Árbol de alerce (Larix)

Imagen – Wikimedia/Dominicus Johannes Bergsma

El árbol de alerce es una planta de muy lento crecimiento que, además de tener un valor ornamental muy alto, su esperanza de vida puede llegar a ser muy grande; de hecho, se han encontrado ejemplares que han superado los mil años de edad.

Su mantenimiento no es complicado, siempre y cuando el clima en el que se esté cultivando sea el adecuado. Y es que esta magnífica planta no tolera demasiado bien la calor; no en vano, es propia de las montañas.

Origen y características

Los alerces son coníferas de la familia de las pináceas pertenecientes al género Larix, el cual comprende entre 10 y 14 especies originarias de los bosques del norte de Eurasia y de Norteamérica (sobretodo Canadá). Pueden alcanzar una altura de entre los 15 y los 50 metros. Sus hojas son aciculares, suaves, verdes brillante excepto en otoño que se tornan amarillentas, y caducas.

Principales especies

De todas las que hay, las más populares son:

  • Larix decidua: conocido como alerce europeo o lárice, es una especie nativa de las montañas de Europa Central. Alcanza alturas de entre los 25 a 55m, con un grosor de tronco de hasta 2m.
  • Larix kaempferi: conocido como alerce del Japón, o Karamatsu en dicho idioma, es una especie nativa de las montañas del centro de Honshu, en el país nipón. Alcanza una altura de entre los 20 y los 40 metros, con un tronco de hasta 1m de diámetro.
  • Laurix laricina: conocido como alerce oriental, alerce negro o alerce tamarack, es una especie originario del norte de Estados Unidos y Canadá. Crece de 10 a 20 metros, con un tronco de hasta 60cm de grosor.

Usos

El árbol de alerce tiene diversos usos:

  • Ornamental: si bien son plantas que ocupan bastante espacio, son muy decorativas. Plantadas como ejemplares aislados quedan perfectos. Pero además, se pueden trabajar como bonsái.
  • Madera: es resistente y duradera, además de flexible en tiras delgadas. Se utiliza para hacer muebles, raquetas, y otros objetos.
  • Medicinal: hay algunas especies, como la L. laricina, que en sus lugares de origen se han utilizado para tratar los cortes y heridas infectadas, así como la artritis.

¿Cuáles son sus cuidados?

Si quieres tener un árbol de alerce, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

  • Ubicación: exterior, en semisombra. Si vives en una zona de gran altitud, de 1000msnm o más, puedes tenerlo al sol.
  • Tierra:
    • Jardín: el suelo ha de ser fértil, con buen drenaje, y ligeramente ácido.
    • Maceta: usar sustrato de cultivo para plantas ácidas, o bien akadama mezclada con un 30% de perlita si el clima no acompaña.
  • Riego: se ha de regar unas 4 veces por semana en verano, algo menos el resto del año.
  • Abonado: desde comienzos de primavera hasta finales del verano es aconsejable abonarlo con abonos para plantas ácidas, siguiendo las indicaciones especificadas en el envase. En caso de tenerlo en el suelo, es aconsejable abonarlo con abonos orgánicos.
  • Multiplicación: por semillas en invierno.
  • Rusticidad: resiste sin problemas temperaturas de hasta los -40ºC, pero no puede vivir en climas cálidos.

¿Qué te ha parecido esta planta?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar