8 árboles mediterráneos para jardines de bajo mantenimiento

El algarrobo es un árbol mediterráneo típico

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Golik

Los árboles mediterráneos son aquellos que se caracterizan por resistir sin problemas las altas temperaturas, así como la sequía y las heladas débiles. Son plantas por lo tanto idóneas para cultivar en un jardín de bajo o nulo mantenimiento, siempre a pleno sol, pero también pueden llegar a ser muy exigentes, ya que no suelen tolerar demasiado bien los encharcamientos llegando incluso a quedarse sin raíces funcionales, algo que termina repercutiendo negativamente en su salud.

De hecho, para poder disfrutarlos es importante que la tierra de la que se disponga sea capaz de absorber y filtrar rápido el agua; en caso de no ser así, entonces no quedará otra que cavar agujeros cuanto más anchos y profundos mejor (se recomienda que sean de 1m x 1m), y rellenarlos con sustratos que drenen bien, como la turba mezclada con perlita a partes iguales. Así, podrás cultivar los árboles que te mostramos a continuación.

Acebuche (Olea europaea var. sylvestris)

El acebuche es un arbusto grande

Imagen – Wikimedia/Zeynel Cebeci

El acebuche u olivo silvestre es un árbol perennifolio originario del Mediterráneo que alcanza una altura máxima de 8 metros, aunque es común verlo en la naturaleza como un arbusto de 4-5 metros. Sus hojas son casi idénticas a las del olivo, es decir, son lanceoladas, simples, con el haz verde oscuro y el envés de un color claro, pero más cortas.

Las flores se agrupan en panículas blancas, y hacia el verano terminan de madurar los frutos, que son drupas de menos de 1 centímetro de diámetro que contienen una única semilla.

Resiste hasta los -12ºC.

Algarrobo (Ceratonia siliqua)

Algarrobo en campo

El algarrobo es un árbol perennifolio originario de la Cuenca del Mediterráneo. Crece hasta alcanzar los 10 metros de altura, con una copa que puede llegar a ser de hasta 4 metros si se le deja crecer libremente. Sus hojas son paripinnadas, de color verde oscuro, y con un tamaño de 10-20 centímetros de largo.

Se trata de una especie dioica, la cual produce flores pequeñas, sin pétalos, y de color rojizo. El fruto, la algarroba, es una vaina de hasta 30 centímetros de longitud, coriácea, de color castaño oscuro y que contiene una pulpa de sabor dulce que protege las semillas. Estas son pequeñas, de alrededor de 1 centímetro, y marrones.

Resiste hasta los -12ºC.

Almendro (Prunus dulcis)

Ejemplar de Prunus dulcis o almendro

Imagen – Wikimedia/Daniel Capilla

El almendro es un árbol caducifolio que, si bien no es originario del Mediterráneo sino de Asia Central, se lleva cultivando en esta región desde hace más de 2000 años, desde que fuera introducido por los fenicios. Alcanza una altura de hasta 10 metros, con un tronco que tiende a torcerse un poco y a agrietarse con la edad. Las hojas son simples, lanceoladas, de hasta 12,5 centímetros de longitud y verdes con el margen dentado.

Las flores pueden ser solitarias o aparecer en grupos de 2 o 4, y son blancas o rosadas dependiendo de la variedad. El fruto es una drupa coriácea, de más o menos 1 centímetro de largo, la cual contiene una semilla, la almendra, la cual termina de madurar a los 5-6 meses (hacia mediados/finales de verano).

Resiste hasta los -12ºC.

Ciprés común (Cupressus sempervirens)

Vista del Cupressus sempervirens

Imagen – Flickr/Garden tourist

El ciprés común es una conífera perennifolia originaria del este del Mediterráneo que alcanza una altura de 25 a 30 metros, con un porte muy variable, pudiendo ser de tipo piramidal con una copa estrecha y alta, o bien tener una copa algo más abierta y redondeada. las hojas son escamosas, de entre 2 y 5 milímetros de longitud, y de color verde oscuro.

Hay ejemplares masculinos y otros femeninos. Los primeros producen estróbilos cilíndricos, de 3-5 milímetros de largo, y son los que lazan el polen a principios de primavera; las segundas son las que producen pequeños conos gris-verdosos de 2-3 centímetros de diámetro que terminarán de madurar el otoño del año siguiente.

Resiste hasta los -12ºC.

Encina (Quercus ilex)

Vista del árbol de encina

Imagen – Wiimedia/Jean-Pol GRANDMONT

La encina, conocida como carrasca, chaparra o chaparro, es un árbol perennifolio nativo de la región mediterránea que alcanza una altura de 16 a 25 metros. Su copa es ancha, y redondeada, compuesta por hojas coriáceas de color verde oscuro por el haz y más claras por el envés.

Es monoica, esto es, que produce flores masculinas y femeninas en el mismo ejemplar. Las flores masculinas son amentos colgantes, y las femeninas pequeñas, solitarias o pueden aparecer en grupos de dos. Los frutos son las bellotas, frutos secos de color marrón oscuro cuando maduran, que miden unos 2 centímetros de largo.

Resiste hasta los -18ºC.

Madroño (Arbutus unedo)

El madroño es un árbol perennifolio

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Golik

El madroño es un arbolillo perennifolio originario de la región mediterránea. Alcanza una altura máxima de 7 metros, con un tronco rojizo, más o menos inclinado. Sus hojas son lanceoladas, con un tamaño de 8 x 3 centímetros, y el margen aserrado.

Las flores se agrupan en panículas colgantes en primavera, y sus frutos son bayas globosas de 7 a 10 milímetros, que contienen semillas pequeñas de color pardo.

Resiste hasta los -12ºC.

Olivo (Olea europaea)

El olivo es un árbol perenne

Imagen – Wikimedia/Burkhard Mücke

El olivo es un árbol perennifolio originario de prácticamente toda la región mediterránea que alcanza una altura de hasta 15 metros. Su tronco tiende a torcerse un poco con la edad, y llega a ensancharse bastante, hasta medir más de 40 centímetros de grosor. Su copa es ancha, formada por hojas lanceoladas, con el haz verde oscuro y el envés más pálido.

Las flores son hermafroditas, y se agrupan en panículas blancas. El fruto es lo que conocemos como aceituna; una drupa de 1-3,5 centímetros de diámetro, de color verde al principio pero que tiende a coger un color más oscuro a medida que madura, volviéndose casi negra en algunas variedades.

Resiste hasta los -12ºC.

Orón (Acer opalus)

El Acer opalus es un árbol caducifolio

Imagen – Flickr/Joan Simon

El orón es un arce nativo del Mediterráneo, encontrándose únicamente en las colinas y montañas. Es caducifolio, y alcanza una altura de hasta 20 metros, con un tronco de hasta 1 metro de diámetro. Las hojas son verdes, palmatilobadas, y miden de 7 a 13 centímetros de largo por 5 a 16 centímetros de ancho. Estas se vuelven amarillas en otoño.

Las flores son amarillas y brotan antes que las hojas, y el fruto es una disámara alada (esto es, dos semillas que están unidas a un ala cada una, la cual les sirve un poco de protección pero también, y sobre todo, para poder alejarse lo máximo posible de sus progenitores ayudándose del viento).

Resiste hasta los -12ºC.

¿Qué te han parecido estos árboles mediterráneos?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.