Astydamia latifolia

La Astydamia latifolia es un vegetal comestible que crece cerca del mar

¿Alguna vez habéis escuchado hablar de la lechuga de mar? ¿O de la acelga de mar? Ambas son la misma planta, conocida a nivel científico como Astydamia latifolia. Como es de esperar por sus nombres, se trata de un vegetal comestible que crece cerca del mar, en las costas rocosas del norte de África y de las Islas Canarias.

Si queréis saber más acerca de esta curiosa planta, dónde encontrarla, cuáles son sus usos y beneficios y cuál es el significado de su nombre, habéis encontrado el artículo adecuado. Aquí contestaremos a todas estas preguntas y más, asique seguid leyendo.

¿Qué es la Astydamia latifolia?

La Astydamia latifolia es originaria del norte de África

La Astydamia latifolia se conoce comúnmente como «lechuga de mar», «acelga de mar», «servilletero» o «servilleta». Se trata de una especie de vegetal que pertenece a la familia Apiaceae. En ella es la única especie que forma parte del género Astydamia. Esta planta es originaria del norte de África, por lo que no es de extrañar que la podamos encontrar también en cada una de las Islas Canarias, concretamente en las costas rocosas.

¿Pero a qué se deben sus otros nombres como «servilleta» o servilletero»? Pues bien, resulta que las hojas de la Astydamia latifolia fueron usadas como un sustituto natural para la higiene relacionadas con la boca, las manos, etc. Se trata pues de un tipo de «servilleta» natural.

Esta planta fue descrita por primera vez por el botánico francés Henri Ernest Baillon y publicada en su libro sobre botánica titulado «Histoire des Plantes». En cuanto al significado de su nombre, el término latifolia, proveniente del latín, significa «con hojas anchas». Respecto a la palabra Astydamia, se trata del género que se creó en honor a la ninfa Astydamia, que fue hija de Oceanus. Esta curiosa referencia se debe a que este vegetal crece normalmente cerca del mar.

Un lugar donde podemos encontrar la lechuga de mar en abundancia es la isla Fuerteventura. Ahí es muy frecuente ver este vegetal en arenales y rocas costeras. Un ejemplo de sitios para encontrarla serían los alrededores del conocido faro del Tostón, las playas de Puerto Lajas, la costa nororiental que se encuentra entre el Cotillo y Corralejo y también a lo largo de la costa occidental de Jandía, aunque de forma dispersa. Así pues, la Astydamia latifolia forma uno de los componentes principales de la vegetación galófila de las costas.​

​Descripción

Como ya hemos mencionado anteriormente, la Astydamia latifolia es una especie vegetal nativa de las Islas Canarias. Además, es una planta perenne o bianual cuyos tallos son carnosos. También las hojas de este vegetal son carnosas y de color verde claro hasta verde glauco. Hay que destacar que son pinnadas o incluso inciso-dentadas y que cuentan con lóbulos muy anchos. La raíz de esta planta es irregular y posee un tubérculo. Su color es canelo oscuro en la parte exterior y blanco en la parte interior.

Respecto a las flores, estas suelen tener unos tonos amarillentos y están generalmente dispuestas en umbelas o racimos de seis a doce centímetros de diámetro y con un radio de hasta quince centímetros. La época de floración de la acelga de mar comienza en diciembre y dura hasta abril. En cuanto a los frutos, estos tienen una forma ovoide y pueden ser más o menos carnosos. Cuando están maduros, su textura es acorchada y tienen un color marrón claro. Cuentan con un total de tres nervios y un borde que está un poco dilatado.

En conclusión podemos decir que la forma más sencilla de reconocer a la Astydamia latifolia es mediante sus flores pequeñas y amarillentas agrupadas en inflorescencias umbeliformes con alrededor de quince brazos. También destacan mucho sus hojas grandes y suculentas que están profundamente dentadas. En su totalidad, recuerda un poco al aspecto de una lechuga con flores y si además nos encontramos cerca del mar en un ambiente arenoso o rocoso, lo más probable es que se trate de esta planta.

Usos de la Astydamia latifolia

La Astydamia latifolia posee propiedades medicinales

Que la Astydamia latifolia también sea conocida como «lechuga de mar» o «acelga de mar» tiene sus motivos. Durante las épocas de hambre que se produjeron durante los siglos XVII y XVIII, las personas consumían esta planta. Tanto los tallos tiernos como las hojas pueden utilizarse para ensaladas. Otro uso que se le puede dar a nivel alimenticio es a través de infusiones. Estas presentan buenas propiedades carminativas, diuréticas, emenagogas y estomacales.

A parte de su uso culinario, la acelga de mar también posee propiedades medicinales a tener en cuenta. Entre ellas se encuentran las siguientes:

  • Antiescorbúticas
  • Estimuladoras estomacales
  • Reguladores de la menstruación

Asique ya sabéis: Si algún día vais de visita a las costas del norte de África o a las Islas Canarias, seguro que veréis a esta planta en abundancia. Incluso podéis llegar a probarla y disfrutar de sus beneficios.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.