Cuidados del árbol de Júpiter en maceta

árbol de Júpiter en maceta

El árbol de Júpiter se le conoce también como Lagerstroemia indica. Se trata de una de las plantas más bonitas que puedes tener en tu jardín. Pero eso no significa que no puedas tener un árbol de Júpiter en maceta.

Tipo bonsái, un arbolito pequeñito en la terraza, o incluso dentro de casa. Siempre que le proporciones los cuidados necesarios, no vas a tener ningún problema con él. Pero, ¿cuáles son esos cuidados?

Árbol de Júpiter

flores del arbol de jupiter

Como te hemos dicho antes, su nombre científico es Lagerstroemia indica, pero además de por ese nombre exótico que tiene, se le conoce también como lila de las Indias, crespón o espumilla.

Es originario de China y de Japón y crece en Europa y Asia de manera salvaje. Pero también se puede tener en maceta.

Se caracteriza por tener un tamaño más o menos de unos 10 metros de altura, siendo el diámetro de la copa de 1-2 metros. Lo más llamativo son tanto las hojas, que pueden alcanzar medidas de 2-6 centímetros de largas, y de un color verde oscuro, cambiando a amarillas y rojizas, o incluso púrpuras; y sus flores. Estas son las más apreciadas por su colorido. Pueden ser rojas, blancas, púrpuras, rosas o lilas y están compuestas por 6 pétalos que se rizan y protegen varios estambres.

Florece de primavera a verano para después dar paso a unos frutos que contendrán las semillas. Estos solo aparecerán a partir de los 5 años de vida.

Tiene una esperanza de vida media, de en torno a 60 años, pero lo normal es que viva solo durante 40-50. De estos años, los 10 primeros será en los que se desarrolle. Después se mantiene tal cual.

Cuidados del árbol de Júpiter en maceta

crespon florecido

Después de conocer cómo es el árbol de Jupiter, lo que necesitas para tenerlo es saber cuáles son sus cuidados. Es cierto que no será lo mismo si lo tienes plantado en el jardín que si lo tienes en una maceta (sobre todo en el caso del sustrato, el riego y la poda). Por eso, nos vamos a centrar en hablarte de qué necesita el árbol de Júpiter en maceta.

Ubicación y temperatura

Uno de los primeros cuidados del árbol de Júpiter en maceta es la ubicación. Debes colocarlo en un lugar donde tenga mucha luz. Incluso sol directo. Como está en maceta, podrás moverlo a la mejor ubicación, pero céntrate en que reciba al menos 8 horas de sol directo diarias. A esta planta le encanta el sol y si la pones en sombra o no le da suficiente sol, puede que no te llegue a florecer nunca, o peor aún, que aparezcan hongos que puedan acabar con él.

En cuanto a la temperatura, debes tener en cuenta que, a pesar de ser de origen asiático, lo cierto es que tolera muy bien el frío, incluso las heladas. Y es que puede aguantar temperaturas de -15 grados. De temperaturas altas, sí puede llegar a sufrir un poco si se disparan demasiado (su máxima está en 38 grados), teniendo que ponerlo en un lugar donde no haga tanto sol directo, pero sí iluminación.

El árbol de Júpiter en invierno suele «hibernar» y aunque carezca en esa época de hojas, lo cierto es que destacará por su tronco. Si vives en un clima muy frío, quizá sea conveniente protegerlo un poco durante los primeros años de vida hasta que termine de adaptarse.

Sustrato

A decir verdad, el árbol de Júpiter en maceta va a ser exigente en cuanto a la tierra que uses. Además, también es importante el tipo de maceta que uses.

Te recomendamos una de barro sin pintar, porque así harás que la humedad la expulse por la maceta y no solo por el agujero de drenaje. Así puedes tener un aliado si te pasas con el riego y la tierra se encharca.

Sobre el sustrato, usa suelos que sea ácidos y que tengan un buen drenaje. Por ejemplo, sustrato universal (con una ligera acidez) más un drenaje como puede ser perlita o vermiculita.

Riego

Durante los meses de primavera y verano, el riego del árbol de Jupiter ha de ser regular. Si bien tolera la sequía, lo mejor es regarlo varias veces a la semana. Pero, al estar en maceta, antes de hacerlo conviene revisar que la tierra esté seca o al menos poco húmeda. Si no lo está, es mejor no regar porque puede ser perjudicial.

El resto del año aguanta bien con 1-2 veces a la semana.

Ahora bien, la calidad del agua es importante, así que es bueno que no tenga cal y, si puede ser acidificada, mejor.

Los dos primeros años de vida de este árbol sí necesita un riego más abundante, pero después hay que ir disminuyéndolo, ya que no necesitará la tierra tan húmeda como al principio.

Lagerstroemia indica

Abonado

Durante los meses de primavera y verano, que son en los que más crecerá y más necesidades tendrá, es importante que se use un fertilizante.

Te recomendamos que escojas uno para plantas con flor ya que es el más adecuado para estos ejemplares. Eso sí, al estar en maceta, es mejor echar un poco menos de lo que recomienda el fabricante para evitar problemas.

Poda

Al tener el árbol de Júpiter en maceta la poda es muy importante porque no podrá crecer tan libremente como si lo tuvieras en el jardín.

En este sentido, tendrás que controlar el crecimiento usan las podas de mantenimiento durante todo el año. A final del verano se le hará una mayor para que esté bien cuidado.

Dependiendo de la forma que quieres que tenga, deberás cortar las ramas inferiores o darle forma en las superiores.

Plagas y enfermedades

Lo cierto es que tanto el árbol de Júpiter en maceta como plantado en el jardín va a ser «molestado» por las plagas y las enfermedades. Una de las plagas habituales son los insectos succionadores que tendrás que combatir con insecticidas fitosanitarios. También puede sufrir de oídio, oídio del avellano y cercospora (pulgones y cochinillas).

En cuanto a enfermedades, estas pueden venir por una falta de luz y un mal riego (por exceso o por falta de este).

Multiplicación

Como te hemos dicho antes, tras las flores del árbol de Jupiter aparecen los frutos y estos contienen las semillas. Por lo que la forma de reproducirlo puede ser esta, usando esas semillas para plantar nuevos ejemplares.

Otra de las opciones de reproducción es mediante ramas del árbol. Así, es, si obtienes ramas de unos 20 centímetros de largo con algunas hojas podrías tener éxito para que desarrolle raíces. Para ello, se recomiendan aplicar hormonas de enraizamiento líquido a unos 2-3 centímetros de lo que será la base.

Estas deben plantarse directamente en sustrato y esperar un tiempo para ver si ha tenido éxito.

Es cierto que tardarán unos 10 años en desarrollarse, pero por la belleza que tiene, merece la pena.

¿Has tenido alguna vez un árbol de Júpiter en maceta?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.