Bonsai de Acer palmatum ‘Atropurpureum’: cuidados

El bonsai de Acer palmatum atropurpureum es fácil de cuidar

Imagen – Flickr/jacinta lluch valero

El bonsai de Acer palmatum ‘Atropurpureum‘ es uno de los más populares: tiene hojas palmadas, que en primavera y, especialmente en otoño, pasan a ser de un intenso color rojo. Durante el verano, al contrario de lo que podemos llegar a pensar, son de un rojo-verdoso o incluso verdes.

Sin embargo, aunque es relativamente fácil de cuidar cuando el clima es templado y húmedo, la cosa se complica cuando es subtropical y/o si además la humedad del aire es muy baja. Veamos cuáles son los cuidados que necesita.

¿Cuáles son los cuidados del bonsai de Acer palmatum ‘Atropurpureum‘? Como son varias las cosas que tenemos que hacerle para que esté bien, vamos a hablar de cada una de ellas por separado:

Ubicación. ¿Dónde poner mi bonsai de Acer palmatum ‘Atropurpureum‘?

El arce japonés Atropurpureum se vuelve verde en verano

Te diré primero dónde NO tienes que tenerlo: en interior. Tenerlo dentro de la vivienda es sentenciarlo a muerte, porque aunque es pequeño, tiene las mismas necesidades de un arce japonés normal. De hecho, la única diferencia entre un bonsai de Acer palmatum y una planta de jardín de arce japonés es que la primera se poda para mantenerla en una bandeja de bonsai, mientras que a la otra se la deja crecer más o menos a sus anchas.

Por lo tanto, a nuestro bonsai tenemos que ponerlo ya desde el primer día en el exterior. ¿Dónde exactamente? ¿Sol, sombra? Pues yo recomiendo ponerlo en sombra, y más si vives en la región mediterránea ya que el sol es muy fuerte en verano, tanto que quema las hojas con suma facilidad.

En el caso de que estés en una zona donde el clima es templado, con temperaturas que no suelen superar los 30ºC durante la temporada estival, y se mantienen suaves el resto del año, entonces sí podrías tenerlo en semisombra; es decir, en un lugar donde le diera el sol directo un ratito por la mañana temprano o al atardecer, y luego sombra el resto del día.

¿Qué estilo darle?

Cuando compramos un bonsai (o proyecto de bonsai, porque recordemos que no todo lo que se vende como bonsai lo es), lo normal es que ya tenga un estilo pre o definido. Este suele ser por ejemplo chokkan (tronco más o menos recto con la copa triangular), escoba (tronco un poco inclinado con la mayoría de las ramas creciendo en un solo lado), o bosque (varios ejemplares creciendo juntos). Entonces lo que tenemos que hacer nosotros es, simplemente, ir recortando las ramas que estén creciendo demasiado con unas tijeras.

Artículo relacionado:
Los estilos del Bonsái

Pero, si lo que hemos hecho ha sido comprar un arce japonés de hoja púrpura, tendremos que ser más pacientes. Conseguir un bonsái »bien hecho» lleva años, así que puede pasar alguna década hasta que podamos decir que nuestro Acer palmatum es un bonsai propiamente dicho. Estos son los pasos que hay que seguir:

  1. Nada más comprarlo, lo plantaremos en una maceta que mida unos 10 cm más de ancho y alto que la que tiene en esos momentos con fibra de coco mezclada con un 30% de perlita. Lo dejaremos ahí hasta que las raíces se le salgan por los agujeros de drenaje del recipiente.
  2. Mientras tanto, si es posible y si es necesario, iremos recortando un poco las ramas para conseguir que desarrolle una copa ramificada. Estos cortes se harán con tijeras domésticas a finales del invierno. Es importante cortar solo un poco; es decir, si por ejemplo la rama mide 50cm de largo, la reduciremos 10cm o 15cm como máximo. Eso sí, hay que cortar por encima de la yema, la cual es un bultito que sobresale un poco de la rama.
  3. Cuando el tronco tenga un grosor de 1 o mejor 2cm, será buen momento de plantarlo en una maceta de entrenamiento de bonsai como esta (o si se quiere, en una maceta redonda y de poca altura, muy utilizada para plantar suculentas o flores). Esta debe tener agujeros en su base, y medir unos 15 o 20cm de diámetro como máximo. Como sustrato se le puede poner el mismo que ha estado usando hasta la fecha: fibra de coco mezclada con un poco de perlita, o bien akadama (en venta aquí) mezclada con un 30% de kiryuzuna (en venta aquí).
  4. Ahora es cuando se le puede empezar a dar un estilo, teniendo en cuenta la forma y el desarrollo del tronco y de las ramas. Créeme, es mejor no forzarlo.
  5. Al cabo de unos 3 o 4 años podrás plantarlo en una bandeja de bonsai.

¿Cuándo regar al bonsai de Acer palmatum ‘Atropurpureum‘?

A la hora de regar a nuestro bonsai tenemos que tener en cuenta que se trata de un árbol que no soporta la sequía, y que además está creciendo en una bandeja con una cantidad de tierra que, como no podía ser de otro modo, es limitada. Esta tierra se seca con relativa rapidez, por lo que tenemos que estar un poco pendientes para que el arce no se deshidrate.

Por ello, aconsejo regarlo varias veces a la semana en verano, especialmente durante una ola de calor, y de forma más espaciada el resto del año. Asimismo, es muy importante usar agua de lluvia, pero si eso no es posible, una buena alternativa será el agua embotellada apta para consumo humano.

¿Se ha de abonar?

El arce japones puede ser bonsai

Es importante hacerlo, sí. Pero hay que usar un abono específico para bonsais como este, y seguir las indicaciones de uso para que no surjan problemas. Lo abonaremos desde que empieza a brotar en primavera hasta finales de verano, así conseguiremos que crezca bien, con fuerzas y que además esté sano.

Esperamos que te hayan sido de utilidad estos consejos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.