Selección de 9 arbustos perennes para jardín

Los arbustos de jardín son plantas excepcionales

Imagen – Flickr/Ruth Hartnup

Si quieres tener un jardín o algunos rincones del mismo siempre llenos de vida, es muy interesante poner arbustos que se mantengan con hojas durante todo el año, algo que por fortuna es bastante fácil de conseguir. Son muchas las especies que cumplen con esa característica, y que además se pueden podar para mantenerlas con la forma que se desea.

Así que, ¿por qué no darles una oportunidad? Tanto si ya tienes tu jardín hecho como si no, seguro que te queda algún hueco para plantar arbustos perennes, como los que te vamos a mostrar a continuación.

Boj común

Vista del boj común

Imagen – Wikimedia/Urutseg

El boj común, cuyo nombre científico es Buxus sempervirens, es un arbusto o arbolito originario de Europa. No suele superar los 4 metros, aunque de forma excepcional y siempre que se le deje crecer libremente puede llegar a los 12 metros. Sus hojas son pequeñas, de hasta 3 centímetros, de color verde oscuro por el haz y más claro por el envés.

Soporta muy bien la poda, y es excelente para rincones tanto de sol como de semisombra. Resiste heladas de hasta los -18ºC.

Cenizo

Vista del Leucophyllum frutescens en flor

Imagen – Wikimedia/0pen$0urce

El cenizo, cuyo nombre científico es Leucophyllum frutescens, es un arbusto nativo de México y del sudoeste de los Estados Unidos. Alcanza una altura de 2-3 metros, y sus hojas son de color verde y vellosas. Las flores son moradas, y se agrupan en inflorescencias.

Se trata de una especie interesante para rincones expuestos al sol, pues también resiste heladas de hasta los -12ºC.

Dodonea

Vista de la dodonea

Imagen – Wikimedia/Ewen Cameron

La dodonea, cuyo nombre científico es Dodonaea viscosa, es un arbusto o arbolito originario de Sudáfrica. Crece hasta los 5 metros de altura, y sus hojas son de color verdoso excepto en invierno que son púrpuras. Las flores tienen forma de cápsula, y son blanco-cremosas.

Se ha de ubicar en una exposición soleada, y evitando ponerla en suelos compactos y/o con mal drenaje. Resiste hasta los -4ºC.

Enebro común

Vista del enebro en hábitat

Imagen – Wikimedia/Isidre blanc

El enebro común, cuyo nombre científico es Juniperus communis, es un arbusto originario de las regiones montañosas de Norteamérica, Europa y Asia. Normalmente crece entre 1 y 2 metros, pero de forma excepcional puede llegar a los 10 metros. Sus hojas tienen forma de aguja y son de color verde.

Muy recomendable para jardines que disfrutan de inviernos fríos, pues resiste el frío y las heladas de hasta los -18ºC. Ahora bien, también crece sin problemas en zonas más cálidas, como el mediterráneo.

Escobillón rojo

Vista de las flores del limpiatubos

El escobillón rojo, conocido también como limpiatubos o árbol del cepillo, y cuyo nombre científico es Callistemon citrinus, es un arbusto o arbolito originario de Australia. Crece entre 2 y 10 metros de altura, y tiene hojas de 3 a 7 centímetros de largo de color verde. Sus flores son rojas, rojo-púrpuras o lilas, y se agrupan en inflorescencia en forma de cepillo limpiatubo, que es de donde le viene uno de los nombres.

Se puede podar, pero sin abusar. Es mejor evitar el corte drástico de ramas, aunque puedes ir recortándoselas poco a poco. Vive a pleno sol, y resiste hasta los -7ºC.

Falso hibisco

Vista de la flor del falso hibisco

Imagen – Flickr/阿橋 HQ

El falso hibisco, cuyo nombre científico es Alyogyne huegelii, es un arbusto originario del oeste de Australia. Alcanza una altura máxima de 2 metros, y sus hojas son pequeñas y verdosas. Las flores son violetas o lilas.

Vive bien tanto a pleno sol como en semisombra, y resiste las heladas de hasta los -5ºC.

Flor de cera

Vista de la flor de cera

Imagen – Wikimedia/Vitaliy Velikodniy

La flor de cera, cuyo nombre científico es Chamelaucium uncinatum, es un arbusto endémico del oeste de Australia. Crece hasta alcanzar una altura comprendida entre los 0,5 y los 4 metros, y tiene hojas aciculares de 1 centímetro. Las flores son pequeñas, de unos 2 centímetros, de color rosado o púrpura.

Es una planta amante del sol, que no necesita mucho mantenimiento, y que por si fuera poco resiste heladas de hasta los -7ºC.

Fotinia glabra

Vista de la Photinia glabra en flor

Imagen – Wikimedia/KENPEI

La fotinia, cuyo nombre científico es Photinia glabra, es un arbusto o arbolito originario de China. Crece entre los 3 y 5 metros, si bien puede llegar a los 7 metros de altura. Las hojas son oblongo-obovadas, con un tamaño de 5 a 9 centímetros de largo, y verdes. Las flores se agrupan en corimbos, y son de color blanco.

Plámtala en un rincón protegido del astro rey, en una zona donde la temperatura mínima anual sea igual o superior a los -12ºC.

Leptospermo

Vista del Leptospermum scoparium

Imagen – Wikimedia/Krzysztof Golik

El leptospermo, cuyo nombre científico es Leptospermum scoparium, es un arbusto originario de Oceanía e Indonesia. Alcanza una altura de 2 metros, con hojas pequeñas y lanceoladas de color verde oscuro. Las flores son también pequeñas, de alrededor de 1 centímetro, y de color rosado o blanco.

Tienes que ponerlo en un lugar donde le dé el sol todo el día, o que en su defecto esté en una zona luminosa. Resiste el frío y las heladas de hasta los -5ºC.

¿Qué te han parecido nuestra selección de arbustos perennes? ¿Cuál te ha gustado más y cuál menos?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.