Árboles de invierno

Hay árboles que se ven preciosos en invierno

Hay quien dirá que los árboles solo se ven bonitos en primavera, verano y quizás también en otoño. Pero cuando llega el frío, los caducifolios se quedan sin hojas, y los perennifolios se preparan para no perder las suyas. En esta época, los humanos nos protegemos con abrigos, guantes y gorros, pero las plantas lo único que pueden hacer es ralentizar su ritmo de crecimiento, y gastar energía en realizar sus funciones vitales básicas, como respirar.

Cuanto mayor sea la altitud o más cerca de los Polos se encuentren, más extremas serán las condiciones invernales. De hecho, el bosque boreal, situado entre los 50º y los 70º latitud norte, puede tener inviernos con heladas por debajo de los -40ºC. En cambio, cuanto más cercano esté el ecuador, más cálido será el clima. Por eso, queremos mostrarte una serie de imágenes de distintos árboles del mundo en invierno, para que veas que cuando se dejan crecer a su aire, son realmente magníficos.

El invierno es la estación más fría del año, la que más a prueba pone a las plantas, las cuales hacen todo lo que pueden por adaptarse y sobrevivir. Muchos árboles reaccionan a la bajada de temperaturas tirando sus hojas, y una vez se quedan sin ellas puede darnos la impresión de que se han secado… pero nada más lejos de la realidad: bajo la corteza, hay vida. La savia sigue circulando a través de los vasos conductores, manteniéndolos sanos.

¿Cuáles son los árboles de invierno más bonitos? Bueno, es un poco difícil responder a esa pregunta, ya que todos tenemos nuestros gustos y preferencias. Pero vamos a intentarlo, poniendo una imagen de cómo se ven en invierno y otra de cómo se ven en primavera/verano:

Abeto blanco (Abies alba)

Cuando hablamos de árboles de invierno solemos pensar en árboles de hoja caduca soportando el peso de la nieve en sus ramas, pero lo cierto es que hay muchas coníferas perennifolias que se han adaptado muy bien a vivir en zonas donde el invierno es duro. Una de ellas es el abeto blanco, que crece en las regiones montañosas de Europa. Tiene una copa piramidal y alcanza una altura de entre 20 y 50 metros, aunque se toma su tiempo. Si bien se ve siempreverde, poco a poco sustituye las hojas más viejas por otras nuevas. Como curiosidad, déjanos decirte que a veces comparte hábitat con el haya. Resiste hasta los -20ºC.

Así se ve en invierno:

El abeto blanco es una conífera de invierno

Imagen – Wikimedia/Vista

Y así en verano:

El abeto blanco es una conífera resistente

Imagen – Wikimedia/Alabama

Arce japonés (Acer palmatum)

El arce japonés es un árbol, o arbusto dependiendo de la variedad o cultivar, que crece de forma silvestre en Japón, Corea y China. Es muy apreciado tanto para tener en un jardín, como entre los bonsaistas. Por lo general, alcanza una altura de unos 10 metros, siendo la máxima de 15 y la mínima de 2 (esta última es la que tiene el cultivar »Little Princess»). Sus hojas van cambiando de color a lo largo de las estaciones, hasta que en invierno caen. Soporta bien las heladas de hasta los -18ºC, pero las tardías le hacen daño.

Aquí puedes verlo en invierno:

El arce japonés es un árbol de invierno pequeño

Imagen – Flickr/Andreas Rockstein

Y aquí en primavera:

El arce japonés es un árbol caducifolio

Imagen – Flickr/Andreas Rockstein

Haya (Fagus sylvatica)

El haya es un árbol de hoja caduca que crece en Europa, desde el norte de España hasta el sur de Noruega, pasando por Sicília incluso. Puede formar bosques, llamados hayedos, o compartir territorio con otros árboles, como abetos u otras especies que, como él, pierden las hojas en invierno. Resiste muy bien las heladas de hasta los -20ºC, pero no es una planta que pueda vivir bien en climas templados cálidos como el mediterráneo (yo misma tengo un ejemplar joven en el sur de Mallorca, y durante las olas de calor lo pasa muy mal). Crece hasta alcanzar una altura de 30 metros y desarrolla un tronco recto con una copa ancha de 5 metros. Además, es bastante longevo: puede vivir unos 250 años.

Así se ve este árbol durante el invierno:

El haya es un árbol que resiste bien la nieve

Imagen – Flickr/Gilles Péris y Saborit

Y así de bonito se ve en primavera:

El haya es un árbol de invierno

Imagen – Flickr/Peter O’Connor aka anemoneprojectors

Pino de montaña (Pinus mugo)

El pino de montaña es una conífera que, si bien puede medir 20 metros de altura, cuando crece a altas altitudes o en zonas donde el clima es templado/frío se queda como un arbusto o arbolito de 2 o 3 metros. Es originario de Europa, en concreto podemos encontrarlo en los Alpes y en los Pirineos. Su ritmo de crecimiento es lento, pero es capaz de soportar las heladas de hasta los -30ºC.

Cuando las temperaturas bajan y caen las nevadas, se ve así:

El Pinus mugo es una conífera

Imagen – Wikimedia/Chris.urs-o

En cambio, cuando las temperaturas se recuperan, así:

El Pinus mugo se pone bonito en primavera

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Ziarnek, Kenraiz

La diferencia no es muy notable; pero da la sensación de que con el buen tiempo se ve de un verde un poco más claro, más vivo.

Zelkova del Japón (Zelkova serrata)

La Zelkova serrata es un árbol caducifolio nativo de Asia Oriental. En concreto, vive en Japón, Corea, este de China y Taiwán. Alcanza una altura de 20 a 35 metros, y desarrolla un tronco grueso que puede llegar a medir hasta 2 metros de diámetro. Es una planta de rápido crecimiento, que además tiene una esperanza de vida muy larga; de hecho, en Nose, cerca de Osaka (Japón), hay un ejemplar que tiene más de 1000 años. Resiste hasta los -20ºC.

Este árbol se ve así en invierno:

El Zelkova serrata es un árbol caducifolio

Imagen – Flickr/Eva the Weaver

Y durante el verano, de esta otra forma:

El Zelkova serrata es un árbol grande

Imagen – Wikimedia/Takunawan

¿Cuál de estos árboles de invierno te ha gustado más? Como ves, a menudo las plantas están más bonitas si se dejan crecer a su aire.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.