Abedul pubescente (Betula pubescens)

Las hojas del Betula pubescens son verdes

Imagen – Wikimedia/Emr

Pocos árboles caducifolios son tan resistentes al frío como el Betula pubescens. De hecho, podemos encontrarlo incluso en Groenlandia. Tanto su porte como su ritmo de crecimiento varían bastante dependiendo de las condiciones climáticas: así, mientras que en el Ártico no suele superar los 5-6 metros de altura, en lugares con un clima más suave puede llegar a los 30 metros.

Se trata de una especie muy interesante para cultivar en jardines que se cubren de nieve todos los años, sin necesidad de que sean demasiado grandes ya que su tronco es más bien delgado.

Origen y características del Betula pubescens

La Betula pubescens es un árbol con una distribución cosmopolita

Imagen – Wikimedia/Giovanni Caudullo

Se trata de un árbol caducifolio originario del norte de Europa, Islandia, norte de Asia y Groenlandia. En España es frecuente en la península ibérica, en concreto en la cordillera Cantábrica, sistema Ibérico y sistema Central. Pertenece al género Betula, el de los abedules.

Crece hasta alcanzar una altura de entre los 5 y los 30 metros, con una copa de unos 70 centímetros de diámetro. Las hojas son verdes, aunque al estar cubiertas por pelillos muy cortos da la impresión de que son verde-blanquecinas. Estas tienen forma ovada, con el ápice agudo, y miden de 2 a 5 centímetros de longitud por 1,5 a 4,5 centímetros de ancho, con el margen algo aserrado.

Las flores son llamadas amentos; es decir, son inflorescencias con forma colgante, de 1-2 centímetros de ancho por unos 5-7 centímetros de largo. Los frutos son cilíndricos, de 1 a 4 centímetros de longitud por 5 a 7 centímetros de diámetro, y contienen semillas con dos alas de unos 2 milímetros.

¿Cuáles son los cuidados que necesita?

Si quieres tener un ejemplar de Betula pubescens, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Clima

Nuestro protagonista es un árbol que para que pueda vivir bien (y no sobrevivir) necesita que el clima sea templado, y frío en invierno. La evolución lo ha preparado para que sus ramas sean capaces de soportar el peso de la nieve, para saber que hay que suspender el crecimiento en invierno con el fin de ahorrar agua y mantenerse con vida, y para florecer y fructificar cuando las condiciones climatológicas son adecuadas.

Si lo tuviésemos en, por ejemplo, la región mediterránea, donde los veranos pueden llegar a ser muy calurosos (40ºC dependiendo de la zona) y los inviernos son bastante suaves en general (hasta los -7ºC), lo más seguro es que tendríamos que ingeniárnoslas para que estuviera medianamente bien.

Experimentar con plantas está genial, pero solo si se hace con cabeza. Si no queremos gastar dinero en vano, es muy importante que averigüemos cuál es la rusticidad y las necesidades de las especies que queremos cultivar, y ver si las condiciones de nuestro jardín, patio o terraza podrían ser buenas para ellas.

Ubicación

El Betula pubescens es un árbol que ha de estar en el exterior, a pleno sol o en semisombra.

Tierra

  • Jardín: crece en suelos ricos en materia orgánica, y ácidos (pH entre 4 y 6). Teme los suelos calizos.
  • Maceta: no es una planta que pueda cultivarse en recipiente durante mucho tiempo, pero mientras es joven queda muy bonito en una maceta. Se ha de rellenar con sustrato para plantas ácidas.

Riego

Vista del Betula pubescens

Imagen – Wikimedia/ Orcaborealis

Riegos frecuentes. No es una planta acuática, pero sí que le gusta que el suelo esté húmedo. Los periodos de sequía le perjudican seriamente, motivo por el cual se ha de regar de forma seguida con agua de lluvia o sin cal.

Abonado

Desde comienzos de primavera hasta finales del verano es muy recomendable abonarlo con abonos orgánicos, como el guano o el mantillo. Si lo tienes en maceta, es muy aconsejable usar abonos líquidos, siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.

Poda

No la necesita. Quítale solo las ramas secas, enfermas, débiles y las que se hayan roto.

Época de plantación o trasplante

Es un árbol que se ha de plantar en el jardín a finales de invierno, cuando el riesgo de heladas haya pasado. En caso de tenerlo en maceta, debes de pasarlo a otra mayor cuando veas que se le salen raíces por los agujeros de drenaje, y/o cuando haya ocupado toda la maceta.

Multiplicación

El Betula pubescens se multiplica por semillas en otoño (necesita pasar frío antes de germinar) o por esquejes a finales de invierno o primavera. También se puede por injerto en primavera.

Rusticidad

Resiste sin problemas heladas muy intensas, de hasta los -20ºC. Sin embargo, no puede vivir en lugares donde el clima es tropical o cálido.

¿Qué usos se le da al Betula pubescens?

Tiene varios usos esta especie de abedul:

Ornamental

Es una planta muy bonita, ideal para tener como ejemplar aislado, en grupos o alineaciones, como en setos altos por ejemplo. Al poder tenerse en maceta durante muchos años, también queda estupenda en patios o terrazas.

Medicinal

Hay estudios que demuestran que el ácido betulínico, principio activo que su corteza contiene, puede ser eficaz contra algunos tipos de cáncer (aquí tienes información al respecto; está en inglés).

Vista del Betula pubescens

Imagen – Wikimedia/Willow

¿Qué te ha parecido la Betula pubescens?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.