Árboles monumentales de España

Hay muchos árboles monumentales en España, como el roble de Palencia

¿Quién no ha ido alguna vez de excursión y se ha encontrado con árboles con troncos enormes? Estas plantas, si bien pueden crecer lentamente, pueden tener una esperanza de vida tan larga que, si todo les va bien, llegan a convertirse en plantas asombrosas. A menudo no son las más altas, pero sí las que ocupan un mayor espacio.

En esta ocasión vamos a mostrarte algunos árboles monumentales de España, es decir, ‘abuelos’ arbóreos que tienen un tamaño y una edad asombrosos.

Castaño Santo de Istán (Málaga)

El castaño de Istán está en Málaga

Imagen – Wikimedia/tree-species

El castaño, cuyo nombre científico es Castanea sativa, es un árbol del que se han obtenido siempre muchos beneficios. Proporciona una sombra exquisita durante el verano, en otoño se pueden consumir sus castañas, y sobre todo en el pasado se aprovechó su madera para hacer muebles. Por eso, no es de extrañar que en nuestro país viva un ejemplar cuya edad ronda entre los 800 y los 1000 años, en concreto en el Hoyo del Bote, en la Sierra Real, situado en Istán (Málaga).

Tiene un perímetro de 13,5 metros, y mide 22 metros de altura aproximadamente. No está declarado como monumento natural, pero teniendo en cuenta su edad y dimensiones, pensamos que debería de estarlo para que su supervivencia quedase asegurada.

Drago milenario (Tenerife)

Para los más estudiosos, es posible que piensen que el drago (Dracaena draco), no debería de estar en esta lista ya que tanto la estructura del tronco como la forma de sus hojas son distintas a las que tienen los árboles ‘verdaderos’ por así decir. Pero lo hemos incluido porque es una planta de gran belleza que tienen la suerte de poder disfrutar los canarios, y en particular los tinerfeños. Aparte que, actualmente, la especie se incluye en la categoría de Árboles.

Es el ejemplar más grande y longevo, no solo de España, sino de todo el mundo. Mide 18 metros de altura, y tiene un perímetro aproximado de 6 metros en su base. Se encuentra en el Icord de los Vinos, en Tenerife, para ser más concretos en el Parque del Drago, y tiene una edad aproximada de entre 800 y 1000 años. Está declarado como Monumento Nacional.

El Roblón de Estalaya (Palencia)

En Palencia, en concreto en el parque natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre de la montaña Palentina, vive uno de los colosos del país: un roble albar (su nombre científico es Quercus petraea) que tiene ni más ni menos que 600 años. Con una altura de 12 metros y un perímetro de copa de 17 metros, es espectacular, tanto que está incluido en el catálogo de Especímenes Vegetales de Singular Relevancia de Castilla y León.

Su vida no ha sido fácil. En su enorme tronco y ramas se puede ver lo que le han dejado los incendios provocados, las hachas e incluso los rayos. Por suerte, hoy día el lugar que habita está declarado espacio protegido, así que el ‘Abuelo’, como se le llama, puede seguir en pie, esperemos que algunos siglos más.

Ginkgo biloba de Hernani (Guipúzkoa)

El ginkgo puede vivir más de 1000 años

Imagen – Juan Pagola

Si hablamos de árboles considerados fósiles vivientes, el Ginkgo biloba es uno de ellos. Comenzó su evolución hace unos 270 millones de años, en el período pérmico, y aunque a día de hoy no tiene parientes vivos, es muy querido por muchos. Por ejemplo, en Japón se cree que porta la esperanza; no en vano, un ejemplar sobrevivió a la bomba atómica de Hiroshima.

Pero volviendo a España, tenemos la inmensa suerte de poder contemplar uno en el Hogar del Jubilado de Hernani, en Guipúzkoa. Mide 18,3 metros de altura, y su circunferencia 5,02 metros. Se estima que tiene una edad de 220-240 años.

Olivera de Cort (Mallorca)

Un árbol, para que pueda llegar a vivir muchos años en el mediterráneo, tiene que ser capaz de resistir la sequía y el impacto de los rayos solares en sus hojas, además de algunas heladas. También es importante que pueda sobrevivir a una inundación ocasional, ya que en esta región las tormentas de verano suelen venir acompañadas de lluvias torrenciales. Pero esto no es problema para el olivo.

No crece muy rápido, pero es uno de los más recomendados para plantar en jardines de bajo mantenimiento… o en una ciudad como Palma. Justo delante del ayuntamiento se encuentra la olivera de Cort, un ejemplar que creció en la Sierra de Tramuntana pero que en 1999 se trasplantó en la capital. Tiene una edad de más de 600 años, y se considera que es el símbolo de paz y de arraigo a la tierra.

Secuoya gigante de La Granja de San Ildefonso (Segovia)

La secuoya gigante es un árbol natural de América del Norte, en concreto de Sierra Nevada (California), cuyo nombre científico es Sequoiadendron giganteum. Pero aquí en España se han conseguido cultivar con enorme éxito en algunos puntos, como en el jardín del Palacio Real de la Granja de San Ildefonso, en Segovia.

Ahí viven dos: el ‘Rey’, el cual mide 46 metros de altura, y la ‘Reina’, de 38,5 metros de altura. Sigue siendo poco si lo comparamos con las dimensiones que tiene el ejemplar más alto del mundo (General Sherman, que mide 84 metros), pero no está nada mal teniendo en cuenta que está a varios miles de kilómetros de su hábitat original. Su edad se estima que ronda los 164 años.

Tejo de Barondillo (Madrid)

Los tejos comunes, cuyo nombre científico es Taxus baccata, son coníferas muy resistentes. Crecen lento, pero de forma segura. Por eso, en esta lista no podía faltar el tejo de Barondillo, que vive en la Sierra de Guadarrama, en Madrid, en concreto junto al arroyo que le da el nombre (Barondillo).

Tiene una altura de 8 metros, con una copa de 15 metros y un perímetro de tronco de 9,10 metros. Se estima que tiene entre 1500 y 2000 años, una edad sorprendente sin duda. Desde el 1985 está incluido en el catálogo de árboles singulares de Madrid, quedando así protegido.

¿Conoces otros árboles monumentales de España?


2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Adela Castro Snurmacher dijo

    También son monumentales:
    El árbol de hierro del jardín botánico de Madrid, merece por sí solo una visita, sobretodo en otoño, hacia finales de octubre primeros de noviembre, por su colorido,
    El tilo del monasterio de Leyre no es excepcionalmente grande, ni muy viejo, pero está maravillosamente formado.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Adela.

      Muchas gracias por comentar. Sí, en España hay muchos árboles que merecen ser visitados. Seguro que a algún lector le interesa ver los que dices 🙂

      Saludos!