Begonia masoniana: cuidados

Begonia masoniana: cuidados

Si te gustan las begonias, es posible que tengas alguna en casa. O que estés pensando en comprar una específica. ¿Qué tal una begonia masoniana? Sus cuidados son muy fáciles de aplicar y a cambio tendrás una planta que se caracteriza por una cruz en sus hojas.

Pero, ¿cómo es la begonia masoniana? ¿Qué cuidados necesita para que esté siempre feliz? Si es la primera vez que la escuchas, o bien la tienes en casa y quieres saber si lo estás haciendo bien, aquí te lo comentamos todo.

Cómo es la begonia masoniana

Aspecto de la begonia masoniana con su cruz de hierro

Antes de contarte sobre los cuidados de la begonia masoniana es importante que sepas cómo es esta planta. Es originaria del sudeste de Asia y la verdad es que no crece demasiado ya que solo llegará a unos 30-50 centímetros.

Lo más llamativo de esta planta son sus hojas, en forma de cruz de hierro. Además, tienen un patrón muy definido de una cruz entre roja y marrón en el centro. Si las ves, te parecerán que están tejidas o bordadas, que es otro de los puntos a tener en cuenta de ella.

¿Y florece? Pues sí, aunque muchos dicen que es insignificante esa floración, pero lo cierto es que son muy especiales y curiosas estas flores. Son muy pequeñas, y no rivalizan con las hojas, pero aun así sus racimos son bonitos de ver.

Si bien podemos decir que es de hoja perenne, es posible que en invierno muera para regresar de nuevo en primavera (siempre y cuando la protejas, claro).

Cuidados de la begonia masoniana

begonia masoniana con flores

Si tienes una begonia masoniana, sus cuidados te darás cuenta de que no son nada complicados, todo lo contrario. Y si vas a tenerla, es bueno que conozcas cuáles son. Sea como sea el caso, aquí te dejamos lo principal que tienes que saber.

Iluminación

Esta planta necesita de luz. A poder ser mucha. Pero no le gusta el sol directo así que intenta ponerla en una habitación muy iluminada.

En cuanto a las horas que necesita esa luz, te aconsejamos que, cuanto más le des, mucho mejor.

Ubicación y temperatura

Esta es una de las preguntas que más puedes hacerte. ¿La pongo dentro de casa o fuera? En su hábitat natural, está fuera, obviamente. Pero las temperaturas en las que vive están entre los 15 y los 22 grados. En otras palabras, es una planta delicada con estas.

Si hay un cambio brusco de temperatura, se resentirá, y puedes perderla solo por eso. Así que, si en el exterior no puedes proporcionarle un clima adecuado, lo mejor es tenerla dentro de casa en una zona libre de corrientes, de aires acondicionados o de calefacciones, que mantenga más o menos esa humedad.

Dicho lo anterior, te habrás dado cuenta de que no soporta el frío ni las heladas. De hecho, es posible que en invierno la pierdas por completo. Pero si proteges bien la maceta y no la riegas, en primavera puedes llevarte la sorpresa de que vuelva a empezar.

Sustrato y trasplante

A la begonia masoniana le gusta tener una tierra ligera y, sobre todo, con espacios que permitan airearse a las raíces. Así que si quieres cambiarla de tiesto o bien de tierra porque te parece que esta está muy degradada ya, lo mejor es que uses una mezcla con drenaje. Puedes usar compost o tierra universal y akadama (aunque es lo que se le echa a los bonsáis, en este caso permitirá que la tierra no esté apelmazada y pueda respirar fácilmente).

Ahora bien, ¿cuándo trasplantar? La indicación que te dirá que la planta necesita un trasplante son las raíces. Cuando veas que estas asoman por la parte de abajo lo mejor es cambiarla a otra maceta. Pero ten cuidado, no la cambies a una muy grande, es mejor pasarla a un tamaño superior al que tiene actualmente. Por ejemplo, si la tienes en una maceta de 14cm, pásala a una de 15 o 16 cm, no más grande porque te ayudará a no tener que pasarte con el riego (y es uno de los cuidados de la begonia masoniana que más debes controlar).

Riego

Esto es algo que te va a llevar por la calle de la amargura. Verás, en su hábitat natural, vive en lugares muy húmedos. Y podrías pensar que necesita un riego muy abundante para mantenerle la tierra siempre húmeda. Pero si te pasas, se pudre.

Así que nuestra recomendación es que riegues cuando veas que el sustrato se le ha quedado seco. ¿Por qué? Porque así evitarás este problema. De hecho si miras algunas webs te dirán que hay que regar cada 2 veces en verano a la semana, y una vez solo en invierno, pero lo cierto es que va a depender de cada clima. A algunas les irá bien así, y a otras no.

Un truco que puedes probar es introducir un palillo en la tierra para ver si está húmeda o no. Ten en cuenta que, al usar un drenaje «grande» no habrá acúmulos de agua, así que la humedad se mantendrá durante un tiempo que dependerá de si tu clima es más seco o menos.

Humedad

Este cuidado de la begonia masoniana es igual de importante. Y es que le encanta la humedad, pero no le gusta que le pulvericen las hojas.

Así que lo mejor que puedes hacer es:

  • Comprar un humidificador y ponérselo a la planta varias veces al día.
  • Ponerla sobre un plato lleno de guijarros y agua (que no llegue a tocar la planta) para que al evaporarse ese agua se nutra por sí sola.

Abono

Cada 15 días, desde primavera hasta verano, conviene que uses un fertilizante rico en nitrógeno para nutrir a la planta. Te lo agradecerá con una mayor producción de hojas.

Eso sí, procura no echárselo en las horas de más incidencia solar porque, aunque no la vas a tener a pleno sol, es mejor usarlo a primera hora de la mañana o a última de la tarde.

cuidados de la cruz de hierro en maceta

Poda

La begonia masoniana no necesita poda. Pero sí es cierto que necesita que le quites las hojas que se estropeen, quemen o se marchiten, porque son focos de infecciones por plagas o enfermedades.

Además, en primavera, cuando florece, muchos expertos recomiendan que se corten esas flores porque se llevan mucha energía de la planta y esta no la dedican a las hojas. Ya depende de ti si quieres que florezca o no.

Plagas y enfermedades

En este aspecto sí que debes tener cuidado con los factores que harán enfermar a tu begonia. En general, le pueden afectar los nematodos, es decir, gusanos, así como la mosca blanca.

Hongos como el oídio o la botritis también le puede afectar, pero sin matarla, solo hará que sus hojas se vean muy feas.

Si la cuidas bien y le proporcionas remedio a estos problemas, aunque pienses que la planta se te va, puedes llevarte una sorpresa en primavera ya que en la mayoría de los casos brotará de nuevo una vez pase la «crisis».

Reproducción

La reproducción de la begonia masoniana es bastante fácil de llevar a cabo. Simplemente tienes que cortar un tallo con hojas y plantarlo en otra maceta (algunos comentan que es mejor dejar 1-2 días antes de hacerlo para que la herida se selle bien y no se pudra).

Otra opción es coger una hoja con peciolo, de al menos 10 cm. Una vez la cortas, debes tener el peciolo solo en agua, hasta que eche raíces, y finalmente plantarlo.

¿Te quedan claros los cuidados de la begonia masoniana?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)