Bonsái de liquidámbar

Bonsái de liquidámbar

Dentro del mundo de los bonsáis, es habitual conocer los más accesibles, esos que suelen traer muchos supermercados. Pero si ahondas un poco más en ese mercado, te encuentras con otras opciones, a veces, más fáciles de cuidar. Uno de ellos es el bonsái de liquidámbar. Pero, ¿qué sabes de él?

A continuación queremos ayudarte a conocer uno de los árboles en miniatura que puede rivalizar con los arces en su colorido de las hojas. ¿Quieres saber qué características tiene y cuáles son sus cuidados? Te lo contamos todo.

Cómo es el bonsái de liquidámbar

Bonsái de liquidámbar con hojas rojizas

Lo primero que debes saber de este bonsái es el tipo de árbol que es un liquidámbar. De nombre científico Liquidambar styraciflua, es de hoja caduca, es decir, que pierde las hojas en invierno, cuando hace frío. Sin embargo, este proceso implica una variación en el color de sus hojas. Estas se vuelven amarillas, naranjas, púrpuras, burdeos e incluso rojas. ¿De qué depende? Básicamente de la estación y el clima en el que esté. Por ejemplo, en otoño suele tener una tonalidad rojiza mientas que en primavera adquiere un tono verde que va transformándose al amarillo y naranja, así como púrpura y burdeos conforme avanzan las estaciones hasta el otoño.

En cuanto a las hojas, estas son lobuladas y palmadas, como las de los arces. Pero a diferencia de estos los cambios de tonalidad son mucho más fáciles de conseguir que con los otros árboles.

Su tronco es rugoso y si consigues tener un ejemplar de bastante edad te darás cuenta que la corteza tendrá un aspecto y tacto muy parecido al corcho.

Otro de los aspectos que pueden hacer que te decantes por el bonsái de liquidámbar es su gran resistencia. Es capaz de soportar tanto el frío (heladas de -5ºC) como el calor (35ºC o más si ya está adaptado). Es originario del sur de Estados Unidos, así como de Guatemala y de México.

Cuidados del bonsái de liquidámbar

ejemplar de Bonsái de liquidámbar

Fuente: bonsaiempire

Ahora que conoces un poquito más el bonsái de liquidámbar, ¿qué tal si te hablamos de los cuidados? A veces, conociendo estos puedes saber si es el bonsái que puedes cuidar en casa o, al contrario, que no es el más adecuado. En general, este bonsái es de crecimiento medio. ¿Qué quiere decir eso? Pues que puede crecer, siempre que se le cumplan todas y cada una de las necesidades, unos 60 centímetros el primer año de vida. Después irá algo más lento, pero no mucho más.

Teniendo esto en cuenta, los cuidados que precisa para desarrollarse de manera correcta son los siguientes.

Ubicación

Como cualquier árbol, es de exterior más que de interior. Hablamos de un ejemplar al que le gusta el sol y por eso se recomienda situarlo fuera de casa. Puede ser en una terraza, un balcón, el jardín, etc.

No requiere unas horas mínimas de sol directo, si bien es recomendable que se le den algunas, aunque cuidado si el sol quema mucho porque podría hacer que perdiera sus hojas y entrara en reposo (y eso provocar que se marchite por completo).

Si vives en una zona donde el sol es muy intenso, entonces colócalo en una zona donde le dé sol solo a primera hora o a última del día.

Temperatura

Como te hemos comentado antes, este ejemplar tolera tanto las altas temperaturas (hasta 35ºC estará bien, más allá de eso puede sufrir un poquito el primer año de adaptación), así como las bajas temperaturas (heladas de hasta -5ºC).

Aun así, es conveniente que se le proteja para evitar problemas importantes en este árbol. El primer año de adaptación es quizás el más importante porque es donde vivirá el clima y temperatura de ese hogar en todas las estaciones. Pasado ese año, el ejemplar se vuelve más resistente (aunque eso no quiere decir que no haya que cuidarlo).

Sustrato

Como sabes, la tierra que uses en los bonsáis es muy importante. Y en este sentido debes saber que la mejor mezcla para el bonsái de liquidámbar es, sin duda, una combinación de akadama y kiryu con humus de lombriz. Para que esté más drenado, añade grava volcánica o pómice para que las raíces respiren bien.

Deberás cambiarle la tierra cada 2 años, ya que, al ser de crecimiento medio, es posible que debas ocuparte de él cuando las raíces salen por abajo). Hazlo siempre a final del invierno, cuando las yemas estén a punto de explotar.

Riego

prebonsai liquidambar

Fuente: Pinterest

No tolera demasiado bien la sequía, por lo que se recomienda que lo riegues a menudo en verano, y menos en invierno. Lo mejor es atender a que su primera capa de sustrato quede seca antes de regar porque no le gustan nada los encharcamientos y podría provocar la pudrición de la raíz.

Usa agua con baja disolución, puesto que no le gustará nada que se le altere el pH de la tierra.

Además, es importante contar con una buena humedad en el ambiente para que se desarrolle de manera adecuada.

Abonado

Durante las estaciones de primavera y verano sí que conviene echarle un poco de abono orgánico para ayudarle a desarrollarse mejor. Te recomendamos el abono de liberación prolongada ya que este le permitirá tener todos los nutrientes necesarios.

Eso sí, si lo has trasplantado en primavera, mejor no le eches abono porque puede tener demasiados nutrientes y provocarás el efecto contrario, que se marchite.

Poda

Las podas es mejor hacerlas en invierno que es cuando entra en hibernación y así evitamos que pierda savia o pueda afectar a su desarrollo. Elimina primero las ramas muertas, enfermas, dañadas, etc. para después quitar otras que no quieras.

Eso sí, conviene no podarlo demasiado y cuidar los cortes para evitar enfermedades.

Plagas y enfermedades

Si bien es bastante resistente, el pulgón verde puede atacarle fácilmente, sobre todo en los brotes tiernos. Otra plaga a cuidar son las cochinillas lapa.

En cuanto a enfermedades, la pudrición de la raíz (por el exceso de agua) puede ser mortal para estos ejemplares.

Multiplicación

La reproducción del bonsái de liquidámbar se lleva a cabo por semillas (que son muy fáciles de germinar y de sacar adelante) así como por esquejes y acodos. Esta última puede ser un poco más complicado de conseguir si es de las primeras veces que lo haces.

Ahora que conoces el bonsái de liquidámbar, ¿te animas a tenerlo en tu hogar?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.