Berberis vulgaris, un arbusto perfecto para setos de protección

Los arbustos son plantas que no pueden faltar en ningún jardín. Dan color y forma a la estancia, y además nos son muy útiles para tener un poco separadas las distintas zonas. Aunque hay muchas especies muy interesantes, una de las que más es el Berberis vulgaris.

Es una planta increíble que resiste bien la poda y que apenas necesita cuidados. ¿La conocemos?

Origen y características

Imagen – Wikimedia/H. Zell

El Berberis vulgaris es un arbusto caducifolio espinoso originario de Europa central y meridional, Asia occidental y norte de África conocido como agracejo común, agrazon, garbazon, vinagrera o vinagreta que alcanza una altura de 3 metros. Desarrolla tallos muy ramificados y finos armados espinas. De ellos brotan hojas elípticas a obovadas, sésiles o pecioladas y con el margen entero o espinuloso.

Las flores se agrupan en racimos pedunculados, de los cuales brotan de 3 a 25 flores amarillas. El fruto es una baya de color rojo a negro azulado que mide de 5 a 9mm de longitud.

¿Cuáles son los cuidados?

¿Te apetece tener un ejemplar? Si es así, apunta nuestros consejos:

Ubicación

Es importante colocar el Berberis vulgaris en el exterior, ya sea a pleno sol o en semisombra, y a una distancia de al menos 30 centímetros de la pared o muro para que pueda tener un buen desarrollo. No tiene raíces invasivas.

Tierra

  • Jardín: suelo calizo. Vive bien en terrenos pobres.
  • Maceta: sustrato de cultivo universal (puedes conseguirlo aquí).

Riego

Aunque puede resistir la sequía si lleva tiempo -más de un año- plantado en el suelo, es mejor no olvidarse de regarlo. Durante el verano lo regamos cada 2-3 días, y el resto del año cada 4-5 días.

Abonado

Desde comienzos de primavera hasta finales del verano se aconseja abonar con abonos orgánicos, como el guano. En el caso de tenerlo en maceta se debe usar abonos líquidos para no dificultar el drenaje del agua.

Poda

En otoño o a finales de invierno se debe de darle una poda de mantenimiento; es decir, que se le han de quitar las ramas secas, enfermas o débiles y recortar aquellas que hayan crecido demasiado.

Época de plantación o trasplante

El mejor momento para plantarlo en el jardín será en primavera. También se puede hacer a finales de verano si se vive en una zona con clima suave.

En caso de tenerlo en maceta hay que trasplantarlo cada 2 primaveras.

Multiplicación

Imagen – Wikimedia/H. Zell

Semillas

Para multiplicar el Berberis vulgaris por semillas hay que seguir este paso a paso en primavera:

  1. Lo primero que hay que hacer es rellenar un semillero con sustrato de cultivo universal.
  2. Después, se esparce cobre o azufre sobre la superficie del sustrato y se riega.
  3. A continuación, se colocan las semillas de manera que queden un poco separadas entre sí. De hecho, lo más recomendable es que si la maceta mide unos 10,5cm, no se pongan más de 3; si es más grande se pondrán algunas más y si es más pequeña, menos.
  4. Luego, se cubren con una fina capa de sustrato.
  5. Finalmente, se vuelve a regar y se coloca el semillero en el exterior, a pleno sol.

Si todo va bien, las primeras germinarán en 2-3 semanas.

Esquejes

Una manera de conseguir ejemplares más rápidamente es multiplicándolo por esquejes en verano. Para ello, hay que hacer lo siguiente:

  1. Primero, se cortará una rama semileñosa que mida al menos 30cm de largo.
  2. Después, se impregna la base con enraizantes caseros.
  3. Luego, se introduce en una maceta con vermiculita previamente regada.
  4. Por último, se coloca en el exterior, en semisombra.

Si todo va bien, emitirá raíces en aproximadamente un mes.

Plagas y enfermedades

Es muy resistente, pero puede verse afectada por:

  • Roya: es un hongo que causa la aparición de pequeños bultos de color rojo o marrón sobre las hojas. Se combate con fungicidas.
  • Pulgones: son insectos de apenas 0,5cm que pueden ser marrones, amarillos o verdes que se alimentan de la savia de las hojas. Se combaten con clorpirifos o con un insecticida anti-pulgones.

Rusticidad

Resiste bien el frío y las heladas de hasta los -10ºC.

¿Cómo se cuida un bonsái de Berberis?

Si quieres un bonsái de agracejo, estos son los cuidados que debes proporcionarle:

  • Ubicación: pleno sol o semisombra.
  • Sustrato: 100% akadama o mezclada con un 30% de kiryuzuna.
  • Riego: tiene que permanecer húmedo pero no encharcado. Regar con agua de lluvia o sin cal.
  • Abonado: desde primavera hasta verano con un abono líquido para bonsáis, siguiendo las indicaciones especificados en el envase del producto.
  • Poda: a finales de invierno. Se han de quitar las ramas secas, enfermas o débiles, y aquellas que hayan crecido demasiado.
  • Trasplante: cada 2 o 3 años, a finales de invierno.

Y con esto terminamos. ¿Qué te ha parecido el Berberis vulgaris? Es una planta muy bonita, ¿verdad? No es de las que dan mucha sombra, pero es perfecta para tener como seto bajo y/o de protección, o como bonsái. 🙂

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.