Arraclán (Frangula alnus)

Vista de un arraclán en hábitat

El arraclán es una planta que, además de encontrarse en los bosques de suelos ácidos o neutros de Europa, es estupenda para tener en los jardines o en patios y terrazas. No crece mucho; de hecho, no suele superar los 6 metros de altura, pero se puede mantener con 3 metros e incluso con menos puesto que tolera muy bien la poda.

Sus frutos recuerdan mucho a las cerezas negras, pero a diferencia de estas estas, no se pueden consumir. Sepamos más sobre él.

Origen y características del arraclán

Distribución de la Frangula alnus

Se trata de un arbusto caducifolio originario de Europa, Asia y del norte de África que crece en los bosques galería y de ribera, así como en los robledales, roquedos y en las zonas húmedas. En España es muy común en los bosques de ribera del extremo norte de la península, pero también lo veremos en el sur, en los Sistemas Central e Ibérico, y en los Montes de Toledo, Sierra Morena, Sierra de Cazorla y en el litoral de Cádiz y Huelva. Su nombre científico es Frangula alnus (se acepta también Rhamnus frangula) aunque se le conoce más como arraclán.

Alcanza una altura de 3 a 6 metros normalmente, pero puede superar los 10 y llegar a los 15m si las condiciones son óptimas. Sus hojas son pecioladas, verdes, siendo algo más claras por el envés. Florece en primavera. Las flores son pequeñas, compuestas por cinco pétalos rosadas o verdosas. Una vez son polinizadas, se desarrollan los frutos que son redondeados y pardos al madurar.

Es una especie que se encuentra en el catálogo de especies amenazadas y protegidas de la Comunidad Valenciana. Y la subespecie Frangula alnus subsp. baetica está amenazada y protegida en España.

¿Cuáles son sus cuidados?

Si quieres tener un ejemplar de arraclán, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

Es una planta de bosque, de modo que ha de estar en una zona luminosa pero sin que le dé el sol de lleno. Lo ideal es que estuviera bajo la sombra de árboles altos (de más de 6 metros), especialmente si se vive a una baja altitud con respecto al nivel del mar.

Tierra

  • Jardín: crece en suelos ácidos, neutros o silíceos, fértiles y con buen drenaje. Si el que tienes no cumple con ninguna de estas características, no te preocupes: cava un agujero de 1 metro x 1 metro, cubre sus lados con malla de sombreo (en venta aquí) y luego rellénalo con sustrato para plantas ácidas (en venta aquí).
  • Maceta: rellénala con sustrato para plantas ácidas mezclado con un 30% de perlita (en venta aquí).

Riego

Los frutos de la Frangula alnus son negros

Imagen – Wikimedia/Sten Porse

Frecuente pero evitando el encharcamiento. Durante la temporada más seca y calurosa del año hay que regar una media de 3 veces por semana, mientras que el resto del año con 1-2 riegos a la semana puede tener suficiente. Pero ojo: tómate y utiliza esto como una guía orientativa. No todos los climas son iguales, e incluso en un mismo solar, jardín o balcón puede haber microclimas.

Yo vivo en el mediterráneo de litoral, en el sur de Mallorca (España), a unos 6km en línea recta de la costa, con temperaturas de hasta 38ºC en verano y de hasta -1,5ºC de mínima en invierno. Aquí la sequía puede durar fácilmente seis meses, por lo que si quisiera tener un arraclán sano probablemente 3 riegos a la semana en verano no bastarían.

Por eso, es importante que tú conozcas un poco tu clima (lo básico, no hace falta ser meteorólogo 🙂 ; sino más o menos cuándo llueve y cuándo no, cuándo hace frío y cuándo calor, qué temperaturas se alcanzan en verano y cuáles en invierno,…). Las plantas dependen del clima: saber lo básico te ayudará a disfrutar mucho más no solo del arraclán, sino también de la jardinería.

A más calor y sequía, más necesidad de agua tendrán las plantas, ya que la tierra se seca con más rapidez.

Abonado

Desde comienzos de primavera hasta finales del verano se aconseja abonar con fertilizantes orgánicos, como el guano o el compost.

Artículo relacionado:
La compostera de lombrices, un invento casero

Multiplicación

Se multiplica por semillas en primavera. Para ello has de sembrarlas por ejemplo en una bandeja de semillero (en venta aquí) con sustrato para plantas ácidas, poniendo un máximo de dos semillas en cada alvéolo. Entiérralas un poco, lo suficiente para que no queden expuestas, y una vez regado coloca el semillero en el exterior, en semisombra.

Germinarán en 1-2 semanas.

Poda

El arraclán se poda a finales de otoño o a finales de invierno. Has de quitarle las ramas secas, enfermas, débiles y las que estén rotas. Si ves que alguna se está alargando demasiado, puedes rebajar su altura.

Utiliza herramientas desinfectadas, para lo cual has de limpiarlas antes y después de su uso con unas gotas de lavavajillas o con alcohol de farmacia.

Rusticidad

Resiste hasta los -18ºC.

¿Qué usos se le da al arraclán?

Vista de la Frangula alnus en hábitat

Imagen – Wikimedia/Stefan.lefnaer

Ornamental

Es un árbol muy decorativo, que da buena sombra con el tiempo pero que también se puede tener como arbusto. Es un poco exigente con que al suelo y a la ubicación se refieren, pero en general es una planta muy agradecida.

Tinturas

Tanto los frutos como la corteza del tronco se usan para dar color; en concreto, los frutos tiñen de verde, y la corteza de rojo.

Madera

Con las ramas leñosas y el tronco se hacen mangos de herramientas. También son buenos para producir carbón vegetal fino.

Medicinal

Todas las partes de la planta son tóxicas: si se consumen provocan vómitos, náuseas y serios problemas; sin embargo, el extracto de su corteza se utiliza como purgante. De todos modos, aconsejamos no ingerirlo sin antes consultar con un médico.

¿Qué te ha parecido la Frangula alnus?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.