Flor de primavera (Arum italicum)

planta silvestre

La planta Arum italicum destaca por consistir en una especie fanerógama que se encuentra dentro de la familia Araceae, la cual suele ser popularmente llamada Aro, Tragontino o Flor de Primavera, etc. Se trata de una planta herbácea, vivaz, rizomatosa y perenne la cual crece alrededor de 25-40cms y presenta un rizoma horizontal de aproximadamente 2cm.

Origen

planta Arum italicum creciendo de forma silvestre

La Arum italicum consiste en una planta originaria tanto de Asia central como de Europa mediterránea, siendo bastante común encontrarla en alamedas, setos y ribazos. Sin embargo, se puede decir que esta especie fanerógama se caracteriza por habitar dentro de jardines, bosques y áreas sombreadas alrededor de la zona mediterránea.

Características de la flor de primavera

Se trata de una planta perenne, carnosa, herbácea y vivaz, la cual brota desde un tubérculo y tiene la capacidad de alcanzar alrededor de 60cms de alto, pero usualmente la mayoría de los ejemplares suelen oscilar entre los 20-40 cms.

La Arum italicum, también conocida como Flor de Primavera, se encuentra provista por grandes hojas basales, sagitadas y lanceoladas, sin tallos, con lóbulos divergentes y largos peciolos, las cuales normalmente son de un color blancuzco alrededor del haz y de un tono verde-amarillento en el envés, presentando manchas o vetas blancas.

Las mismas suelen tener una longitud de unos 25 cms y una forma similar a lanzas, naciendo a lo largo del otoño, tras la maduración de los frutos, y marchitándose o secándose en el momento en que sus flores nacen nuevamente.

Cabe señalar que sus flores suelen ser pequeñas, contando con un espádice de tono amarillento, que en algunos casos se presenta teñido de color púrpura; y como puede intuirse por su nombre popular, la Arum italicum normalmente florece a mitad de la primavera. Ofrece frutos que consisten en bayas, agrupadas en un único racimo, que al inicio son de color verde y luego se tornan rojas; es preciso decir que, aunque pueden ser  agradables a la vista, las bayas de color rojo resultan tóxicas para las personas.

Usos de la Arum italicum

Decorativos

Es posible usar la flor de primavera para desarrollar espacios arbolados cuyo propósito sea completamente estético o con el fin de dar un poco de intimidad y, crear muros verdes que ofrezcan  privacidad al tener algún  soporte o vallado previamente instalado.

Terapéuticos

Si bien es posible usar esta planta con una finalidad terapéutica, lo cierto es que debido a su alto nivel de toxicidad, sobre todo en la zona del tubérculo y las hojas, su uso doméstico suele ser desaconsejable.

Alimentación humana

El tubérculo de esta planta se ha utilizado como alimento humano en La Gomera (Canarias), sobre todo durante los periodos de escasez; preparándolo de diferentes maneras y cambiando varias veces el agua para disminuir la sustancia tóxica con la que cuenta y la cual causa gran amargor.

Medicinales

El rizoma de esta planta suele ser usado con propósitos medicinales; sin embargo, resulta esencial destacar que el mismo podría llegar a ser tóxico, aunque al someterlo al calor su nivel de toxicidad desaparece. De cualquier manera, su utilización siempre tiene que llevarse a cabo bajo la supervisión de un especialista y hay que cerciorarse de tener especial cuidado en todo momento mientras se esté usando.

Asimismo, el rizoma destaca debido a las grandes propiedades que ofrece al ser utilizado como expectorante, permitiendo estimular la descongestión en caso de bronquitis, catarros y algunas otras patologías relacionadas con el sistema respiratorio. Y un uso menos habitual del mismo suele ser como una especie de purga. En este caso, resulta preciso realizar el tratamiento cuidadosamente, sin olvidar que el rizoma puede ser toxico al no cocerlo bien antes de su ingesta.

planta silvestre de facil cuidado

Por su parte, dentro de las Islas Baleares el tubérculo ha sido usado como tratamiento para aliviar el dolor de muelas, aplicando de forma directa en el área afectada, el agua obtenida después de su decocción. De igual manera, en Formentera, Gerona y Mallorca ha sido empleado como un gran analgésico y anti-inflamatorio dentro del tratamiento de reumatismo, hematomas o golpes y dolor muscular, aplicando a modo de pomada tanto sus hojas como sus frutos previamente machacados.

La Arum italicum suele ser totalmente desaconsejada a la hora de darle cualquier otro uso mediante vía interna, ya que si bien se le han atribuido otros numerosos usos dentro del tratamiento para úlceras estomacales, lo cierto es que a causa de la toxicidad que posee y debido a los efectos contraproducentes que es capaz de generar, esta planta no es recomendable.

Cultivo y cuidados

La especie Arum italicum suele desarrollarse de mejor manera al ser cultivada en suelos que dispongan de un pH neutro, ácido o alcalino; además, su parte subterránea podrá crecer vigorosamente al estar dentro de soportes que poseen una textura arcillosa, arenosa o franca, ya que los mismos suelen ser capaces de permanecer mayormente húmedos.

Tomando esto en cuenta, será preciso ajustar los riegos en un punto intermedio (tratando de lograr que la humedad del suelo se mantenga estable), prestando atención a ciertos factores, como por ejemplo, la temperatura, textura del soporte, humedad ambiental y exposición al sol, entre otros.

En relación a las necesidades lumínicas de la Arum italicum, es posible señalar que se trata de una planta poco exigente y la cual podría situarse dentro de espacios completamente sombríos, con semi-sombra o mucha sombra e incluso, en lugares donde se encuentren directamente expuestas al sol, sin que esto afecte su desarrollo.

En cuanto a la resistencia que posee frente a condiciones adversas, puede mencionarse que el mínimo rango de temperaturas que la flor de primavera es capaz de soportar consiste en las de la Zona 6, por lo que incluso puede aguantar bien las heladas.

De la misma forma, cabe decir que aunque normalmente suele ser cultivada en espacios húmedos y sombríos dentro de los jardines, por ejemplo en sotobosques, la verdad es que la esta puede ser igualmente cultivada dentro de macetas, aunque en este caso resulta preciso asegurarse de protegerla a través de hojas secas.

Además, tendrán que contar con un suelo rico y blando compuesto por 1/3 de tierra de jardín, otro de turba y uno de arena. Es importante regarla de manera periódica pero cerciorándose de no crear charcos en el suelo. En caso de cultivarla dentro del jardín, será suficiente abonar el suelo con un poco de estiércol y agregar algunas dosis de fertilizante mineral.

Plagas y enfermedades

hojas verdes y tallos gruesos

La Arum italicum se caracteriza por tratarse de una planta que cuenta con una gran resistencia no solo frente a las plagas, sino también ante las enfermedades que suelen afectar de forma frecuente los jardines, por lo que solo habrá que prestar atención al riego para evitar los charcos y la posible presencia de babosas. Además, podría llegar a verse afectada por plagas de cocoideos y áfidos o incluso por hongos.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Buscas plantas que estén preciosas en otoño?
Echa un vistazo a nuestra selección de variedades y ya verás como vas a disfrutar como nunca de esta maravillosa estación
13 plantas de otoño para exterior