Bonsái lentisco

Bonsái lentisco

Fuente foto Bonsái lentisco: El nou garden

A la hora de comprar un bonsái, son muchas las especies que puedes considerar. En los supermercados, de vez en cuando traen algunas variedades muy conocidas, pero que no son para principiantes, sobre todo la Carmona o la Serissa. Pero, ¿qué hay del bonsái lentisco? ¿Has oído hablar de él?

Para empezar, debes saber que se trata de un bonsái de tipo arbusto que se adapta muy bien a cualquier clima. Por eso, hoy te hablamos de él.

Características del bonsái lentisco

Características del bonsái lentisco

Fuente: Tiendabonsai

Antes de hablarte de cuáles son los cuidados que este bonsái necesita es importante que sepas a qué tipo de planta nos estamos refiriendo. El bonsái lentisco, de nombre científico Pistacia Lentiscus, es en realidad un arbusto de hoja perenne. Es dioico, es decir, que tiene ejemplares machos y ejemplares hembra. Algo muy característico de este arbusto es que tiene un olor a resina que se nota mucho.

Crece sobre todo en las zonas costeras y en encinares. De hecho, es un arbusto mediterráneo y que se caracteriza por ser muy resistente. Debido a ello, es una de las especies que se utiliza como bonsái. Estos adquieren un tamaño pequeño y mediano y sobre todo se encuentran los masculinos (uno femenino es bastante más raro de encontrar).

En cuanto a su forma, su tronco adquiere un parecido (en grosor y tamaño) al de un árbol, a pesar de que hablamos de un arbusto. Tiene las hojas pecioladas y alternas por las ramas y en primavera te deleitará con unas flores en racimos.

Cuidados del bonsái lentisco

Cuidados del bonsái lentisco

Fuente: Pinterest Marija Hajdic

Ahora que sabes un poquito más sobre el bonsái lentisco, es hora de aprender a cuidarlo. Para ello, partimos de la base de que es una planta resistente y apta para principiantes por este mismo motivo. Dicho esto, lo que debes cuidar es:

Ubicación

Se piensa que los bonsáis son plantas para tener dentro de casa, pero en realidad esto no es así. De hecho, lo mejor es tenerlo fuera, siempre. Ahora bien, hay algunos que necesitan una temperatura más elevada que la que pueda haber en el exterior.

En el caso del lentisco, este arbusto está muy bien al exterior. De hecho, hay que colocarlo a pleno sol, aunque si lo pones en semisombra tampoco pasará nada.

Temperatura

En muchas fichas del bonsái lentisco se dice que tolera tanto el calor como el frío. Pero hay que especificar un poco. Y es que este bonsái es cierto que tolera el calor, y de hecho no se ve afectado por altas temperaturas. Pero no ocurre lo mismo con el frío.

Es capaz de aguantar el frío, sí, pero no las heladas. Cuando la temperatura cae a -1 grados, entonces puede empezar a sufrir y mermará su salud.

Tierra

Hay que partir de que el bonsái lentisco no requiere una tierra específica para desarrollarse. Es capaz de adaptarse a lo que le des. Ahora bien, si quieres proporcionarle un buen sustrato, lo mejor es que utilices uno que drene bien. Por ejemplo, akadama o kiryuzuna, mezclado con compost o con humus de lombriz, grava volcánica o pómice.

Pero, como te decimos, no es de los que precisa un suelo específico o bien cuidado.

Maceta

Uno de los aspectos que debes tener en cuenta a la hora de cuidar a un bonsái lentisco es el tipo de maceta que tiene. En realidad, el diseño de esta dependerá de la forma que tenga el bonsái pero se recomienda que no sean macetas esmaltadas. ¿Por qué? Pues debido a las normas generales de los bonsáis.

Riego

El riego es uno de los cuidados más importantes de los bonsáis, y el motivo por el que casi todos acaban muriendo. En el caso del lentisco, le gusta mucho el agua. Pero no los encharcamientos ni tampoco la humedad.

Hay que regarlo a menudo, sí, pero no hay que pasarse con este. Por ejemplo, en verano, puede ser necesario regar un día sí y uno no. Pero si hace mucho calor, entonces es mejor regarlo a diario, aunque sea con una cantidad algo menor. En el caso del invierno, podrías regarlo dos veces a la semana, una si el clima es más frío.

Realmente será el propio bonsái quien determina el riego que necesita. Solo tienes que observar la base y ver si esta se seca rápido o no.

Cuidados del Pistacia lentiscus

Fuente: CBAlicante

Abono

El abonado de los bonsáis, como el de otras plantas, ocurre dos veces al año: en primavera y en otoño. Ahora bien, si en alguno de esos momentos vas a trasplantarlo, no es recomendable que le eches abono también.

Por ejemplo, si vas a abonarlo en octubre, hasta primavera no podrías trasplantarlo; y al revés.

Trasplante

El bonsái lentisco se puede trasplantar. De hecho, cuando el ejemplar es joven, es normal hacerlo para que pueda desarrollarse y crecer. Pero cuando ya es adulto, puedes simplemente cortarle raíces y lavar el cepellón para volver a plantarlo en la misma maceta.

Eso sí, no se hace todos los años. Normalmente, en ejemplares adultos, se hace cada 3-4 años mientras que los jóvenes (que son los que habitualmente compramos) se debe hacer cada 2-3 años.

Alambrado del bonsái

Otro de los cuidados a tener presente es el alambrado de las ramas. Se utiliza básicamente para «modelar» el bonsái y que adquiera la forma que tú quieras, no dejarle a su libre albedrío.

Esto se debe hacer con alambre de aluminio anodizado, y hay que cuidar que no pase mucho tiempo con él porque al final dejará señales en las ramas.

Plagas y enfermedades

Si bien hemos dicho que el bonsái lentisco es un arbusto muy resistente, lo cierto es que, aunque no es normal que le afecten las plagas, sí puede tener presencia de pulgones verdes, sobre todo en los brotes más jóvenes.

En conclusión, podemos decir que el bonsái lentisco es uno de los mejores para empezar en el mundo del bonsái por su resistencia y su capacidad para adaptarse. Eso no quiere decir que se pueda dejar a su libre albedrío y despreocuparse de él, sobre todo en cuanto al riego, pero sí soportará esos descuidos que se cometen cuando uno es principiante. ¿Tienes algún bonsái de este tipo en casa? ¿Qué tal experiencia te está dando?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.