Cuidados de las begonias de interior

begonias de interior

No hay duda de que las begonias son una de las plantas más hermosas por su colorido en las flores. Es por esta razón que atraen tantas miradas. Pero además la facilidad para adaptarse al exterior o ser begonias de interior hace que podamos disfrutar de esta planta como queramos.

Pero, si quieres tenerla en casa y que esté sana, lo primero que necesitas es conocer cuáles son los cuidados principales que debes proporcionarle si la tienes en una maceta dentro de casa. Y en eso podemos ayudarte.

Cómo son las begonias

Cómo son las begonias

Antes de darte los cuidados que precisa, debes saber que en el mundo existen 1500 especies de begonias. Ahora bien, de todas ellas, solo 150 son las más habituales para jardín y de interior.

Esas 150 se pueden dividir en tres grupos:

  • Rizomatosas. Que son aquellas que tienen un tallo por dentro de la tierra que les sirve como almacén de reserva. Estas serían Imperialis, Rexo híspidas.
  • Tuberosas. Son las que tienen las raíces en un tubérculo. Las más habituales son Pearcei, Elatior o Evasianas.
  • Fasciculadas. Son las que tienen no solo la raíz principal, sino también otras secundarias. Por ejemplo, semperflorens, venosa o incanas.

¿Por qué te hablamos de esto? Pues cada grupo de begonias suele tener algunas necesidades específicas, ya sea de temperatura o de riego, y debes saber qué tipo de begonia tienes tú para proporcionarle los cuidados necesarios dependiendo de su grupo.

Cuidados de las begonias de interior

Cuidados de las begonias de interior

Realmente las begonias se adaptan tanto a vivir en exterior como al interior, por eso es difícil decirte qué especies de las 150 son mejores (o necesitan) estar dentro de casa. Pero a continuación te damos los cuidados que necesitan según sus necesidades (y tipo de planta).

Ubicación

La begonia es una planta tanto de exterior como de interior, lo que quiere decir que se adapta a todo siempre y cuando cumplas con las necesidades que tiene.

Eso sí, a la hora de colocarla, en el caso de las begonias de interior, debes elegir un lugar luminoso donde pueda recibir luz del sol pero tamizada. No es necesario que pase muchas horas al sol, porque prefiere poca cantidad.

¿Lo mejor? Busca una ubicación en la que pueda tener la luz del sol del amanecer. Solo con eso, y manteniéndola en un lugar luminoso, estará feliz.

Temperatura

Aquí es donde más tenemos que cuidarnos. Mientras puedas proporcionarle una temperatura de más de 18 grados Celsius estará cómoda. ¿Su ideal? De 18 a 28. Si hay bajadas de temperatura puede sufrir.

Ahora bien, vamos a ver dependiendo de la división anterior:

  • Las rizomatosas necesitan una temperatura superior a 15 grados.
  • Las tuberosas aguantan un poco más, si la tienes a 13 grados estará feliz. Eso sí, más allá de 5 grados sufre mucho. Además, en verano, debido a las altas temperaturas, perderá sus hojas, que no volverán hasta otoño. Será el momento entonces de sacar los tubérculos y dejarlos en un lugar oscuro y seco para plantarlos al final del verano.
  • Las fasciculadas a partir de 10 grados también se desarrollan bien.

Tierra

En cuanto a la tierra, al tenerla de interior, y además en maceta, es un poco más exigente que otras plantas.

En general, puedes poner una mezcla de tierra de plantas con flor y sustrato para bonsai (o akadama, para que tenga mucho drenaje pero al mismo tiempo se conserve la humedad en esas piedras).

Riego

reproducir begonias de interior

En este caso, el riego de las begonias no nos permite decirte cuál es la pauta de regado, porque va a depender de cada planta.

Las begonias son muy delicadas con el riego, razón por la que solo se deben regar cuando notes que la tierra esté seca, introduciendo un dedo o un palito. Es cierto que se dice que la tierra debe estar siempre húmeda, pero como ves, para regarla hay que esperar a que se seque.

Eso sí, necesita un lugar con una humedad alta para sentirse bien. Esta la puedes conseguir colocando la maceta sobre un plato lleno de piedras y agua, evitando así que este entre en contacto con la maceta pero que se beneficie de la humedad que se crea en ella.

Así que evita eso de que hay que regarla cada x días o x veces a la semana. Todo dependerá de cómo sea tu clima, humedad y temperatura para que necesite más o menos agua.

Abonado

Las begonias de interior suele crecer bien, pero sí es verdad que necesitan de vez en cuando un poco de fertilizante para ayudarlas con los nutrientes.

En general, el abonado debe hacerse en la época de floración. Cuando esté en flor, cada 20 días échale una dosis de abono líquido para plantas en flor.

¿Y las que son de hoja? Esas es mejor usar abono para plantas verdes aplicando la misma pauta (cada 20 días echarle una dosis).

Plagas y enfermedades

Trips, ácaros y pulgones. Estas son las principales plagas que hacen mella en las begonias de interior. También las arañas, cochinillas y escarabajos.

Y es que la begonia es una planta a la que muchos insectos le tienen «cariño» y pueden acabar con ella. Para defenderla, prueba a pulverizar alcohol en spray para mantener a raya esas plagas.

Poda

Pues sí, las begonias de interior se poda. Y se hace porque se tiene que llevar a cabo durante todo el año una limpieza de hojas y flores muertas, porque si no lo haces, afectará a su salud y puede empezar a perder más hojas, además de que las plagas pueden ir a por ella.

Multiplicación

Las begonias se pueden multiplicar de tres formas: semillas, división del rizoma o por esquejes foliares (sí, por las hojas).

Las semillas no tienen mucho misterio, ya que es plantarlas en enero-febrero y hacer una especie de invernadero en el semillero para ponerlas a la sombra y con una temperatura de entre 20 y 23 grados. Hay que mantenerle la humedad y solo cuando germinen se quita el plástico que lo cubría para ir llevándolas a un sitio con más luz (reduciendo poco a poco la temperatura a 18 grados).

En cuanto a la división del rizoma, consistirá en dividir la planta o el tubérculo en partes para que den cada uno flores.

Finalmente, los esquejes foliares consisten en cortar una hoja sana y, con un cuchillo, hacerla partes cuadradas de 2-3cm de lado. Estas, con el envés hacia abajo, se colocan en una bandeja con tierra humedecida y cubrirla con un plástico transparente. Llévala a un lugar iluminado y con una temperatura de 21 grados.

En cuestión de un mes o mes y medio tendrás nuevas plantas y estas necesitarán luz (no directa). Solo cuando veas que están grandes podrás trasplantarlas.

¿Tienes dudas sobre los cuidados de las begonias de interior? ¡Pregúntanos!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.