Árboles que puedes tener en tu salón

Los ficus son árboles que pueden tener en casa

Los árboles no suelen ser plantas que se tengan en interiores, ya que es muy fácil que con el paso de los años sus hojas toquen el techo y que las ramas se doblen en un intento de evitar que eso ocurra. Pero lo cierto es que hay algunas especies a las que se puede podar para que no crezcan tanto.

Así es posible tener árboles en el salón, una habitación en la que, además, pasamos mucho tiempo y que, solo por eso, es interesante tenerla bien decorada con plantas. ¿Quieres saber cuáles son las especies arbóreas que te recomendamos?

Selección de árboles para salón

Los árboles son, generalmente, plantas grandes. Según los expertos un árbol es aquella planta que mide un mínimo de 5 metros de altura y que ramifica lejos del suelo. Una vivienda común mide, desde el suelo hasta el techo, 3 o 4 metros como mucho. Por eso, hay que pensar muy bien qué especies se van a tener dentro, pues no todas toleran la poda.

De hecho, en caso de duda lo mejor que podemos hacer es buscar árboles que tengan las hojas pequeñas, y/o que sean muy resistentes, como por ejemplo estos:

Adansonia (Baobab)

El baobab es un árbol propio de las regiones áridas y semi áridas de Australia, África y Madagascar. Crece lentamente, desarrollando un tronco robusto de hasta 30 metros de altura, y una copa que ramifica lejos del suelo. Tiene hojas de color verde, compuestas por 5-11 folíolos, las cuales caen durante la estación seca en su estado natural, o en otoño/invierno cuando se tiene en una región templada.

Camellia japonica (Camelia)

La camelia es un árbol de lento crecimiento

La camelia es un arbusto o árbol de crecimiento muy lento y de preciosas flores rojas, que alcanza una altura de entre 2 y 11 metros de altura, dependiendo de las condiciones en las que viva. Tiene hojas simples, de color verde oscuro brillante que se mantienen en la planta durante varios meses, hasta que poco a poco son renovadas. Es muy interesante para el salón, ya que aporta un toque oriental precioso.

Coffea arabica (Café)

La planta del café es un árbol ideal para salón

Imagen – Wikimedia/Forest & Kim Starr

El Coffea arabica es una planta que puede llegar a medir entre 9 y 12 metros de altura. Tiene hojas perennes, ovadas, de color verde oscuro brillante. Además, produce flores blancas y frutos que contienen cafeína; de hecho, estos se usan para elaborar café, la bebida que muchos de nosotros nos tomamos por las mañanas.

Ficus benjamina

El Ficus benjamina es un árbol de hoja perenne que, aunque puede llegar a los 15 metros de altura estando en el suelo, en una maceta y en interior se queda mucho más pequeño. Así y todo, se ha ir podando regularmente, recortando las ramas para mantener su copa compacta. Tiene hojas verdes, aunque hay cultivares que las tienen variegadas (verdes y amarillas). Incluso hay alguno »enano», como el Ficus benjamina »Kinky», el cual no supera el metro de altura.

Ficus lyrata

El Ficus lyrata es un árbol tropical

El Ficus lyrata, o ficus lira, es un árbol perennifolio que puede medir hasta 10 metros de altura, pero en casa será difícil que supere los 3 metros. Tiene hojas grandes y verdes, y crece a un ritmo lento en interiores. Es por eso por lo que es ideal para tener, por ejemplo, al lado del sofá o cerca del mueble de la televisión.

Delonix regia (Flamboyan)

El flamboyan es un árbol de hoja perenne o caduca que crece 10 metros de altura. Presenta un tronco que tiende a crecer algo torcido desde el principio, y una copa aparasolada compuesta por hojas bipinnadas de color verde. Es una planta que en las regiones templadas se ha de tener en interior, al menos en invierno, ya que no resiste las heladas.

Pachira aquatica (Pachira)

La Pachira aquatica es un árbol tropical

Imagen – Wikimedia/Tbatb

La pachira o castaño de Guayana es una planta de hoja perenne que alcanza, en estado natural, 18 metros de altura. Tiene hojas grandes de color verde y palmadas, una característica que hace que se vea muy bonita. Crece a un ritmo lento, y no requiere de muchos cuidados. Es una planta que puede estar en tu salón durante mucho tiempo.

¿Cómo cuidar los árboles en interior?

Ubicación

Si te animas a tener algún en tu salón, es importante que le proporciones algunos cuidados para que crezca bien. Lo primero y más urgente es ponerlos en una habitación en la que haya mucha luz natural; de ahí que el salón sea una buena opción siempre que cuente con ventanas.

Eso sí, no has de ponerlos cerca del aparato del aire acondicionado ni de ningún otro que genere corrientes de aire, puesto que de lo contrario las hojas se secarían y caerían.

Maceta

Otro tema del que debemos hablar es de la maceta. Las raíces han de tener espacio suficiente para crecer. Es cierto que no nos interesa que crezcan demasiado, pero es que si los mantenemos en una maceta pequeña los árboles terminarán muriendo. Por eso, hay que procurar plantarlos en una que sea grande, al menos unos cinco centímetros más ancha y alta que la que ya tiene, e ir trasplantándolos cada 3 años aproximadamente.

Sustrato

Los Ficus son árboles ideales para salón

El sustrato que usemos tiene que ser bueno. Una mezcla de turba con un poco de perlita mezclada servirá. Otra opción es comprar la mezcla ya hecha, como el sustrato universal para plantas, o uno para plantas verdes. Eso sí, aconsejo elegir marcas como Flower (en venta aquí), o Terra Profesional (en venta aquí), ya que sus mezclas son ligeras y permiten a las raíces desarrollarse con normalidad.

Riego

Por otro lado, el riego será moderado en primavera y sobre todo en verano, pero al finalizar este y a medida que las temperaturas bajen hay que espaciar cada vez más los riegos. Es fácil fallar, sobre todo al principio, por eso qué mejor que usar un medidor de humedad para que vaya guiando.

Poda

Si hablamos de la poda, se hará en otoño si es un árbol de hoja caduca, o en primavera si es perennifolio. Nos interesa que se queden pequeños, o al menos que no toquen el techo, así que es crucial podarlos desde que son jóvenes para mantenerles la copa más o menos compacta y no muy alta. Para ello, hay que recortar las ramas un poco cada vez (es decir, cada año), de este modo les obligaremos a ramificar más bajo. Pero ojo: no hay que abusar de la poda. Si cortamos muchas ramas enteras los debilitaremos, de ahí que tengan que ser podas pequeñas.

Espero que disfrutes teniendo árboles en tu salón.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.