Bonsái de Almez, ¿cómo se cuida?

Celtis australis

El almez es uno de los árboles que más popularidad está ganando entre los aficionados al bonsái. Y es que, es una especie muy elegante, de muy fácil cultivo, que resiste las altas temperaturas, pero también las heladas de corta duración.

Anímate a hacer un bonsái de almez.

Almez

Imagen – CBALICANTE

A nuestro protagonista se le conoce científicamente con el nombre de Celtis australis. Popularmente se le llama, como sabes, almez, y en catalán como lladoner. Es originario de la región mediterránea, donde crece en terrenos calcáreos, arcillosos. Su ritmo de crecimiento es medio-rápido. Tiene hojas caducas, pequeñas, de unos 2-3cm de longitud, de color verde oscuro. Su tronco es corto, normalmente recto aunque se puede curvar si no dispone de toda la luz que necesita, o por el peso de las ramas.

Una vez establecido, puede soportar varios meses de sequía, aunque agradece ser regado de tanto en cuando. Además, también resiste las heladas ligeras y de corta duración de hasta los -4ºC.

Así pues, como bonsái es una planta realmente interesante. Veamos cómo se cuida.

Celtis

Imagen – Juan Muñoz Sales

El bonsái de almez es apto para principiantes, aunque hay que tener en cuenta que no cicatriza tan bien ni tan rápido las heridas como otros árboles, por lo que las podas drásticas es muy recomendable evitarlas. Pero, si ves que son necesarias, hazlas a finales del invierno, antes de que el buen tiempo regrese. De esta manera, tendrá todo un año para recuperarse. No te olvides tampoco de podar las ramas demasiado largas, ni de pinzar desde primavera hasta otoño para conseguir una copa más densa. Para ello, tienes que esperar a que los brotes tengan unos 4 nudos, y cortar 2.

Si hablamos de la ubicación, esta tendrá que ser en una zona muy soleada, ya que de lo contrario su desarrollo no sería el adecuado. Asimismo, hay que regar unas 3-4 veces por semana en verano y unas 2-3 el resto del año, evitando que se seque el sustrato completamente. Y, hablando de tierras, se puede usar akadama sola, o bien 70% de sustrato universal con 30% de perlita.

Al almez hay que trasplantarlo cada 2 años, en primavera o en otoño. Dependiendo de la edad del árbol, se recortará un tercio o la mitad de sus raíces. Es muy recomendable que, después del trasplante, se añada Benerva en solución líquida (de venta en farmacias) para que las raíces sanen lo antes posible.

Que disfrutes con tu bonsái de almez 🙂 .

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Bonsais

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   Emilio Baja dijo

    En Aragon recibe el nombre de LITONERO, el fruto es el liton ? Es necesario injertar para que de fruto?

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Emilio.
      Sí, su fruto se llama litón.
      No es necesario injertarlo para que fructifique 🙂 .
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *