
  • Mejoran la formación de colágeno.
  • Mejoran la resistencia musculo-articular.
  • Ayudan a mejorar la visión.
  • Previenen enfermedades degenerativas como la degeneración macular.
  • Mejoran la fertilidad.
  • Previenen y combaten la formación de cálculos renales.
  • Ayudan a paliar los síntomas del estrés.
  • Prácticamente no aportan calorías y ayudan a reducir la glucosa.
  • Ayudan a mejorar el tránsito intestinal.

Con esta información estarás preparado/a para sembrar tus propios arándanos y disfrutar de ellos completamente.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Huerto

Graduado en Ciencias Ambientales y Máster en Educación Ambiental por Universidad de Málaga. Mi objetivo es dar a conocer toda la información de medioambiente a los lectores de manera sencilla, clara y entretenida para que se aprendan los valores de la naturaleza y la necesidad de preservarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.