¿Cómo tener un árbol de arce japonés?

Es posible tener un árbol de arce japonés

¿Qué se tiene que hacer para tener un árbol de arce japonés? Normalmente, esta es una planta que crece como arbusto de pocos metros, y que, dependiendo del cultivar, desarrolla ramas a corta distancia del suelo. Por eso, a menudo da la impresión de que es muy difícil conseguir que crezca como árbol, es decir con un tronco que ramifica lejos de la superficie del terreno.

Pero déjame decirte algo: no es imposible. De hecho, hay varios cultivares que crecen así. Y aunque te sea difícil de conseguir alguno, las variedades más comunes, como el Acer palmatum var atropurpureum, también se pueden trabajar para que sea un magnífico árbol.

¿Cuáles son los arces japoneses que crecen como árboles o arbolitos?

Antes de entrar en materia, viene bien saber qué variedades son arbóreas o arbustos grandes que son como arbolitos. Aunque la poda sea relativamente sencilla, si tenemos una planta que lleva escrito en sus genes que tiene que ser un árbol, ya tendremos mucho ganado. Por eso, veamos cuáles son:

Acer palmatum ‘Beni Maiko’

El Acer palmatum Beni Maiko es un árbol

Imagen – NurseryGuide.com

El ‘Beni Maiko’ alcanza una altura de 3-4 metros, y desarrolla una copa ancha y ovalada de unos 2-3 metros de diámetro. Tiene hojas palmadas, compuestas por 5 lóbulos cuyos márgenes están aserrados. Estas son de color rojo-rosa en primavera, verdosas en verano y finalmente rojas en otoño antes de caer.

Acer palmatum var dissectum ‘Seiryu’

El Acer palmatum Seiryu es un árbol caduco

Imagen – NurseryGuide.com

El ‘Seiryu’ es un árbol que crece entre 5 y 8 metros de altura. A diferencia de otros arces japoneses, tiene hojas con 5-7 lóbulos los cuales son mucho más finos. Estas son de color verde gran parte del año, menos en otoño que se vuelven rojizas.

Acer palmatum ‘Osakazuki’

El Acer palmatum Osakazuki es un arbolito

Imagen – Wikimedia/TeunSpaans

El ‘Osakazuki‘ es un arbolito de 4-5 metros de altura, que desarrolla una copa ancha, de unos 2-3 metros. Sus hojas son palmadas, verdes en primavera, y rojas en otoño. Es una variedad muy querida, ya que es una de las pocas que, una vez aclimatada, puede darle el sol de forma directa en climas templados.

Acer palmatum ‘Sango Kaku’

El Acer Sango Kaku es un árbol

Imagen – plantmaster.com

El ‘Sango Kaku‘ alcanza los 6 metros de altura. Tiene hojas palmadas con 5 lóbulos de color verde brillante, excepto en otoño que se vuelven amarillas/anaranjadas. Las ramas tiernas tienen un color anaranjado/rojizo que llama mucho la atención.

Acer palmatum ‘Shishigashira’

El Acer palmatum es un arbusto o árbol

Imagen – Flickr/Mark Bolin

El ‘Shishigashira’ es un arce japonés al que llaman cabeza de león. El motivo de esto no lo tengo claro: la copa es ancha y muy, muy densa, y la forma que tiene quizás podría recordar a la que tiene la cabeza del felino. En todo caso, hablamos de un arbusto que crece como arbolito de 3-4 metros de altura, que brota verde pero que en otoño se vuelve amarillo o amarillo-anaranjado.

¿Cómo podar un arce japonés para que se haga árbol y no arbusto?

El Acer palmatum es una especie que se cultiva en jardines, patios y terrazas de las regiones donde el clima es templado. Tolera bien la poda, tanto es así que lleva trabajándose como bonsái desde casi los inicios de este arte. Por eso, si es posible tenerlo como un árbol en miniatura en una bandeja estrecha, también es posible tenerlo como un precioso árbol.

Ahora bien, lo primero que hay que saber es que no se puede podar cuando se quiera, sino que hay que hacerlo a finales del invierno, cuando las yemas estén a punto de despertar. Cuando se »hinchen», o antes si las temperaturas empiezan a subir tras el mal tiempo, podrás podarlo. Eso sí: si en tu zona se producen heladas tardías, espera a que pasen ya que de lo contrario tu planta sufriría daños.

Las hojas del arce japonés son caducas

¿Qué herramientas vas a necesitar? Las siguientes:

  • Tijeras de podar de yunque para las ramas tiernas, de 1 centímetro de grosor. Puedes conseguirlas aquí.
  • Sierra de mano para las ramas duras y gruesas
  • Pasta cicatrizante para sellar las heridas

Una vez lo tengas todo, has de eliminar las ramas estén bajas, dejando el tronco sin ellas hasta la altura que desees. Identifica el punto donde ramifican las ramas principales, y corta las que estén creciendo por debajo de ellas.

Te recomiendo no eliminar ninguna rama principal, ya que de lo contrario será difícil que tu árbol se vea bonito, con un aspecto natural. De hecho, has de tener presente que la poda bien hecha es aquella que no se ve, al menos no a simple vista, así que cuanto menos ramas gruesas se poden, mejor.

Luego, si quieres que tenga una copa más densa, pinza todas las ramas. El pinzado es una técnica que consiste en cortar la punta de la rama, o los dos primeros pares de hojas si la planta ya ha brotado. Esto puedes hacerlo con unas tijeras domésticas comunes, previamente desinfectadas con alcohol. Así consigues que ramifiquen más.

Y ya estaría, por ahora. Estas podas has de hacerlas cada vez que sea necesario, una vez al año o cada dos, especialmente si tienes una variedad que, en realidad, es un arbusto bajo, como el ‘Katsura’ o el ‘Bloodgood’. Es más, si lo que tienes es una planta que se hará árbol, como las que hemos mencionado arriba, solo tendrás que quitarle las ramitas que salgan del portainjerto, en caso de que sean cultivares injertados.

Esperamos que te sirva.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.