Bonsái juniperus

Bonsái juniperus

Dentro del mundo de los bonsáis, hay algunos ejemplares que, por su porte o por todo lo que se puede conseguir con ellos, son muy apreciados, de ahí su elevado precio en algunos casos. Esto es lo que ocurre con el bonsái juniperus.

Si quieres saber más cosas sobre este bonsái, como sus características, cuidados o incluso dónde comprarlo, a continuación te ayudamos a que lo conozcas a fondo.

Características del bonsái juniperus

Juniperus_chinensis_'Prostrata'_bonsai

Lo primero que debes saber sobre el bonsái juniperus es que su género, el Juniperus o Junípero, engloba a unas 50-70 especies diferentes. Las más habituales y conocidas dentro del mundo del bonsái son el Juniperus chinensis (junípero chino), el Juniperus sargentii (shimpaku japonés) y el Juniperus procumbens (sonare).

En realidad, podríamos decir que este género clasifica en dos grandes grupos las especies que engloba:

  • Por un lado, los de follaje en forma de escamas. Estos suelen tener un follaje en tonalidades verdes, amarillas, azules y grises. Al tacto son mucho más suaves y sobre todo quedan algo más redondeados (son mucho mejores para poder trabajar con ellos y darle forma).
  • Por otro, los de follaje en forma de agujas. Estos, al contrario que los anteriores, se caracterizan por unas agujas muy afiladas y punzantes, que pueden ir del verde oscuro al más claro. Esto implica que, al tacto, pueden no ser nada agradables.

Son de hoja perenne, lo que quiere decir que se mantendrán «verdes» durante todo el año. Además, son más de exterior. Muchas veces estos bonsáis se colocan en interior y acaban pereciendo debido a su falta de luz y de otras necesidades.

Son mini árboles que se caracterizan por ser muy longevos (si lo cuidas bien pueden durar años y años, incluso dejarlo como herencia) y también muy resistentes a plagas y enfermedades.

Cuidados

Bonsái juniperus en cascada

Como cualquier tipo de bonsái, el hecho de tener una miniatura de un árbol real hace que sean más «delicados» en sus necesidades y que debas conocer a fondo qué es lo que necesitan para que tu ejemplar no muera.

En este sentido, los cuidados que debes proporcionarle al bonsái juniperus son los siguientes:

Ubicación

A pesar de que los bonsáis los venden como «árboles para casa» lo cierto es que la gran mayoría son de exterior. En el caso del bonsái juniperus este es totalmente de exterior; no puedes tenerlo dentro de casa.

Necesita mucha, mucha luz para desarrollarse correctamente. Además, te ofrecerá un cambio en su follaje pasando del verde intenso en primavera y verano a uno más apagado, e incluso marrón, en invierno (es una protección para las heladas).

Temperatura

Tolera bien las altas temperaturas, aunque, al ser ejemplares pequeños, no se recomienda ponerlos directamente al sol si vives en una zona donde hace bastante calor. En cuanto al frío y heladas, puede aguantar hasta -10 grados. Más allá de eso sí conviene que lo protejas para evitar problemas en las raíces o en el follaje.

Riego

El riego es uno de los aspectos más importantes para cuidar un bonsái juniperus. No tolera los excesos, ni siquiera la humedad en el sustrato que use. Por eso, hay que regarlo muy poco.

Cuando se trasplanta, el riego, si es por humedad ambiental, mucho mejor porque ayuda a que el árbol se reponga y que se active en su nueva maceta.

Abonado

Como cualquier bonsái, o planta en general, es necesario un abonado en la época de crecimiento, es decir, de primavera a verano. Puedes usar abono líquido, echándoselo al agua de riego una vez a la semana; o bien abono en forma sólida, aplicándolo en la superficie de la tierra y regando a continuación para que absorba los nutrientes.

Poda

La poda de este bonsái juniperus no es tan habitual como con otros ejemplares, y es que es de crecimiento muy lento, por lo que la poda puede ser que solo se lleve a cabo una vez al año o incluso cada más tiempo.

Normalmente consiste en pinzar los brotes para que estos no se salgan de la formación que le hayas dado a tu bonsái.

Obviamente, también habrá que eliminar las ramas secas, muertas o débiles del árbol. Pero debes tener en cuenta que no hay que pensar en un bonsái juniperus como en un seto; no son lo mismo aunque a priori pueda parecer así. En otras palabras, jamás debes cortarle las puntas de crecimiento, porque eso lo único que conseguirá es que se te vuelva marrón a la larga y deje de crecer.

Trasplante

El trasplante del bonsái juniperus se realiza siempre cada dos años en los ejemplares más jóvenes y, cuando estos ya son longevos, puede tardarse bastante más.

Para ello, la tierra a utilizar en estos casos ha de ser una mezcla de tierra y drenaje. Conviene que sea un drenaje grueso, como la akadama, para ayudar a que las raíces estén aireadas.

Además, no es recomendable que podes mucho las raíces ya que no lo lleva nada bien y puedes acabar con tu ejemplar.

Plagas y enfermedades

Si le proporcionas todos los cuidados necesarios a este bonsái, lo normal es que aguante bien cualquier tipo de plaga o enfermedad. Ahora bien, eso no quiere decir que no puedan verse atacados; en realidad sí.

Con respecto a las plagas, las habituales son los pulgones, polillas, ácaros e insectos de escama.

Dónde comprar un bonsái juniperus

ejemplar de juniperus chinensis en semicascada

Para finalizar, si después de todo lo que has leído sobre el bonsái juniperus ha sido suficiente para que te entre el gusanillo por este ejemplar y quieres hacerte con uno, nuestra recomendación es que vayas a centros especializados.

En las tiendas como supermercados es muy difícil, por no decir casi imposible, que vayan a traer estos ejemplares, y en este caso serán los viveros especializados los que sí contarán con estos bonsáis.

Eso sí, ten en cuenta que son árboles que van a necesitar una serie de cuidados y que, aunque se dice que son ideales para principiantes, lo cierto es que no es fácil cuidarlos (y se puede secar si no controlas a tiempo sus necesidades). Aun así, es uno de los más bonitos a tener.

¿Te animas con un bonsái juniperus?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.